Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍAyNEGOCIOS Empresa DOMINGO 1 s 4 s 2007 ABC Iberia se pone a tiro La aerolínea, con 80 años cumplidos, ha abierto sus puertas para dar entrada a nuevos socios en su accionariado. Texas Pacific Group, British Airways y Lufthansa preparan su artillería pesada ANTONIO POLO MADRID. Iberia está en venta. Cuando se cumplen ochenta años de su creación el consejo de administración ha autorizado a su presidente, Fernando Conte, a considerar cualquier operación que redunde en beneficio de la compañía, sus accionistas y sus trabajadores El inesperado anuncio se produjo el pasado 21 de marzo, curiosamente un día antes de que el Consejo de Ministros de Transportes, Telecomunicaciones y Energía de los Veintisiete aprobase la esperada liberalización del tráfico aéreo entre Estados Unidos y la Unión Europa. La industria de la aviación comercial siempre ha considerado que la firma de este pacto constituía el pistoletazo de salida al esperado proceso de concentración del sector. Casualidad o no en las fechas, lo cierto es que Iberia se ha dado prisa para no perder comba en el baile de empresas que se avecina. La primera en mover ficha fue Air Berlín, ya que el pasado martes comunicó la adquisición de LTU. La operación, valorada en 140 millones de euros, permite a la aerolínea alemana auparse al cuarto lugar del ranking europeo y comenzar a operar rutas intercontinentales. El explosivo cóctel formado por el pacto de cielos abiertos los crecientes rumores de compra y la predisposición de la propia Iberia a dar entrada en su capital a nuevos inversores propició que la acción se revalorizase el jueves y viernes hasta un precio récord de 4 euros, superando el consenso establecido por analistas. En el incierto futuro de Iberia se han cruzado tres posibles opciones, a las que en función del proceso se podrían sumar otras nuevas e incluso aliarse entre ellas: British Airways, Lufthansa y el fondo de capital riesgo norteamericano Texas Pacific Group (TPG) La aerolínea británica, accionista de la española con el 10 del capital, se mantiene alerta y en un discreto segundo plano a la espera de los movimientos que desarrollen sus competidores. Posee el derecho de tanteo preferente sobre el 26,50 del capital de la compañía, fruto de los acuerdos de sindicación de títulos pactados en 2001 con motivo de la privatización de la sociedad. Pese a tener la sartén por el mango, algunas fuentes financieras consideran que las relaciones que mantiene con Iberia se han enfriado paulatinamente desde la firma en 2002 de la alianza comercial. De hecho, en los cinco años transcurridos no ha mostrado ningún interés en ampliar su presencia accionarial o profundizar en el citado pacto para compartir tráficos entre los aeropuertos de Madrid, Barcelona y Heathrow a otros nuevos destinos. En términos de sinergías sería la más beneficiada al tomar el control de Iberia, ya que a su poderío en las rutas del Atlántico Norte uniría el liderazgo de la española en los tráficos al Altlántico Sur. Al margen de complementariedades, British Airways parte con la gran ventaja de que conoce muy bien la cultura y los entresijos internos de Iberia, cuya dirección, para allanar el terreno, ha recurrido al asesoramiento financiero de Goldamn Sachs, a la sazón accionista de la aerolínea británica con un 5 Lufthansa, la tercera aerolínea más importante de Europa, se ha distanciado de Iberia en las últimas fechas por boca de su presidente, aunque al final ha contratado al banco norteamericano de inversión Merryl Lynch para entrar en la puja. Oficialmente, todavía no ha Pactar con los pilotos Iberia arrastra una rémora que puede lastrar su futuro inmediato: el sostenido enfrentamiento que la dirección mantiene con los pilotos. Después de la huelga desarrollada por este colectivo profesional el pasado verano, los tímidos encuentros mantenidos sólo han servido para confirmar las fuertes discrepancias que ambas partes mantienen. De forma que los futuros accionistas deberán enfrentarse a este serio problema si quieren rentabilizar su inversión. Iberia reanudó en diciembre pasado sus vuelos a Gibraltar solicitado información corporativa de Iberia, aunque fuentes del sector opinan que lo hará en breve. Igual que le sucede a British, solaparía sin mayores problemas el encaje de sus rutas con las de Iberia. El máximo aspirante a entrar en accionariado de la española se llama Texas Pacific Group, un fondo de capital riesgo que gestiona más 30.000 millones de dólares. El pasado viernes confirmó su interés al solicitar información contable, fiscal y legal a Iberia para formular una opa, a un precio orientativo de 3,60 euros por título, lo que equivale a valorar la compañía en algo más de 3.400 millones de euros. A la espera de que entre en vigor el acuerdo de cielos abiertos y de acuerdo con la actual normativa vigente, Texas no podría comprar más del 49 del capital de Iberia, de forma que deberá buscar socios locales para salvar esta situación y no perder los derechos de tráfico vigentes con una buena parte de los países no comunitarios. REUTERS El tráfico entre Europa e Iberoamérica es la joya de la corona de Iberia, con una cuota de mercado del 19 IBERIA EN 2007 En euros 4,0 3,8 3,6 3,4 3,2 3,0 2,8 2,6 5 9 11 1517 19 23 26 30 6 8 12 14 16 20 22 26 Una compañía estilizada Máximo histórico 4,00 29 03 07 Revalorización anual: +44,57 %3,99 30 03 07 Tres candidatos 2,82 2 01 07 3,09 14 03 07 6 8 12 14 16 20 22 26 28 2007 ene feb mar Cuando Iberia remitió su oferta pública de venta de acciones (OPV) a la CNMV en marzo de 2001, contaba con una flota operativa de 221 aviones y una plantilla de 29.124 trabajadores. Seis años después la aerolínea de red española dispone de un parque de 152 aeronaves, a las que se suman otras 72 pertenecientes a su franquiciada Air Nostrum, y emplea a 23.900 personas. Los datos reflejan la cura de adelgazamiento a que ha sido sometida por sus gestores en aras de la eficiencia y rentabilidad operativa. En este proceso de estilización, Iberia se ha ido especiali- zando en vuelos de largo y medio radio, y perdido peso específico en los domésticos como consecuencia de la fuerte competencia ejercida por otras compañías de red y de bajo coste. De hecho, la creación de su participada Clickair y el abandono de rutas nacionales se inscribe en este proceso, que ha levantado muchas ampollas entre las clases políticas catalana y gallega. La cuenta de resultados de 2006 refleja a las claras esta tendencia: el número de pasajeros transportados en vuelos domésticos (15,4 millones) se redujo un 4,8 mientras que los pasajeros que utilizaron su red europea (8,6 millones) aumentaron un 5,3 y los de largo radio (3,5 millones) un 10,3 Su obstinada apuesta por las rutas iberoamericanas ha dado sus frutos y de hecho se ha convertido en su principal activo, en la joya de la corona de cara a la posible entrada de nuevos socios en su accionariado. Con una cuota de mercado del 19 es la aerolínea puente entre el nuevo y viejo continente, seguida de cerca por Air France- KLM (18 y a gran distancia por British Airways y Lufthansa (cerca del 6