Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA MIÉRCOLES 4 s 4 s 2007 ABC Moratinos acepta hablar con Cuba de derechos humanos sin incluir los presos Pérez Roque dice que los detenidos son mercenarios y que es un asunto internosAvisa a la UE de que si quiere diálogo debe seguir el ejemplo español LUIS AYLLÓN, ENVIADO ESPECIAL LA HABANA. Hay quien presenta las relaciones entre Cuba y España como un continuo proceso de reconciliación y ruptura matrimonial. Ahora, tras la visita de Miguel Ángel Moratinos a La Habana hemos entrado en una nueva fase de vamos a llevarnos bien con luna de miel incluida, si hay que atenerse a las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores y de su colega cubano, Felipe Pérez Roque. Arriesgándose a las críticas en España y en la Unión Europea, Moratinos ha echado la casa por la ventana y ha puesto una alfombra roja al régimen cubano para que se decida a caminar por ella hacia un proceso de modernización democrática. Loable empeño que no ha tenido una correspondencia tan generosa por parte de los cubanos. Ayer, despues de firmar un acuerdo político para establecer un mecanismo de consultas políticas que se abrirá a finales de mayo y que incluirá el diálogo en materia de derechos humanos, Pérez Roque vino a dejar sin sentido ese acuerdo, cuando dijo que no tienen ninguna intención de hablar ahí de los presos de conciencia. Según el canciller cubano, en Cuba no hay nadie preso por sus ideas políticas sino mercenarios al servicio de Estados Unidos o terroristas, y su tratamiento es un asunto interno que no discutimos- -dijo- -con otros países A su lado, Moratinos, que se va de Cuba sin ver a los disidentes, no hizo ningún comentario. Moratinos, que anoche cerró su visita con un encuentro con el presidente provisional Raúl Castro, se va, de todos modos, satisfecho de Cuba. Aquí no ha parado de agradecer el recibimiento que le han hecho los gobernantes cubanos, y ha replicado a quienes han criticado su iniciativa y han puesto en duda los resultados que se iban a alcanzar. He venido a conocer y escuchar; a compartir y no a imponer. El Gobierno español tiene que estar presente en Cuba y tiene que mantener la interlocución con todos lo sectores sociales cubanos dijo en la noche del lunes en una recepción en la residencia del embajador español en La Habana, a la que asistió Fidel Castro Díaz- Balart, el hijo mayor del comandante; el vicepresidente José Ramón Fernández, y el propio Pérez Roque, que no podía disimular su satisfacción por la línea mantenida por el ministro. Ayer, Pérez Roque puso de relieve que es el primer acuerdo sobre derechos humanos que firman con un país europeo, aunque hubo otro con Canadá, que no llegó a ningún lado. El canciller advirtió que el diálogo se puede mantener con España porque lo hace de manera respetuosa y seria pero no con la Unión Europea que, en su opinión, no tiene esa actitud y, además, debería levantar antes todas las sanciones que impuso en 2003 y cambiar su Posición Común, establecida en 1996, que condiciona la cooperación con la Isla a cambios políticos y de derechos humanos. Precisamente, un nuevo enfoque en la cooperación con Cuba, del que habló con el vicepre- El Gobierno hará un plan de cooperación con la isla, pero el régimen sigue sin devolver el Centro Cultural español