Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 1 s 4 s 2007 ABC Julia Uceda, en poesía, y Eduardo Lago, en narrativa, premios Nacionales de la Crítica EFE ALMERÍA. Julia Uceda, por la obra Zona desconocida y Eduardo Lago, por Llámame Brooklyn han sido los ganadores de los premios Nacionales de la Crítica en las modalidades de poesía y narrativa, respectivamente. El jurado que otorga en su quincuagésima edición estos premios ha sido presidido por el crítico de ABC Miguel García Posada y se ha reunido en Almería, donde ha hecho público su fallo. Por su parte, en catalán los premiados han sido Eduard Márquez (narrativa) y Ponc Pons (poesía) en gallego Manuel Rivas (narrativa) y Manuel Vilanova (poesía) y en vasco Jon Alonso (Narrativa) y Koldo Izaguire (poesía) El jurado ha juzgado todas las obras publicadas en 2006. El premio para Julia Uceda (Sevilla, 1925) fue otorgado de forma muy clara según reconoció el jurado. Jacobo Cortines, crítico que encabezó la comisión de poesía en castellano, manifestó que Zona desconocida (un poemario escrito entre 1995 y 2006) supone la culminación de la carrera poética de Uceda, primera mujer española galardonada con el Premio Nacional de Poesía, que logró en 2003. Para Eduardo Lago (Madrid, 1954) Llámame Brooklyn (ganadora del Nadal) es su primera novela, y ha sobresalido muy por encima de las demás según García- Posada. Fernando Valls, que encabezó la comisión de narrativa española, añadió que la novela recoge la mejor tradición de la literatura española y lo mejor de la literatura moderna internacional y nacional. POPULAR Músicas del mundo Concierto de Mory Kanté. Lugar: Centro Cultural de la Villa, Madrid La música del clímax LUIS MARTÍN El guineano Mory Kanté declaraba hace pocos días en la radio pública que su música era lo más parecido a un graffiti. En él pueden leerse mensajes de esperanzas compartidas, de superación y de amor. Teniendo en cuenta que el público no llenó siquiera una quinta parte de la sala Guirau del Centro Cultural de la Villa, los contenidos de este graffiti han sido disfrutados por muy poca gente en el concierto de apertura del ciclo Músicas del Mundo Madrid 07. Mory Kanté es un creador de inquietudes esperanzadoras y poco dadas al sosiego, un intérprete intenso con discreto caudal de ideas, aunque muy bien dosificado. Estas ocurrencias son felices unas, y desafortunadas otras. Y, pese a que pertenezco a ese grupo al que aburren las biografías que narran sus aristocráticos orígenes como descendiente de griots, sí le reconozco un enorme valor alimentándose de referencias sonoras tan poderosas en su ámbito como las del blues africano o los modos árabes. Lástima que, en el final, Mory Kanté quiera ser un embajador de su cultura y el detalle le lleve a mezclar esas formas con el homologador pop occidental. Sale así un producto acaso demasiado dependiente del clímax, que logra que, en gran parte de los temas, sólo pueda percibirse la apariencia, embellecida por el tratamiento sonoro de los músicos de la banda. Y hay muchas líneas interesantes en su discurso- -la flauta de inspiración jazzística de Thomas Vahle, o las tumbadoras de Mohamed Alpha Camara- sin embargo, es la voz indómita del propio Mory Kanté, doblando en la kora y en la guitarra acústica, la que se lleva los aplausos. Pese al engorroso detalle de la escasez de público, no ha sido mal comienzo para un festival cuyo desarrollo busca acordar en un solo concepto lenguajes tan diversos como la polifonía finesa de Värttinä o la renovación del catálogo tradicional brasileño que lleva a cabo la cantante Cibelle. No es poco. En breve veremos si los resultados demuestran que hay algo más que un boceto urgente debajo de las ideas y es verdad que ha nacido un nuevo espacio musical en Madrid. Mezclas