Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DEPORTES Liga de Campeones s Chelsea- Valencia, un duelo de delanteros MARTES 3 s 4 s 2007 ABC La amenaza de Drogba: Aún no he terminado de crecer Recientemente elegido mejor jugador de África por delante de Eto o, posiblemente sea ahora el mejor delantero del fútbol europeo. A sus 29 años ha alcanzado la plenitud, aunque asegure que puede mejorar. De su duelo con Ayala saldrán chispas POR E. ORTEGO LONDRES. Mourinho sabía lo que se hacía aunque su presidente, entonces su amigo, le miró de reojo cuando le ofreció la posibilidad de fichar a Ronaldo y él eligió a Drogba. Éste es un iluminado debió pensar Abramovich, que sólo miraba por complacer a su técnico recién llegado al Chelsea. Verano de 2004. El portugués prefería un marfileño que jugaba en el Marsella a un brasileño que era una de las grandes estrellas del mejor Madrid. El tiempo no le ha quitado la razón. Costó 33 millones de euros, pero lo considera su mejor negocio desde que está en el club. En su tercera temporada en Stamford Bridge, Didier Drogba ha dejado salir de su hercúleo cuerpo todo lo que se esperaba de él. También ha contribuido a ello el cambio de sistema de juego del Chelsea. Ahora con un delantero cerca, Shevchenko, y un medio punta, o mejor dicho dos, Ballack y Lampard, que le arropan en todo momento ya no se siente solo. Ya no es el islote que no paraba de correr, de presionar, de abrir huecos... para los demás. Por eso lleva ya 18 goles en 31 partidos de la Premier y 5 en los ocho de la Champions En su primera temporada no pasó de los 10 en 26 partidos de Liga y en la segunda, de 12 en 29. dar yo y que no me den Drogba le llegó a decir a Mourinho que estaba dispuesto a marcharse. Llegaban Shevchenko y Kalou, Crespo todavía no se había marchado al Inter. El Milán le quería para sustituir a Shevchenko y también el Lyon. El técnico le dijo que le quedaban dos años de contrato, que tenía que cumplirlos y que iba a cambiar el sistema de juego con la llegada de Ballack y Shevchenko. Vamos a jugar con dos delanteros y un organizador Así ha sido. El Chelsea está jugando peor, pero Drogba lo está haciendo muchísimo mejor, hasta el punto de que a mitad de temporada prolongó su contrato y de 80.000 euros al mes pasó a cobrar 130.000. cer. He mejorado tanto porque me he liberado en parte del juego que hacía antes. Ya no presionó tanto, ya no tengo que recuperar tanto. Tengo más fuerza para lo que realmente es lo mío, marcar o hacer marcar. He salido de mi aislamiento en ataque. Ahora me noto más importante en el equipo. Antes para mis compañeros era una máquina de hacer mudanzas, de crear espacios para ellos. Ahora noto que mi papel es otro, también ha influido el que he marcado goles importantes Niega ser más egoísta que antes, soy más realista Tampoco tuvo miedo de la llegada de Shevchenko. Nunca le vi como una amenaza ni como un rival para mi puesto. Además íbamos a jugar con dos delanteros. Al llegar él no tenía muchas ganas de colaborar, quizá quería justificar su fichaje con goles a cualquier precio. Yo pasé por esa situación al llegar, pero en el Chelsea más que en otros sitios hay que pensar siempre primero en el equipo delantero total. Completo. Remata con potencia y desde cualquier posición. Arma rápido la pierna. Precisamente la sorpresa en el tiro es una de sus virtudes. Lanza faltas y va bien de cabeza. Reconoce que la Liga inglesa le ha hecho más jugador. Por ejemplo, se dispersa y se sale menos del partido. Ahora no me vuelvo loco si fallo un gol. Es mejor estar lúcido para la siguiente ocasión. Conozco mejor a los rivales, me fijo mucho en los porteros, en los defensas, y me valgo de ellos en algún gol, como ante el Everton desde 30 metros También se queda a perfeccionar el remate tras los entrenamientos. No me he formado Nuevo rol, más líder. Al marfileño no le importa reconocer públicamente que puede dar más. Todavía no he acabado de cre- Características de juego. Es un De querer marcharse por no sentirse querido, ha pasado a ser el jugador más importante del equipo El cambio de sistema de juego del Chelsea le ha permitido destaparse como el gran goleador que es Drogba celebra uno de sus goles en una escuela. Mi técnica tiene lagunas. He ganado en astucia y sabiduría. He mejorado mi control de balón, indispensable en la Premier por la fuerza y las envergaduras de las defensas. Ahora cuando controlo sé lo que voy a hacer en los dos o tres movimientos siguientes, como en el gol al Barça FOTOS: AP Razones del cambio. Al finalizar la temporada pasada Drogba no estaba satisfecho con su rendimiento y se plantó en el despacho de Mourinho, como confesaba hace unas semanas a France Football A pesar de ganar dos Ligas, una Copa de la Liga y una Supercopa, la afición no estaba con él. Había llegado a recibir incluso silbidos. Le dije que no pensaba seguir jugando como hasta entonces, estaba harto de trabajar para todos y no tener ningún resultado personal. Siempre he concebido el fútbol como un juego colectivo, pero era le gran sacrificado. Yo soy amigo de compartir, pero no me gusta Dos años para hacerse al Chelsea y olvidar Marsella Dicen los que le conocen que en sus dos primeros años su problema no fue el fútbol inglés, sino olvidar Marsella. En el OM sólo jugó una temporada, pero es el club de su vida. Tanto como para decir que volverá algún día y como para que en el Velodrome todavía se le guarde una taquilla con su nombre. Se siente medio francés, país al que llegó como adolescente de la mano de su tío y en espera de sus padres. Recientemente ha sido nombrado embajador de la UNICEF. Celebra los goles sacando la lengua y poniendo cara de loco o colocándose las manos detrás de las orejas para escuchar su nombre, como hacía Riquelme. Casado, con tres hijos, prefiere la cocina italiana y japonesa, la ropa de marca. El 11 es su número. Con él jugaba en el Marsella y en la selección y esta temporada al irse Duff lo ha hecho suyo en el Chelsea. Su ídolo de juventud fue Diego Armando Maradona, después Van Basten y el mejor delantero que ha conocido, Ronaldo. En su país es una bandera. Una destilería ha puesto su nombre a una cerveza, que es la más vendida, por supuesto... La importancia del gol. Aunque siempre destacó por su perfil de rematador, no se siente el clásico goleador. Nunca fue una obsesión para mí, pero he terminado por darme cuenta de que un delantero es juzgado sobre todo por sus goles. Nunca seré el clásico rematador que espera su oportunidad en el área los 90 minutos. Yo tengo necesidad de sentir el juego, de participar. No me siento goleador- goleador, me gusta sentir que participo de las victorias. La temporada anterior había dado tantos pases de gol, 11, como marcado goles, 12. Eso tampoco era normal. Había sido fichado como goleador. Ahora llego al gol más fresco. Economizo mejor mis esfuerzos. No corro menos, corro de forma más inteligente. El nuevo sistema de juego me permite no desgastarme tanto. Antes tantas carreras me mataban poco a poco