Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE curso de obviedades. Soy muy competitivo El sexto bloque del test responde a hábitos perniciosos como: 16. Me obsesiono con alcanzar los objetivos constantemente 17. Abuso de filias y fobias (estás conmigo o contra mí) 18. No asumo jamás la culpa de mis errores Para Eurotalent, son nuevas formas de gula, deseo desordenado de comer no sólo ligado al alimento o bebida, sino a los objetivos, las relaciones o los fallos. Fernando Savater ha escrito que la gula se convierte en pecado cuando ofende al derecho o las expectativas del otro al comer lo de los demás, acaparar y dejarlo con poco o nada Y House es un obseso del triunfo, hasta el punto de que su amigo el oncólogo doctor Wilson considera que mientras la mayoría de los médicos tienen el complejo del Mesías porque creen que están destinados a salvar el mundo, tú tienes complejo de Rubik, o sea, que crees que estás destinado a resolver cualquier rompecabezas Finalmente, hábitos como: 19. Pienso que soy como soy y ya no puedo cambiar 20. Me excuso o justifico constantemente 21. Añoro el pasado, esperando que vuelva son tentaciones de la pereza. Porque, para qué mejorar si uno es como es, piensan los directivos perezosos al cambio- -explica el entrenador- House es un maestro en creer que el tiempo no cura nada, y cualquier tiempo pasado fue mejor. Su jefa le reprocha: Lo que ocurrió en tu última relación no es razón para que te alejes de los demás para siempre. Cinco años de autocompasión son suficientes Y cuando House le dice a su colaboradora la doctora Cameron, vives con la ilusión de arreglar cuanto no es perfecto ella le responde y tú vives con la ilusión de que nunca podrás arreglarlo En definitiva, como apostilla este coach acostumbrado a hacer de Pepito Grillo con los principales espadas de las empresas españolas, la inteligencia social (relativa a las interrelaciones con los demás) puede desarrollarse a través del coaching -cuya rentabilidad es del 600 del tiempo y honorarios invertidos, según la consultora Manchester INC. consiguiendo que los directivos sean más valientes, optimistas, autocontrolados, entiendan mejor a los otros y comuniquen con mayor efectividad. House, el nuevo Sherlock Holmes, es admirado por su inteligencia y capacidad de resolver problemas complejos; pero, como jefe, es un ser lamentable que tiene mucho que mejorar DÍAS DE JÚBILO GULA La nueva Europa uropa, la milenaria Europa, ha cumplido apenas cincuenta años. Es una feliz paradoja porque, a la vejez gloriosa y tremenda de esta pequeña peníncula asiática que conquistó el mundo y lo unificó (lo que hoy llamamos globalización pero que empezó con Vasco da Gama y Cristóbal Colón) libró sus guerras civiles convertidas en catástrofes mundiales, un día romano de hace medio siglo decidió amontonar los escombros de las batallas y reunirse para vivir en paz. Sigue habiendo voces despectivas hacia esta familia de mercaderes y banqueros, como si la otra Europa, la de guerreros y líderes mesiánicos, resultara preferible. Europa ha tenido siempre ambiciones de universo. Aquí se inventaron el liberalismo, la democracia, el socialismo, el derecho internacional y asimismo los grandes sistemas carcelarios del nazismo y el estalinismo. Hemos civilizado al precio de colonizar. Cuando hubo unificadores- -Roma, Napoleón, Hitler- -se valieron del señorío aplastante. Ahora nos sentamos a negociar y acordar, bajo la paciente mirada de un ama de casa austera y matizada, Frau Merkel. No tenemos todavía unidad política ni diplomática, pero ya contamos con moneda única y coordinación defensiva. Conocemos cada vez más las lenguas de los vecinos, nuestros estudiantes saltan fronteras, nuestra piel blanca se matiza de oscuro y de amarillo. Recuperamos lo que ha sido otrora la sangrienta realidad de nuestros mestizajes y que intenta, estos días, ser convivencial y pacífica. Como todo en la historia, tiene vetas de fragilidad y requiere vigilancia. ¿Aceptaremos al Islam como una de nuestras religiones? ¿Aceptará el Islam nuestra civilización pluralista, laica? Poner bien las preguntas es esbozar las respuestas correctas. Esta experiencia europea, inédita en el mundo y ejemplar- -la integración cunde por el planeta- -sirve para pensar nuestras vidas, las de cada uno. En efecto, la vejez puede ser el momento de la madurez si pensamos la vida como una maduración que no acaba nunca y en la cual la sensatez evita que la fruta, de tanto madurar, se pudra. Los frutos verdes nos indigestan. Los corruptos nos intoxican. Feliz cumpleaños, joven Europa. E Blas Matamoro PEREZA House en la tele es hilarante, pero ¿le haría la misma gracia si fuera su jefe? rencias (negatividad) 9 No expreso gratitud en ningún momento Son variantes de una sutil envidia, el rencor o tristeza por las cualidades del otro, como certifica el cuestionario. En un equipo de alto rendimiento- -explica el director de Eurotalent (www. eurotalent. es) -los logros son de todos, pero desgraciadamente eso no es tan común. Napoleón decía que la envidia es una declaración de inferioridad House es el rey de los prejuicios (racista, misógino y clasista) y utiliza las reuniones con su equipo para mostrar que él es el más brillante. Por eso cuando uno de ellos alaba a un colega que lucha contra la tuberculosis en el continente africano, House le responde: Ni siquiera es un médico de verdad; es un telemaratón con patas El cuarto bloque corresponde a: 10. Quiero ganar a toda costa, aun machacando al otro 11. Hago comentarios despectivos, abusando del sarcasmo 12. No escucho apenas a los demás Son tentaciones de lujuria entendida como falta de respeto. House abusa del sarcasmo, lo que encontramos divertido en la serie, pero sería hiriente en la realidad. Por ejemplo- -recuerda Cubeiro- -cuando le dice a una paciente que está embarazada y ella responde que hace años que no se acuesta con nadie él le espeta pues monte una religión House se ha puesto una coraza emocional y jamás escucha con atención (además, ¿para qué escuchar si él piensa que todo el mundo miente) El quinto bloque incluye hábitos cómo: 13. Oculto información para parecer más importante 14. Empiezo cada comentario con un no o un pero (porque yo soy el que tiene siempre la razón) 15. Me apunto siempre los tantos de los demás (el robamedallas) Sin duda, son sutiles variantes de la avaricia, un deseo desordenado de posesiones (no sólo dinero, sino información, logros, resultados) Gandhi- -advierte el coach -dijo que en la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la codicia de algunos House es avaricioso en acapararlo todo, especialmente el ingenio. Por ejemplo, una estudiante le dice: ¡Está leyendo un cómic! y House le responde: Y tú, enseñando las tetas con ese top tan ajustado. Oh, lo siento- -añade- Creí que era un con- AVARICIA LUJURIA