Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MADRID Semana Santa 2007 LUNES 2 s 4 s 2007 ABC Los pies y los ojos de la Virgen Dos mil kilos de peso, repartidos entre 36 costaleros. Es el paso de La Esperanza Macarena, que este Jueves Santo procesionará por las calles de Madrid. ABC les acompañó en su último ensayo POR JESÚS BASTANTE FOTOS JULIÁN DE DOMINGO MADRID. ¡Al cielo con ella! Juan Carlos Reyes alza la voz en mitad de la tarde madrileña. La plaza del Conde de Barajas es testigo silencioso del último de los ensayos de los costaleros que este Jueves Santo portarán el trono de María Santísima de la Esperanza Macarena. Casi dos mil kilos de peso que en los ensayos es sustituida por una parihuela recubierta de barras de acero. Treinta y seis jóvenes se esconden debajo del paso, uno de los más conocidos de la Semana Santa madrileña, y el que más tiempo permanece en la calle, pues sale alrededor de las ocho y no entramos a Nuestra Señora hasta las dos o las tres de la mañana. El año pasado, incluso, el público nos obligó a volver a sacarla recuerda con emoción el capataz de este paso. Ellos son los pies de la Virgen, quienes la pasean por Madrid. Nosotros, los capataces, tenemos que ser sus ojos, pues los costaleros no ven nada durante la procesión apunta Juan Carlos. Por ello, los 36 costaleros que portan la parihuela de ensayo caminan como un solo hom- Los costaleros de Los Estudiantes, lamentándose de la lluvia bre. Son buena gente. Hay militares, policías, zapateros, fontaneros... hasta un novillero, y todos son amigos, como hermanos, hijos de la misma madre la Esperanza Macarena. Costaleros en Madrid Aunque las primeras procesiones de Semana Santa se remontan al siglo XIII, los primeros costaleros aparecen después del Concilio de Trento (1545- 1552) En los archivos documentales de la Catedral de Sevilla aparece un dibujo, del siglo XVII, en el que se ve a tres hombres que lucen un rudimentario costal, muy parecido a los actuales, y visten un ancho cinturón. Sin embargo, los costaleros profesionales surgen en España muy a principios del siglo XX, organizándose en cuadrillas dirigidas por capataces contratados para la ocasión. En la actualidad, estos capataces forman parte de las hermandades. La primera cuadrilla en salir en Madrid con hermanos costaleros -no contratados- -fue la de Los Estudiantes, un 17 de abril de 1973. Tras los Estudiantes, todas las hermandades madrileños fueron formando sus cuadrillas de costaleros. En la actualidad, existen sagas familiares; en muchas, ya van por la cuarta y la quinta generación. Los jóvenes buscan denodadamente su entrada en algún paso, lo que ha llevado a muchas cofradías de Madrid a establecer listas de espera. Dejarse la piel Juan lleva 30 años en la hermandad, y diez como costalero, siempre con la Virgen aunque la cofradía- -hermana de otra con sede en Sevilla, donde algunos de los que procesionan el Jueves en Madrid, hacen lo propio al día siguiente en la capital hispalense- también saca en procesión al Jesús del Gran Poder. A su lado, Jorge porta la orquesta un casete que hace las veces de banda y que ayuda a los costaleros a seguir el ritmo La Virgen no marcha a paso Los capataces de Los Estudiantes, en la puerta de San Miguel firme. A veces, se ralentiza. Otras el ritmo es vivo, a paso picado. La Macarena es un paso impresionante, que gusta mucho en Madrid, por su movimiento y porque los costaleros se dejan la piel La hermandad tiene su sede en el monasterio de las Carboneras. Las monjitas de clausura se han acostumbrado a nuestra presencia en los ensayos, y en el Jueves Santo. Nos preparan dulces al final de cada jornada recuerda Juan. Precisamente, uno de los momentos más emocionantes de la procesión de Jueves Santo es cuando el paso de la Virgen se detiene en la plaza del Conde de Miranda para que las hermanas canten a la Madre de Dios. Sin embargo, no es en ese momento cuando las religiosas pueden ver al paso de la Macarena, sino a la salida del