Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 1- -4- -2007 ABC Policías antidisturbios iraníes se concentran en el graderío de un campo de fútbol en Teherán bajo un gran marcador con la frase Abajo Inglaterra REUTERS EE. UU. rechaza liberar a cinco iraníes detenidos a cambio de los británicos Londres dice por primera vez que lamenta que se haya llegado a esta situación s La opinión pública muestra su descontento por la gestión de la crisis EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. EE. UU. terció ayer en la crisis entre el Reino Unido e Irán advirtiendo a Teherán que no aceptará ningún posible canje entre los quince marines británicos y los cinco iraníes detenidos en Irak el pasado mes de enero acusados de suministar armas a la insurrección. El canje no ha sido planteado formalmente por las autoridades iraníes, pero sí lo han reclamado algunas voces del régimen vinculadas con la Guardia Revolucionaria, cuerpo al que supuestamente pertenecen los hombres apresados en Irak junto con material destinado a las milicias que luchan contra el Gobierno iraquí. El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Sean McCormack, rechazó cualquier sugerencia de liberación de los presos iraníes. Según McComarck, la comunidad internacional no va a permitir que el Gobierno de Irán intente usar este asunto para distraer al resto del mundo del conflicto sobre su programa nuclear. EE. UU. reiteró su apoyo al Reino Unido, pero también evitó una mayor implicación ante el temor de Londres de que esto sea contraproducente. Según un portavoz del Pentágono, se trata de una situación delicada en una fase crítica En esta situación, de momento sin salida, y ante la posibilidad de que los quince miembros de la Royal Navy detenidos por Irán sean llevados a juicio, Londres hizo ayer una primera concesión, meramente verbal, para propiciar una solución de la crisis. La ministra británica de Exteriores, Margaret Beckett, lamentó que el incidente diplomático haya ocurrido, lo que arreció las críticas en el Reino Unido de quienes exigen una mayor contundencia contra Teherán. Por primera vez desde que comenzó la crisis el 23 de marzo, Beckett utilizó la palabra lamentar aunque no en una fórmula disculpatoria, pues el Gobierno británico insiste en que su personal naval estaba en aguas iraquíes cuando fue apresado. El mensaje que quiero enviar es que creo que todo el mundo lamenta que se haya alcanzado esta situación. Lo que queremos es una manera de salir de ella declaró en el marco del encuentro de ministros de Exteriores de la UE que se celebraba en Alemania. Beckett sugirió que en esos términos se expresaba la respuesta que iba a enviar a la única nota oficial recibida de Teherán, en la que las autoridades no reclamaban expresamente una disculpa sino seguridades de que no habrá más incursiones en su territorio. El tono de esa nota abrió el viernes algunas esperanzas de una salida negociada, pero el Gobierno británico no deja de estar preocupado por el continuo ruido de sables que se escucha en diferentes instancias iraníes. La estrategia del Gobierno de Tony Blair de intentar mantenerse firme en su posición de que sus fuerzas no entraron en aguas iraníes y denunciar la utilización de los detenidos en una operación de propaganda, al mismo tiempo que busca no romper todos los cauces de diálogo con Teherán, ha comenzado a ser contestada por parte de la opinión del Reino Unido. La ineficacia demostrada hasta ahora por esta estrategia ha llevado a algunos medios, como The Daily Telegraph a exigir una mayor contundencia contra el régimen iraní. Si Sin salida Malestar popular Según un portavoz del Pentágono, se trata de una situación delicada en una fase crítica