Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CIENCIAyFUTURO MIÉRCOLES 4 s 4 s 2007 ABC El tren de alta velocidad francés bate el récord mundial y alcanza los 574,8 km h La proeza del V- 150 se convirtió en una fiesta nacional para demostrar el liderazgo galo en tecnología ferroviaria El abuso de la cocaína aumenta la tensión arterial J. PIEDRA El consumo de cocaína duplica el riesgo de infarto cerebral El peligro se multiplica por cinco en los consumidores de anfetaminas ABC MADRID. El consumo de drogas estimulantes como la cocaína puede duplicar el riesgo de sufrir un ictus o infarto cerebral, una patología cuyo riesgo se multiplica por cinco en el caso de personas que ingieren anfetaminas, según las conclusiones de un estudio publicado en JAMA, la revista de la Sociedad Médica Americana. El trabajo se hizo con más de 8.000 personas que sufrieron este problema en Estados Unidos. La cocaína no se había asociado de forma tan clara con un mayor riesgo cerebrovascular. Ahora se ha visto que su abuso incrementa la presión sanguínea y, a su vez, el riesgo de infarto. Si logramos reducir el número de consumidores de cocaína y anfetaminas, reduciremos también el número de infartos cerebrales. una nueva epidemia señaló Arthur Westover, autor del estudio y médico del Centro Southwestern de Estados Unidos. En 2003, los datos señalaron que más del 14 por ciento en los casos de ictus producidos por una hemorragia cerebral y cerca del 14 por ciento de los isquémicos, fueron causados por el consumo de estas sustancias. Este es el primer estudio amplio que confirma la relación que hay entre estos productos y las muertes por ictus aseguró Westover. El estudio incluyó el análisis de 8. 300 pacientes que habían padecido un ictus, en más de 500 hospitales. Si la cocaína por sí sola puede ocasionar graves problemas en el sistema cardiovascular (corazón y cerebro) el daño aún es mayor si se consume en combinación con alcohol. El organismo los convierte en etileno de cocaína. El efecto del etileno de cocaína en el cerebro es más duradero y más tóxico que cuando se usa cualquiera de estas drogas por separado. aunque se necesitan más estudios, se ha visto que las muertes ocasionadas por la combinación de dos drogas son más frecuentes que las que suceden por cocaína en solitario. JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS Proeza técnica, acontecimiento patriótico, batalla comercial de alcance planetario: el tren francés de gran velocidad (TGV) batió ayer su propio récord mundial, al alcanzar la velocidad de crucero de 574.8 km h a las 13.13, cuando se encontraba a la altura de la diminuta ciudad de Le Chemin, a 191 kilómetros de París, en la línea ferroviaria que une la capital con Estrasburgo y todo el Este de Francia. El acontecimiento había sido preparado con el fin de orquestar su dimensión internacional. Jacques Chirac, presidente de la República, hizo público un comunicado saludando una fantástica proeza, una magnífica manifestación de la formidable capacidad de Francia en materia de investigación e innovación, dando prueba de la excelencia de la industria ferroviaria nacional Dominique Perben, ministro de transportes, saludaba nuestro liderazgo mundial Desde Bruselas, Jacques Barrot, comisario francés de transportes, insistía: Gracias a los ingenieros franceses, Europa es la campeona mundial en transportes ferroviarios La proeza técnica es el fruto de una estrecha colaboración entre Alstom (constructora) y la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) desde hace muchos años. El récord absoluto de velocidad ferroviaria lo tiene todavía el tren japonés Maglev, que todavía se encuentra en un terreno experimental. El TGV francés ya había establecido su primer récord mundial de trenes en línea, en servicio, en varios países, el mes de mayo de 1990, alcanzando los 515.3 km h. Diecisiete años más tarde, la nueva marca llega en un momento importante. Francia atraviesa una profunda crisis de identidad, y la gran industria ferroviaria aspira a conquistar nuevos puestos en la escena mundial. Esperado, el acontecimiento también tuvo algo de fiesta popular. A lo largo del trayecto ferroviario París- Estrasburgo se habían instalado numero- sos curiosos, pertrechados de sillas, mesas, y champagne, para saludar el paso del TGV La operación nacional había sido cuidadosamente preparada, con precisión horaria absoluta. La locomotora y vagones del nuevo TGV bautizado V 150 (de 150 metros por segundo, los 540 km h) debían alcanzar la velocidad prometida coincidiendo con la apertura de los grandes telediarios del medio día. Más allá del folclore patriótico, nada desdeñable, en este caso, Francia y sus empresas nacionales esperan mucho del nuevo y los viejos trenes nacionales de gran velocidad. El TGV francés debe competir en la nueva geografía del poder y la influencia mundial con rivales como el japonés Shinkansen, fabricado por Hitachi, y el alemán ICE, fabricado por Siemens, con quienes compiten por la conquista de nuevos mercados en los EE. UU. y el cono sur americano. Lo que hizo ayer Francia fue una prueba de fuerza. La velocidad comercial (con pasajeros) nunca podría llegar a esos 574 km h. Los AVE españoles alcanzan los 330 km h de velocidad máxima en los trayectos comerciales con trenes muy parecidos al francés. Antes del verano, España contará con nuevos trenes de Siemens capaces de alcanzar los 350 km. Serán los trenes que permitirán llegar a Barcelona o Málaga, desde Madrid, en dos horas y media. 330 km h en España España contará antes del verano con nuevos trenes que harán Madrid- Barcelona en dos horas y media Combinación peligrosa Información sobre sustancias de abuso: http: www. fad. es Home El tren de alta velocidad francés, durante el trayecto entre París y Estrasburgo AP