Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA El desafío constante de ETA- Batasuna LUNES 2 s 4 s 2007 ABC Edurne Uriarte Navarra: Foral y española La amenaza anexionista de Batasuna no es una cosa nueva en la comunidad foral, pero ahora hay un nuevo elemento que preocupa, y mucho, a los navarros: la posible claudicación del Gobierno ante los proetarras en el marco del proceso de paz POR PABLO MINGOTE FOTO FABIAN SIMON MADRID. Navarra se ha convertido para muchos en una suerte de línea Maginot de la España tal y como la conocemos frente a Batasuna. Una línea de defensa que corre el peligro de desbordarse con la connivencia del Partido Socialista de Navarra (PSN) esgrimiendo la Disposición Transitoria Cuarta de la Constitución. La mayoría de los navarros se han alzado en pie de guerra ante las afirmaciones de los batasunos de que sin la anexión de Navarra al País Vasco no quieren nada, nada, nada Una amenaza de los proetarras que ha calado hondo en los navarros diseminados por toda la geografía española y que, en muchos casos, se han apresurado a empadronarse para poder votar en las elecciones autonómicas de mayo y tratar de evitar la victoria electoral del PSN. Representativo es el caso de María Pilar Luri, presidenta del Hogar de Navarra de Madrid, que sigue empadronada en casa de su madre en Pamplona para poder votar Esta pamplonesa se confiesa muy preocupada y alarmada por el cariz que están tomando las cosas. Hay ikastolas por todos los sitios, oyes a la gente hablar en vasco y hay muchos vascos que se han instalado en la ribera navarra y ahora votan allí comenta. Por todo ello, junto con la Comisión de navarros de Madrid, organizaron desde la capital- -donde viven más de 10.000 navarros- -el viaje a Pamplona para la multitudinaria manifestación del 17 de marzo, gestionando plazas en varios autobuses y numerosos coches. Cada vez más acalorada, María Pilar se pregunta ¿cómo es que tenemos que votar si queremos ser navarros? ¡Si ya lo somos! y asegura con rotundidad: Cuando caiga Navarra, adiós a España La misma opinión la comparte Javier Lizarra, miembro de la Comisión de navarros en Madrid. La Transitoria Cuarta es un desastre- -comenta- Navarra no tiene por qué decidir, porque ya está configurado el plano autonómico y es inamovible Para este abogado navarro, los que esgrimen razones históricas para la anexión caen en el absurdo: Navarra era un reino y el País Vasco, no; eran provincias de Castilla Lizarza lo tiene claro. El problema es que está aislado, no tiene frontera con Francia y para ser independiente es imprescindible tenerla. Navarra es ideal porque tiene 96 kilómetros de frontera con el país vecino. Para Íñigo, las cosas no están tan claras. Yo no me lo creo; es imposible la anexión Este pamplonés que trabaja en Madrid cree que pese a que la amenaza está presente en el imaginario navarro, el Gobierno no puede hacer lo que le dé la gana; hay un contrapunto de poderes muy importante para evitarlo. Eso sí, apunta a que estamos en una deriva de revi- LA PALABRA EL CADÁVER Y tra viñeta antológica de Mingote resumía el viernes pasado el insulto a la inteligencia y el absurdo moral en que se ha convertido una buena parte del tratamiento político y legal del brazo político de ETA. Un cadáver en el suelo, dos pistoleros huyendo del lugar del crimen y una recomendación de un asesino al otro: Y ahora procura no hacer comentarios, no sea que nos procesen por enaltecimiento del terrorismo, que es una lata La desolación moral y democrática de la reflexión de Mingote era premonitoria del auto de Garzón que conocimos ese mismo día. Quien demostró judicialmente lo que ya sabíamos policial y sociológicamente, que Batasuna es parte de ETA, parece querer demostrar ahora todo lo contrario, que quizá no sea exactamente así. Que aquella izquierda abertzale, la que él mismo mostró como concepto aglutinante de las organizaciones del MLNV es una ne, bulosa, un misterio, un interrogante. Que no está seguro, que mientras ETA no firme con todas las letras, puede haber cadáver, pero no prueba. Que lo que cuenta es la palabra, no