Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 3 07 TENDENCIAS Diseño Sillas versátiles con alma de escultura La decoradora Tessa Fernández Durán es muy realista y a la falta de metros cuadrados en las casas modernas le pone imaginación. Sus sillas- -y mesas- -son espectaculares pero adecuadas a más de una función POR PATRICIA ESPINOSA DE LOS MONTEROS Kadre Con respaldo en forma de marco y tapizada en alcántara color violeta, esta silla de comedor puede tener otras funciones, tanto decorativas como prácticas. La estructura, como es normal en esta línea, es de haya y abedul; asiento y respaldo son de foam y látex s imposible recordar en cuántas sillas nos habremos sentado en nuestra vida. Pero, lo cierto es que se trata de una pieza básica: en ellas leemos, estudiamos, trabajamos, comemos, charlamos... Son funciones tan básicas en nuestra vida como ese elemento del mobiliario que fascina a los creadores y es raro el que no ha sucumbido a la tentación de diseñar alguna, de innovar con ellas. Una silla, una buena silla, cuenta con pocas, pero importantes, normas, entre las que cabe destacar como decisivas una altura determinada, una resistencia adecuada y el ángulo necesario entre asiento y respaldo, pues el estar sentado, aunque nos parezca el colmo de la pasividad, es una operación dinámica donde la dos terceras partes del peso de nuestro cuerpo se apoyan en una pequeña superficie. Los estudios anatómicos recomiendan ampliar esta superficie, siempre que sea posible, con otros planos de apoyo como brazos, respaldos o apoya cabezas con inclinaciones. En cuanto a las medidas ideales de una silla, éstas responden a un canon estándar que puede variar, pero que suele ser de 45 cm para la altura y de 40 x 60 cm para el asiento. A partir de ahí, juega la imaginación y todo resulta aleatorio y al gusto, mejor o peor, del creador. Seguramente son pocos los que, al sentarse, recuerdan que lo hacen sobre una de las piezas de mobiliario más antiguas en la historia del hombre, que la ha tenido siempre entre sus elementos domésticos fundamentales. E Hay donde elegir, desde aquellos modelos de tijera de Egipto, que aún sorprenden por su modernidad, hasta las apilables de Verner Panton en policarbonato de todos los colores. Cada vez, las sillas están anatómicamente más estudiadas, son más ligeras y adaptables a cualquier función o espacio gracias a los más variados tipos de materiales. En estos momentos, esas cualidades de confort o calidad se dan por descontadas, y se juega también con otras bazas que mostramos en una selección de sillas tapizadas, a medio camino entre la escultura y el mueble, con variadas y divertidas formas, presentadas recientemente en la Galería IB de Madrid. Su autora es la decoradora Tessa Fernández Durán, que ha creado esta colección de sillas- -y mesas- -intentando llenar un hueco existente en el espacio de los nuevos comedores. Faltan mesas y sillas que se puedan integrar también en otros espacios y adaptar a otras funciones, dada la escasez de metros cuadrados con que contamos en nuestras viviendas. No viene a cuento mantener un comedor como el que tenían nuestros padres; ahora hay que crear alternativas como los comedores- cocina o comedor- despacho o comedor- biblioteca, o, ¿por qué no? llegaremos a tener comedor dormitorio. Con esto quiero decir que las sillas tienen que quedar bien en cualquier rincón, además de alrededor de una mesa Desde Deco- clean, su estudio, Tessa Fernández Durán se ha especializado, sobre todo, en sacar el máximo partido y aprovechar al milímetro los espacios más pequeños y en convertirlos en lugares abiertos y llenos de colorido. Tengo miles de ideas que me sugieren otros materiales y voy a se- Viejas funciones, nuevos espacios Faltan mesas y sillas que se puedan integrar también en otros espacios y adaptar a otras funciones, dada la escasez de metros cuadrados de nuestras viviendas