Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 2 de Abril de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.347. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Una inverosímil jefa de Policía Contra todo pronóstico biográfico, Cathy Lanier se ha convertido en una celebridad en EE. UU. al ser la primera mujer al mando de la fuerza policial de Washington, y su responsable más joven y peculiar PEDRO RODRÍGUEZ n un país como Estados Unidos, que comparte rutinariamente sus mitologías con el resto del mundo, las vidas privadas de sus personajes públicos forman parte de la conversación hasta niveles casi incomprensibles más allá de la frontera del tomate. Tal es el caso de Cathy Lanier, que se va a convertir a sus 39 años y contra todo pronóstico biográfico en la primera jefa de los 3.800 agentes que componen la fuerza de policía municipal en la capital, Washington. La inverosímil comandante no ha tenido grandes reparos en admitir públicamente que se quedó embarazada a los catorce años y abandonó sus estudios de bachillerato. A los quince años, se casó con el padre de su hijo. Y a los dieciocho, ya estaba divorciada e intentando ganarse la vida con dos trabajos (secretaria por la mañana y camarera por las noches) Unos antecedentes bastante complicados como para terminar rompiendo toda clase de moldes con una carrera ejemplar. En virtud de este triunfo personal sobre circunstancias adversas, tan apreciado por las audiencias estadounidenses, Cathy Lanier ha logrado casi eclipsar al nuevo alcalde que la ha nominado para ese puesto, Adrian Fenty, quien se ha saltado la tradición no escrita de que en una ciudad de mayoría negra como Washington el puesto de jefe de Policía correspondía a un oficial afroamericano. Como prueba de esta inesperada fama, Lanier ha recibido 250 peticiones de entrevistas. En sus declaraciones, recuerda cómo su madre y su abuela le ayudaron a cuidar de su hijo mientras ella conseguía un diploma equivalente al bachillerato. Entró a la Academia de Policía a EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno EL ANISAKIS l profesor era bajo, mayor y más bien feo pero concitaba en su persona más atención que un actor de cine. El aula magna estaba llena. Aquello no era una asignatura, era un folletín, una novela por entregas. Parasitología. La nota más baja era un nueve, lo cual confirma que el profesor que mejor explica es el que pone mejores notas. Mientras nos daba clase teórica, sentíamos en la práctica la tenia en el estómago, los piojos en el pelo, el parásito del pescado en el intestino. La existencia del hombre era sencillísima junto al ciclo de vida del Anisakis. Lo que puede llegar a hacer un gusano por seguir en el mundo. Solitario en la inmensidad de los mares, espera a que lo engulla un crustáceo y confía en que se lo coma un pez y de ahí a un mamífero marino, o humano. Se me ocurre ahora que habría que investigar a este verme no sólo desde el punto de vista parasitario sino evolutivo porque, siendo tan del mar y tan específico, ¿podría confirmar el Anisakis que tiene la especie humana un origen tan marino como el de los delfines? Pero volvamos a la clase, el profesor de Parasitología está concluyendo, deja la tiza, se sacude las manos, recoge sus cosas y la clase sigue muda, con los síntomas de la primera obstrucción intestinal imaginaria. En la pizarra, el ciclo de vida del Anisakis. Bueno, no se preocupen, es casi imposible que contraigan ustedes esta parasitosis porque se da en Japón, donde comen pescado crudo De esto hace veinte años. Que los españoles hayamos entrado hoy a formar parte del ciclo vital del Anisakis nos da una idea de cómo nos hemos complicado en los últimos tiempos el menú y la vida. E E Cathy Lanier tendrá a su cargo a los 3.800 agentes de la capital de EE. UU. los 23 años con la idea de aprovechar el incentivo de becas universitarias. A partir de ahí, su hoja de servicio es una mezcla de esfuerzos por no quedarse en un despacho, responsabilidades crecientes y formación constante. Llegó a acumular dos licenciaturas y dos títulos de máster. Durante su tiempo de servicio por las calles de Washington- -ciudad que pese a su función burocrática y ceremonial presenta generosos problemas de droga, violencia armada y gangsteris- ABC mo- -Lanier se ha visto implicada en múltiples altercados físicos, para los que se ha declarado preparada por haber crecido en una casa con dos hermanos mayores y sin contemplaciones. Y sin temor tampoco a competir con sus compañeros varones, pese a desagradables instancias de acoso sexual. Ahora, comprometida con un sargento de su departamento, la nueva jefa policial de Washington explica que su secreto es haberme centrado a los 23 años y no esperar ningún tratamiento especial