Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 31 s 3 s 2007 ABC Rosa Regàs ofrece en Argentina una visión apocalíptica de España CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL BUENOS AIRES. En España impera el odio Los hombres ven a las mujeres sólo como madres, esposas, prostitutas, sirvientas o hijas, no como iguales En Madrid me escupen por la calle He sufrido toda mi vida a la extrema derecha Si gana el PP las elecciones, no quiero ni pensar lo que podría pasar y ABC publica mentiras Estas son algunas de las manifestaciones de la directora de la Bibioteca Nacional, Rosa Regàs- -publicadas ayer en el diario Página 12- en las que asegura que el redactor jefe de este diario, Jesús García Calero, se la tomó conmigo Invitada por el Centro Cultural de España en Buenos Aires, para participar en el ciclo de conferencias titulado Un mundo nuevo es posible la funcionaria Rosa Regàs ofreció su particular visión de nuestro país. Somos el único de Europa que no tiene un partido de extrema derecha, porque la extrema derecha y la derecha están en el Partido Popular España tiene franquistas que han salido del armario y ahora no les da vergüenza decir que son franquistas La oposición no está teniendo una actitud democrática Convencida de que el odio de verdad lo tienen contra Zapatero Regàs identifica a la oposición con ABC y dedica especial atención a García Calero que, en estas mismas páginas publica una entrevista con la ministra de Cultura. Un periodista de ABC, Jesús García Calero, se la tomó conmigo y me acusó de tener chóferes, de que me había ido de vacaciones con mis hijos y mis nietos con dinero de la Biblioteca Nacional, me acusó de no hacer nada. En fin, fui al Congreso a explicar lo que había hecho en la Biblioteca, pero no les sirvió de nada porque siguieron atacándome y decían que yo maltrataba a la gente La autora de Memorias de Almator dice en Página 12 -diario de ultraizquierda de circulación menor- -que el PP maneja los diarios El Mundo y ABC y, por lo tanto, repiten sus mentiras hasta la saciedad Por último, Regàs se considera perseguida con especial saña en Madrid, donde la crispación es muy fuerte. Yo voy por la calle y me escupen, me insultan y me gritan roja En Madrid hubo taxistas que me reconocieron y me hicieron bajar del taxi Sylvie Guillem: No surge mucha gente con talento en el mundo de la danza La bailarina francesa, una de las grandes divas del ballet de nuestros días, actúa hoy en el Teatro Real junto al coreógrafo canadiense Russell Maliphant JULIO BRAVO MADRID. Sylvie Guillem (París, 1965) es, indiscutiblemente, la gran diva actual de la danza; quizás también sea la última, porque los divos son ya una especie en extinción dentro del mundo del ballet. Es una diva pelirroja, alta, extremadamente pálida, muy delgada, de mirada inquiridora y gesto almidonado, preocupada hasta el exceso por su imagen fotografiada; pero es, también, y sobre todo, una de las más grandes bailarinas de las últimas décadas. Hoy vuelve al Teatro Real, donde ha bailado ya en dos ocasiones: en la temporada inaugural, cuando bailó La Bella durmiente junto al Royal Ballet de Londres; y hace cuatro años, en una gala organizada por el Ayuntamiento madrileño. En esta ocasión, Sylvie Guillem vuelve a Madrid de la mano del coreógrafo canadiense Russell Maliphant, en un espectáculo titulado Push que interpretan ellos dos solos. El programa incluye cuatro coreografías (dos solos bailados por Sylvie Guillem, uno interpretado por Maliphant, y un dúo entre ambos que cierra la velada) y nació por iniciativa de la bailarina francesa: Conocí su trabajo cuando vino a montar una coreografía al Royal Ballet- -explica- me gustó su estilo, su forma de trabajar y de crear, y con el tiempo surgió este espectáculo No es nuevo este interés por la creación contemporánea de Sylvie Guillem, que a lo largo de sus más de veinticinco años de carrera (ingresó en el Ballet de la Ópera de París con dieciséis años) ha trabajado con coreógrafos como Maurice Béjart, William Forsythe, Carole Armitage o Mats Ek, que han encontrado en ella un perfecto medio de expresión. Su inmersión dentro de la danza contemporánea se ha intensificado con su trabajo junto a Maliphant. No soy un mero instrumento- -dice la bailarina francesa- tampoco soy la coreógrafa, y elegí trabajar con Russell porque me gusta su estilo, así que no sería lógico que le dijera lo que tiene o no que hacer conmigo. Nuestro trabajo es un intercambio de ideas, aprendo de él como él aprende de mí, y espero servirle de inspiración Fue Rudolf Nureyev quien descubrió a Sylvie Guillem en el cuerpo de baile del Ballet de la Ópera de París y quien le convirtió en étoile estrella la máxima categoría del conjunto francés) con sólo diecinueve años. Aunque una discusión con el propio Nureyev motivó su abandono de la compañía, la bailarina sigue recordándole y reconociendo su labor: Cuando Nureyev llegó a la Ópera de París, ésta era una compañía anclada en lo tradicional, sin ganas de arriesgar. Él abrió las puertas a nuevos coreógrafos, le dio pasión al Ballet y un gran impulso. Sabía que tenía bailarines maravillosos y que debía aprovecharlos. Yo pude trabajar el repertorio clásico y conocer el estilo de los nuevos creadores, y eso me permitió crecer y desarrollarme en ambos mundos Ahora parece totalmente volcada en la danza contemporánea, aunque no le atrae la idea de coreografiar. Lo hice una vez, aunque no por necesidad, sino como experiencia. Fue interesante, pero no fue algo que me produjera especial placer ni satisfacción. También he hecho mi propia versión de un clásico como Giselle cambié el 80 por ciento de la coreografía original, y eso me atrae más Sylvie Guillem y Russell Maliphant, en Push Es crítica con el mundo de la danza, inmovilista según su manera de pensar. No han cambiado mucho las cosas con respecto a mis comienzos. El espíritu y las reglas de las grandes compañías son las mismas que entonces. Hay muy poca gente con talento, no surgen ABC tantos directores o coreógrafos con el talento suficiente para cambiar las cosas. De vez en cuando, surge alguno, pero es la excepción. Aunque ocurre lo mismo en la danza moderna Más información sobre el espectáculo: http: www. teatro- real. com No soy un mero instrumento La animación vuelve a rechazar la ley del Cine tras reunirse con el Gobierno F. M. B. MADRID. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, no ha tirado la toalla con la ley del Cine, pese a que finalmente no fue presentada en el Consejo de Ministros tras la oposición creciente de casi todos los sectores implicados, incluido el de los actores. En los últimos días se han retomado las reuniones, aunque no parece haber avances significativos. En estos encuentros, en los que también ha estado presente la ministra de Cultura, Carmen Calvo, han sido convocados incluso los técnicos audiovisuales, hasta ahora prácticamente ignorados, que plantearon el problema de las subvenciones a empresas que tengan deudas con los trabajadores. Fernández de la Vega también se ha reunido con los animadores, encabezados por Antoni D Ocon, presidente de la re- cién creada Federación de Animación, Diboos. Aunque la conversación tuvo un tono cordial y el Gobierno formuló propuestas de futuro para el sector, los portavoces de la animación en España sostienen que el proyecto de ley es claramente insuficiente Diboos no perdona que el texto final les haya excluido, pese a que los primeros borradores sí especificaban sus derechos económicos. Asimismo, los animadores consideran una cuestión decisiva pasar del 5 al 6 de la inversión de los operadores de televisión y destacan su peso económico y social, con una población de niños en España del 9 por ciento.