Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL www. abc. es internacional LUNES 2- -4- -2007 ABC Protestas violentas contra la embajada del Reino Unido en Teherán Irán sube el tono de la provocación en la crisis de los marineros detenidos EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Cerca de doscientos estudiantes radicales islámicos de la Universidad de Teherán atacaron ayer durante una manifestación la embajada del Reino Unido en la capital iraní, demandando que los quince marines británicos detenidos sean llevados a juicio y reclamando una disculpa oficial de Londres por haber entrado en aguas de Irán. La embajada fue protegida por la Policía iraní y un andamio en la fachada previno de mayores daños en el edificio, contra el que los manifestantes arrojaron piedras y petardos. Ningún miembro del personal diplomático resultó herido. El incidente ocurría mientras la correspondencia diplomática abierta entre Teherán y Londres ha permitido entablar un tímido diálogo, aunque el Gobierno de Tony Blair teme que las maniobras tácticas del presidente Mahmud Ahmadineyad pueden retrasar una solución incluso durante meses, combinando señales de distensión con proclamas contra el Reino Unido. Mientras Ahmadineyad volvía a criticar la arrogancia británica y reclamar una disculpa pública por haber penetrado en aguas de Irán, algo que el Reino Unido niega, el Ministerio de Exteriores iraní ha reconocido que la respuesta tramitada desde Londres tiene puntos que pueden ser considerados Aunque se desconoce el contenido exacto del intercambio de notas entre ambos gobiernos, todo indica que los británicos están dispuestos a ofrecer garantías de que nunca penetrarán en aguas iraníes sin pedir permiso. Eso es algo que podría negociar un alto mando de la Royal Navy desplazado a Teherán, según se acordó el sábado en la reunión de Cobra, el comité de crisis del Gobierno británico. Así lo indicaba ayer The Sunday Telegraph que apuntaba la sensación en el Ejecutivo de Tony Blair de que la crisis puede durar algunos meses. De acuerdo con una encuesta publicada por este periódico, el 66 por ciento de los británicos confía en que Blair y su ministra de Exteriores, Margaret Beckett, podrán resolver la situación. El 48 por ciento rechaza emplear la fuerza, ni siquiera como último recurso, mientras que el 44 por ciento aceptaría esa posibilidad si no hubiera otra opción. El 40 por ciento apoya la estrategia del Gobierno de insistir en la vía diplomática sin llegar a pedir que se acepte la versión iraní de haber penetrado en su territorio, y sólo el 7 por ciento reclama comenzar ya a preparar alguna reacción militar. Apoyo total de Bush Por su parte, el presidente estadounidense, George Bush, ha calificado de inexcusable conducta la seguida por Irán y ha expresado su total apoyo a Blair en sus intentos de resolver la crisis de modo pacífico. Denominando a los militares detenidos como rehenes un término que Londres está evitando aunque ya lo han comen- Un estudiante radical lanza una piedra contra la embajada británica durante la protesta en Teherán zado a emplear algunos periódicos británicos, Bush considera que se trata de un serio conflicto porque los iraníes detuvieron a esa gente en aguas de Irak Los iraníes deben entregar a los rehenes, porque son inocentes indicó en una rueda de prensa en Camp David. Desde Irán, Ahmadineyad insistió el sábado en un acto público en que las tropas de ocupación británica habían traspasado la frontera del país. Tras la detención, en lugar de pedir disculpas y expresar su pesar por la acción tomada, el Gobierno británico comenzó a decir que nosotros estábamos en deuda y a gritar en diferentes foros internacionales. Pero esto no es el modo legal ni lógico para este asunto manifestó el presidente iraní. En recuerdo de la guerra con Irak de hace casi treinta años, pero en un gesto propandístico también orientado hacia la presente crisis, Ahmadineyad aseguró que los poderes arrogantes desaparecerán como burbujas en el agua y consideró los ataques suicidas como un arma invencible Los mártires Se instala en el Gabinete de Blair la sensación de que la crisis puede durar meses Una misión delicada Londres afirma que el contacto directo está abierto ABC LONDRES. El ministro británico de Defensa, Des Browne, afirmó ayer que su Gobierno está en contacto directo bilateral con Teherán para lograr la liberación de los quince militares apresados por los iraníes el 23 de marzo en aguas del Golfo. En declaraciones desde Afganistán, donde visita a las tropas británicas desplegadas en ese país, Browne dijo que las autoridades iraníes saben que el Reino Unido tiene en esta crisis el apoyo de prácticamente toda la comunidad internacional incluida la ONU. Ese apoyo debería dejarle perfectamente claro a Irán, agregó el ministro, que su responsabilidad es dejar libre a nuestro personal detenido No hay motivo alguno para retenerlos allí. Estamos ansiosos de que este asunto se resuelva cuanto antes y que sea por la vía diplomática, algo a lo que estamos dedicando todos nuestros esfuerzos dijo Browne, en declaraciones recogidas por la agencia Efe. Como prueba del respaldo internacional, la candidata socialista para las próximas elecciones en Francia, Ségolène Royal, sugirió ayer que la Unión Europea imponga sanciones al Gobierno de Teherán. Royal, segunda en las encuestas por detrás del conservador Nicolás Sarkozy para las presidenciales del 22 de abril, aseguró sentirse conmocionada por el caso. Retórica de propaganda