Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 4- -4- -2007 ABC El futuro del pop se escribe con ñ De momento parece sólo una tendencia, pero cada vez son más los artistas angloparlantes que empiezan a tener en consideración el mercado discográfico latino e hispano, y hacen sus pinitos musicales en la lengua de Cervantes M. DE LA FUENTE MADRID. Long, long time ago, que diría un yanqui de pro. Esto es, hace mucho, mucho tiempo, Bob Dylan, pionero entre los pioneros, ya tuvo el detalle de soplar en el viento unos versillos en castellano en su Romance in Durango del álbum Desire No llores, mi querida, Dios nos vigila agárrame, mi vida... Aquello fue una anécdota (sólo comparable a la de Robin Williams cantando A mi manera en Rompiendo el hielo pero no lo es ya para nadie el hecho de que la comunidad hispana se está convirtiendo en un filón para la industria discográfica. Más de treinta millones de hispanohablantes habitan en los Estados Unidos. Viven en inglés, pero sueñan, y cantan, sobre todo cantan, en castellano. Si a ello se añade que la industria musical ya no sabe dónde rascar para salir adelante, la ecuación está clara. Y su resultado aún más. Cada vez son más los artistas angloparlantes que deciden atreverse a entonar sus tonadillas en español. Y no nos referimos al Hola, Madrid de los conciertos veraniegos en Las Ventas. Estas son algunas de las conclusiones a las que ha llegado el experto José Cancela, reputado consultor de empresas latinas, en su libro El poder de los negocios en español según informa Ap. Musicalmente hablando, mejor, cantando, Cancela lo ve claro: No se puede ignorar a los once millones de personas que vieron la retransmisión de los Grammy latinos. Los artistas se están dando cuenta del crecimiento de los medios en español, que tienen un impacto real en lo que se emite y en la audiencia recalca. Entre otras cosas, además de reseñar el crecimiento demográfico hispano, Cancela subraya el aumento del poder adquisitivo de la gente hispana que según él conforma un mercado potencial grande y diferenciado. Compran diferentes cosas, van el doble de veces al supermercado que el resto de la población y pagan más en servicios de comunicación dice Cancela. Y ahí entra la música. Pero vayamos poniendo ejemplos. Como el del rapero Wyclef Jean, famoso como miembro del grupo de hip- hop The Fugees, pero que no ha sido realmente conocido en todo el mundo hasta que no ha firmado una canción y su correspondiente video al lado de la colombiana Shakira: Hips don t lie, ya saben, las caderas no mienten La canción estaba cantada en inglés, pero la presencia de Shakira, una latina de pro, aunque a menudo pueda cantar en la lengua de Shakespeare, es la que ha catapultado la carrera de Jean entre los hispanos, que si uno, hoy por hoy, quiere pintar algo en el mundo de la canción, mejor que se vaya echando amigos latinos. Algo parecido a la irrupción del clan latino cinematográfico encabezado por Salma Hayek, Banderas y Penélope Cruz. Y sin olvidar, tampoco, la influencia desde Miami, del matrimonio Estefan. Otro ejemplo, del que ayer mismo, en estas páginas, se daba cumplida cuenta: la pasión española de Be- Beyoncé, además de mostrar su admiración por superlatinas como Shakira, parece que es la que lo ha visto más claro. Se dispone a reeditar su álbum B day con seis canciones cantadas en castellano en deferencia a sus seguidores latinos, que así se lo han hecho saber reiteradamente J. Lo. de padres puertorriqueños, por fin canta en español YOLANDA CARDO