Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA LUNES 2 s 4 s 2007 ABC La Policía, obligada a escribir una decena de informes por cada extranjero rechazado Cada día se descubre en Barajas a unos 60 falsos turistas entre los más de 600 que llegan para trabajar CRUZ MORCILLO MADRID. El viajero manifiesta como única razón de su viaje una finalidad turística que no es capaz de acreditar No ha contratado con agencia, es incapaz de concretar ningún objetivo turístico, cultural o recreativo, sólo manifiesta su intención de pasear conocer Valencia y Madrid. No sabe lo que va a ver ni nombrar ningún monumento pese a llevar cuatro años preparando el viaje. Acredita medios económicos (600 dólares) en efectivo, pero no tiene tarjetas, talonarios ni nada similar. Viaja solo. No presenta carta de invitación. En España no tiene familia, ni amigos ni conocidos... La parrafada es un extracto de la propuesta de denegación de entrada en territorio nacional a un boliviano de los alrededor de sesenta que se rechazan cada día en Barajas. El informe está redactado por un policía de este puesto fronterizo hace sólo unos días, antes de que entrara en vigor la exigencia de visado. Hasta ahora se les permitía venir a España como turistas con su pasaporte por tres meses. Una vez dentro, nadie controlaba la salida, de ahí que miles se hayan quedado en situación irregular, igual que antes lo hicieron los colombianos y los ecuatorianos, por ejemplo, y ahora copian brasileños y paraguayos. Ese informe forma parte del expediente de rechazo en frontera, una farragosa documentación que engloba una decena de documentos y que es preciso rellenar para cada inmigrante que no cumple los requisitos. Eso es en la teoría porque, según la propia Policía, al 80 por ciento de los extranjeros que llegan vía aeropuerto se les coloca el sello de entrada con todos los parabienes, vengan de turismo o en busca de trabajo. ABC ha tenido acceso a uno de esos expedientes de rechazo en frontera. A la vista de los trámites que exige, parece un milagro que más de diez mil extranjeros tengan que darse la vuelta a su país cada año. Los aeropuertos cuentan ahora con un plus de seguridad, pero no con un plus para ilegales. Sólo es posible un control documental y, como mucho, económico; es imposible ahondar más señalan fuentes de la Comisaría General de Extranjería y Documen- Documentación necesaria para rechazar la entrada de un inmigrante en España a través del aeropuerto de Barajas tación. No hay funcionarios suficientes, ni tiempo ni medios. Si se parara a todos los sospechosos, Barajas se colapsaría, y lo mismo el resto de aeropuertos El aeródromo madrileño cuenta con quince filtros o puestos de control. La terminal uno y la dos se reparten cinco, con unos 25 policías, y otros diez se han instalado en la T- 4 con 50 funcionarios al frente. Menos de un centenar de agentes, distribuidos en cinco turnos, según datos del Sindicato Unificado de Policía (SUP) Nuestro turista boliviano fue uno de los que no pasó el filtro. La sagacidad de los policías tiene a veces mucho que ver, pero también- -para qué engañarnos- -el tiempo del que dispongan, los vuelos que aterricen a la vez o la disponibilidad de la Sala de Inadmitidos del aeródromo, según confirman fuentes policiales. En el resto de países los servicios de inmigración policiales son competentes para decidir quién carece de los requisitos. En España, se exige la presencia de un abogado y un complejo trámite que ralentiza todo el trabajo resaltan las mismas fuentes. En Alemania y Portugal, por ejemplo, se rellenan con cruces uno o dos folios y se acabó; aquí nos falta escribir una novela ironiza un agente del puesto fronterizo. El primer capítulo de la novela surge en el control de pasaportes. Puede estar en regla y la persona levantar las sospechas. Un agente le conduce entonces a una sala donde se entrevista al extranjero para discernir si sus intenciones se corresponden con lo que afirma. Suele pedirse documentación adecuada a los motivos, medios de subsistencia y un mínimo conocimiento que sirve para desenmascarar al falaz (primera diligencia de control) El siguiente paso es buscar a un abogado (segunda diligencia) más un intérprete en caso de que el interesado no hable español) Barajas cuenta con un turno permanente de ambos profesionales. La tercera diligencia es la propuesta del agente de denegar la entrada. Para ello ha de desgranar uno a uno todos los motivos y elevar el informe al jefe de servicio. Éste debe dar el visto bueno (cuarto documento) a la negativa de entrada en terrritorio nacional mediante resolución denegatoria que más tarde se transformará (quinto trámite) en notificación de resolución denegatoria de entrada y retorno. Los sencillos trámites El extranjero pasa el control de pasaportes. Si hay dudas, un funcionario lo acompaña a una sala donde se le entrevista. Puede precisar intérprete y, por supuesto, es imprescindible la presencia de abogado, tal y como marca la ley. Algunos de los documentos que han de rellenar o redactar íntegros los funcionarios para estos expedientes son: -Documento de Control de entrada (motivos que conllevan la denegación de entrada y derechos) -Diligencia para solicitar la asistencia de abogado. -Informe propuesta de denegación del funcionario que se eleva al jefe de servicio del puesto. -Resolución denegatoria de entrada y retorno. -Notificación de resolución denegatoria de entrada. -Denegación de entrada en la frontera (recurrible por el interesado) -Comunicación al Consulado. -Diligencia de notificación a la compañía de transporte. El 80 por ciento se cuela Comunicación por fax De ahí, el funcionario pasa al sexto documento o capítulo bajo el epígrafe de España, Ministerio del Interior, donde consta la denegación de entrada en firme y su posibilidad de recurso. Es el definitivo, pero ha de acompañarse de otros dos: una comunicación por fax al Consulado o Embajada sobre la inadmisión de su nacional y una notificación a la compañía de transporte que es la encargada de hacerse cargo de la vuelta. Para entonces, aseguran los optimistas, pueden haber pasado casi dos horas; lo extraño es que no hayan transcurrido dos días. ABC. es Más información sobre la normativa y trámites de extranjería en www. mir. es