Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 1 s 4 s 2007 ABC AD LIBITUM VS. ESPERANZA ILLIAM Shakespeare, que lo dejó todo dicho, escribió para Hécate- -en Macbeth acto III, escena 5- -unas palabras que, sospecho, no ha tenido en cuenta Pío García Escudero a la hora de discurrir el despliegue propagandístico con el que el PP tratará de recuperar presencia, o al menos no disminuirla, en las elecciones autonómicas y municipales convocadas para mayo: La confianza es el mayor enemigo de los mortales Para tales comicios, el partido en el que se juega su futuro Mariano Rajoy abandonará el color azul institucional que marcaba su clasicismo y adopta un naranja evocaM. MARTÍN dor, no lo sé muy bien, de FERRAND la UCD o de la banca telefónica. Además, usará como eslogan la palabra confianza La confianza, que lo es cuando nace de la razón, se funda en el presente. ¿Es eso lo que pretende conseguir el PP? La esperanza, más volandera, es hija del deseo y sirve para el futuro. Eso le cuadra más a los devotos y próximos de un partido que, severamente castigados en las últimas elecciones legislativas, vive un presente revuelto en el que resulta difícil anclar la confianza. En un ambiente hostil- todos contra el PP -como el que, con tanta habilidad como malicia, ha sabido fraguar José Luis Rodríguez Zapatero, la confianza es poca cosa. Un suspiro. Hace falta más, aun entendiéndola como oposición a la desconfianza que genera y emana el actual Gobierno del PSOE. ¿Serán las elecciones para el que las trabaja? No es fácil creer en las muletillas arqueológicas del más rancio socialismo; pero, sin duda, una buena campaña electoral, sustentada en un sólido programa mejor que en un eslogan más o menos afortunado, es parte de la victoria. José María Aznar, en 1996, obtuvo la suya en razón de sus proclamas de regeneración democrática que después no llevó a la práctica y de cuya ausencia, más que del 11- M, toma razón la derrota del 14- M. Ahora, el PP, cortito de programas, busca la confianza de los españoles. ¿En qué, o en quiénes hay que confiar? Algunos, instalados en el escepticismo político inducido por la experiencia, no podemos confiar en el mal presente, hijo de varios padres y padre de negros augurios para la Nación. En un alarde de optimismo podríamos depositar esperanza en el bien venidero, en el futuro. ¿Qué programa de esperanzas lleva Rajoy en su zurrón? Puestos en Shakespeare, que no es mal apoyo, el Arzobispo de York- -en El Rey Enrique IV parte 2, acto I, escena 2- -dice bien claro que jamás hubo daño en calcular las probabilidades y los motivos de la esperanza Por lo que sabemos, que es lo que nos cuentan, el PP tiene calculados los 14.000 kilómetros que recorrerá Rajoy durante la campaña y las docenas de actos que habrá en ella; pero, ¿cuál es el proyecto, el cálculo de la esperanza? No es bueno regalar la confianza porque pueden unirse el fracaso con la decepción. CONFIANZA PROVERBIOS MORALES TARDE W coz en la entrepierna, sino por lo absurdo e inútil del esNA política totalitaria tiende a 1) que los fuerzo. La gran chapuza inicial de la democracia espamiembros de un partido determinado enñola restaurada en 1978 fue entregar el país vasco a los cuentren sólo en este partido todas las satisnacionalistas, y eso tiene difícil arreglo, en el improbafacciones que antes encontraban en una multiplicidad ble caso de tenerlo. Las mismas fuerzas políticas que rede organizaciones; es decir, a romper todos los vínculos cobraron las libertades democráticas para España sencon organismos culturales ajenos; 2) a destruir todas taron alegremente las bases para el totalitarismo naciolas demás organizaciones o a incorporarlas a un sistenalista en eso que ahora llamamos Euskadi, con el misma en el cual el partido sea el único regulador (Gramsmo nombre que inventó para su proyecto de regeci) La primera de estas tendencias afecta hoy, neración racial Sabino Arana Goiri. Confiaron en mayor o menor grado, a todos los partidos que al Partido Nacionalista Vasco la tarea de conspueden ofrecer empleo a una alta proporción de truir la comunidad autónoma, lo que equivale a su militancia. La segunda requiere como condiponer una gasolinera al cuidado de un pirómación previa el control del poder. Gramsci era deno. Ya no es hora de lamentarse. Esta semana hemasiado optimista. Los partidos totalitarios, comos descubierto que las honradas bases del parmo supo ver Hannah Arendt, no aspiran a regutido de Imaz y de Ibarreche son una masa de linlar el sistema, sino a sustituirlo. A poner el partichadores. Para que les crezcan las pezuñas basdo en el lugar del sistema o, lo que es lo mismo, a JON ta con ponerles a la vista un pequeño grupo de convertir el partido en Estado. Las institucioJUARISTI kamikazes armados solamente con la bandera nes legislativas y judiciales perviven a veces coespañola. Pero no es cosa de quejarse, a estas alturas. mo mera prótesis del partido hecho Estado, pero la reLo hemos sabido siempre, aunque fingiéramos no entepresentatividad de las primeras y la independencia de rarnos, y ahora sólo nos queda el horror de comprobar las segundas van desapareciendo a medida que el régicómo aflora una certeza negada y reprimida. La agremen se acerca al modelo totalitario ideal. sión a Antonio Aguirre fue obra de un único matón de Sin duda, la tentación totalitaria es visible en el Gobatzoki, cierto, pero éste no se habría atrevido ni a acerbierno actual, presidido por un iluminado sin experiencarse a los del Foro Ermua de no haber tenido detrás, cia laboral externa a su partido y, como las divinidades empujándole físicamente, a la comunidad nacionalista platónicas de Borges, incapaz de percibir lo individual, sedienta de sangre. Toda España ha podido verlo. Nadie según demostró el reality show de la Primera el pasado tiene ya excusa alguna para ignorar la situación infermartes. Con todo, el partido gobernante en la Comuninal en la que sobreviven los españoles que no quieren dedad autónoma vasca constituye todavía el único caso de jar de serlo en el feudo abertzale. totalitarismo de manual en el seno de España y de la Euskadi: un enclave totalitario en la Europa demoUnión Europea. Las formas democráticas bajo el gobiercrática. No se le dé más vueltas. El PNV y sus prótesis jano de Juan José Ibarreche son una cáscara que no disimás admitirán que los vascos no nacionalistas gocen de mula siquiera la práctica de la intimidación social violibertad. En Euskadi, proyecto logrado de Sabino Aralenta a los discrepantes, complementaria de la presión na Goiri, se pisotea impunemente el rostro sagrado del terrorista a cargo de ETA. hombre. No es cuestión sólo de terrorismo, sino de una Admiro sinceramente a mis amigos del Foro Ermua, regeneración racial y por ende racista que hemos conde Basta ya! o del PP que persisten en vivir en Bilbao, sentido y alentado. Ahora quizá sea demasiado tarde paSan Sebastián e incluso en Hernani o Urnieta. Yo no pora todo, salvo para el horror. dría hacerlo, y no sólo por el temor a la bomba lapa o a la U