los hechos. Que mientras rellenen correctamente el formulario y no pongan ETA, no va a ser él quien se dedique a escudriñar detrás de los formalismos. Que ya no importa el delito sino la apariencia del delito. Que cubran las apariencias, que es suficiente. Que no presenten ASB pero que celebren el acto, siempre, claro está, que no hayan pedido el permiso con la firma de Batasuna. Que lo ilegal es la marca, la palabra, no lo que incluye, personas, ideología y hechos. Que el brazo político de ETA siga actuando a condición de que la palabra terrorismo se evite escrupulosamente. Muchos, demasiados, los malabarismos políticos y legales alrededor de Batasuna como para no temer una nueva burla a la ley en las elecciones. Si Batasuna está ilegalizada es por su vinculación organizativa e ideológica con ETA, no porque deje su firma en cada cadáver. Fue ilegalizada por los cadáveres, no por la firma. Pero ahora algunos quieren hacer creer que lo que importa es la firma y no los cadáveres. Y los asesinos de la viñeta de Mingote han aprendido el juego. O Guelbenzu, en la iglesia de San Miguel de los Navarros de Zaragoza sión histórica muy peligrosa a lo que añade con ironía que no olviden que el Osasuna juega en el reino de Navarra Sandra es más dura. Nuestra comunidad no necesita salvapatrias Para esta navarra, el carácter foral, la personalidad inequívocamente independiente de nuestra tierra es tan fuerte que nosotros mismos llevamos años y años plantando cara a todos los que quieren diluir a Navarra en una entelequia dibujada en la mente de unos pocos y asegura que no necesitamos que salgan del despacho de Madrid esos que sólo lo hacen cuando hay votos en juego a corto plazo Alberto, un joven de 23 años que está fuera de Navarra por motivos de estudio, opina que el discurso de Batasuna es el de siempre; lo que cambia es que hay un elemento peligroso que antes no estaba ahí: el proceso de paz Hay quien dice que la manifestación era un acto electoral, y puede que fuera así, pero para haberlo anulado lo tenían tan fácil como que hubiera acudido el PSN concluye. Navarros emigrados claman: Que nos dejen en paz M. TRILLO ZARAGOZA. Inés Guelbenzu vive fuera de su tierra desde hace décadas, pero su sentimiento navarro permanece intacto, como en muchos otros de sus paisanos emigrados. Nos sentimos muy navarros y muy españoles proclama. Esta empresaria vinícola residente en Zaragoza acudió a la manifestación con un propósito: Que nos dejen en paz Uno de sus antepasados fue un diputado liberal que se opuso al intento del ministro Gamazo de acabar con el régimen foral en el siglo XIX y que dio origen a la revuelta conocida como la gamazada Ahora le gustaría que, como entonces, el PSOE se hubiese unido al acto de ayer para que todos los navarros fueran codo con codo Guelbenzu espera que la respuesta masiva a la convocatoria haga a los socialistas recapacitar y que Navarra no sea moneda de cambio Advierte de que con los abertzales te juegas la vida y si les das Navarra no se va a acabar el problema porque se crecerán aún más de lo que ya de por sí están crecidos. Es un horror Una parte importante de quienes recorrieron las calles de Pamplona el pasado 17 de marzo procedían de comunidades próximas. Sólo en Zaragoza hay unos 6.000 navarros. De hecho, Inés Guelbenzu se pregunta si no sería más lógica la cooperación con La Rioja o Aragón, con las que Navarra tiene fuertes lazos, que con el País Vasco. También el periodista Juan Castiella, otro navarro en tierras aragonesas, coincide con la empresaria: Lo único que queremos es que nos dejen en paz Aunque confía en que Navarra no vaya a ser la próxima cesión a ETA, este tafallés pide a Zapatero que diga claro, de una vez y antes de las elecciones de mayo, cuáles son sus proyectos políticos para la Comunidad foral y si está dispuesto a respaldar iniciativas nacionalistas Dice que el cambio de estatus de Navarra es decisión única y exclusiva de los navarros y lo único que queremos es que nos dejen en paz. Navarra quiere mantener sus señas como Comunidad foral propia y diferenciada dentro de España