Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA DOMINGO 1 s 4 s 2007 ABC Neli, en una silla de ruedas, se reencuentra con su hija Carolina Lourdes abraza a su hijo Yulian, al que no veía desde hacía tres años Los últimos bolivianos sin visado Hijos, padres, madres, tios, sobrinos, amigos... se reencontraron ayer en el aeropuerto de Barajas s A partir de hoy, será necesario el visado para los bolivianos que quieran entrar en la UE POR M. J. PÉREZ- BARCO FOTOS JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Llegaron aturdidos, despistados, buscando con la mirada a los suyos entre una multitud ansiosa que se agolpaba a las puertas de una sala, deslumbrados por los focos de las cámaras de televisión, confundidos por las preguntas de los periodistas, agotados por un vuelo de más de doce horas y, sobre todo, con los agridulces sentimientos que se experimentan cuando uno es inmigrante, la tristeza por dejar la tierra natal, la esperanza por mejorar en la vida, y en esta ocasión, también por reencontrarse con los seres queridos. Así fueron desfilando ayer uno tras otro los últimos bolivianos que llegaban a España sin necesidad de visado, un requisito que ya será imprescindible para ellos a partir de hoy, al igual que lo ha sido antes para sus vecinos peruanos, colombianos y ecuatorianos. Hasta ahora, los bolivianos declaraban en sus documentos de viaje que venían a nuestro país para hacer turismo Lo cierto es que huían de una nación que es la tercera más pobre de América del Sur, en busca de un trabajo, aunque fuera sin papeles. El último vuelo sin visa procedente de La Paz aterrizó ayer Las emociones estaban ayer a flor de piel en la bienvenida a los últimos bolivianos que no necesitaban visado a las seis de la tarde en el aeropuerto de Barajas. Y los recién llegados recibieron una inesperada bienvenida, entre las lágrimas, besos, abrazos, sonrisas y alegría de los suyos, y rodeados por la expectación de periodistas y curiosos. Una estampa que guardaba a la vez la sombra del drama. De los que se han quedado allá y no han podido venir, ni reencontrarse con sus familias y amigos que están aquí en España, porque a partir de ahora tendrán muchos problemas explicaba Hugo Bustillos, de la Asociación de Cooperación Bolivia España (Acobe) que quiso acompañar a sus compatriotas en horas tan señaladas. Tampoco ha sido nada fácil para los que consiguieron aterrizar ayer en suelo español. A Lourdes le costó un buen pellizco traerse a su hijo de nueve años, además de muchos quebraderos de cabeza. Pagó 300 dólares por el pasaporte del pequeño, más 1.800 por el billete de avión, otros 150 por los cuidados de la azafata durante el vuelo y 60 euros más por los trámites en el aeropuerto. Ahora, con su hijo Yulian, de nueve años, en brazos, todo esfuerzo le parece poco. Tres años sin ver a su pequeño han sido suficientes para que Lourdes haya tomado una decisión firme: seguir compatibilizando dos trabajos en Pamplona, donde vive, y no volver a su tierra natal hasta que las cosas no mejoren Ahora- -dice- -me preocupa mi hijo. Está emocionado. Y triste porque ha dejado en Bolivia a su abuela, mi madre, con quien ha vivido estos tres últimos años. Ella me ha dicho que lo mejor para él es venir a España porque la situación que están viviendo es pésima La misma opinión que comparten Natalia y Carolina, dos hermanas que ayer por la mañana salieron de Torrevieja para ir a recoger a su madre Neli al aeropuerto de Barajas. En la espera, se mantienen tranquilas, a pesar de los cuatro años que llevan sin ver el rostro de su madre. Pero las lágrimas son incontenibles en el reencuentro. Neli llega en una silla de ruedas, porque tiene dolencias en una pierna acompañada por una sobrina. Cansada y feliz, se siente privilegiada al recordar a otros compatriotas de otros vuelos que han sido devueltos a su país de origen. Colectivo boliviano El 1 de enero de 2006 había empadronados en España 139.802 bolivianos. La cifra se había incrementado un 42,7 por ciento, convirtiéndose así en el colectivo de extranjeros que más habían crecido. Han llegado cerca de 100.000 naturales del país andino en los últimos quince meses, según datos de la Asociación de Cooperación Bolivia- España (Acobe) Desde enero, por ejemplo, han aterrizado en Barajas 90 vuelos procedentes de Bolivia. Había que quemar el último cartucho antes de hoy, 1 de abril, en la que ya se les exigirá un visado para entrar en cualquier país de la Unión Europea. Pésima situación