Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL SÁBADO 31 s 3 s 2007 ABC Juan Pedro Quiñonero Gonzales, en apuros al decir su ayudante que sí participó en el cese de los fiscales Recuerdo haber discutido con él sobre el proceso de solicitar las destituciones afirmó Sampson s La Casa Blanca reitera que Bush apoya al secretario de Justicia AP WASHINGTON. La Casa Blanca, a través de su subsecretaria de prensa, Dana Perino, subrayó ayer su confianza en que el fiscal general estadounidense al frente de la Secretaría de Justicia, Alberto Gonzales, logrará superar los desafíos ante él, tras el escándalo originado por la presunta implicación del fiscal en el despido de ocho fiscales federales incómodos para la Casa Blanca. Perino hizo hincapié en que el presidente (Bush) tiene confianza en él. El presidente cree que el fiscal general puede superar los desafíos que tiene por delante El Gobierno estadounidense asegura que los despidos fueron apropiados, al alegar que los fiscales federales sirven la voluntad del presidente. Estas declaraciones se produjeron después de que el que fue jefe de gabinete de Gonzales, Kyle Sampson, declarara el jueves en una audiencia del Senado que en vez de relegarse a firmar los despidos, como había dicho reiteradamente el secretario de Justicia, en realidad éste estaba involucrado en el proceso de despidos desde el principio. No pienso que la declaración del secretario de Justicia de que él no estuvo involucrado en ninguna discusión sobre el despido de fiscales federales sea correcta dijo Sampson al Comité de Asuntos Judiciales, que investiga si los ceses tuvieron motivos políticos. Me acuerdo de haber discutido con él sobre este proceso de solicitar a ciertos fiscales estadounidenses que dimitieran reconoció en su declaración. Asimismo, Sampson- -quien dimitió de su cargo el pasado 12 de marzo- -arremetió contra la Casa Blanca tras incidir en que tuvo un papel mayor del que revela en los despidos, y aseguró que la entonces asesora legal presidencial Harriet Miers se sumó a Gonzales en su aprobación de los despidos. Preguntado por el senador demócrata Chuck Schummer sobre su papel, Sampson admitió que no debió haber abogado por el despido del fiscal federal David Iglesias. Por su parte, Michael Elston, jefe de despacho del subsecretario de Justicia, Paul McNulty, aseguró ante el Congreso el pasado febrero que los fiscales fueron despedidos por razones de trabajo algo que el propio Gonzales negó más tarde, según mensajes electrónicos que Bush y el Departamento de Justicia han calificado de inexactos e incompletos. El fiscal general Gonzales ha repetido en numerosas ocasiones que personalmente no estuvo implicado en los despidos, los cuales aseguró haber delegado fundamentalmente en Sampson. El portavoz del Departamento de Justicia, Brian Roehrkasse, explicó que las discusiones (de Gonzales) con el señor Sampson estaban centradas en garantizar que las personas apropiadas eran conscientes de e implicadas en el proceso (de despidos) Él ordenó al señor Sampson dirigir el proceso de evaluación (de despidos) (pero) no fue hecho partícipe de algunas conversaciones durante el proceso o de que hubiera aprobado las recomendacio- TORMENTAS DE BASURA ómo tratar y negociar con un Estado que se sirve de las tácticas del terrorismo irregular para intentar conseguir objetivos políticos y diplomáticos de tortuoso alcance... ¿Qué margen de maniobra tendría España si varios soldados españoles fuesen secuestrados en el sur del Líbano o Afganistán, hoy; o en las inmediaciones de las Canarias o el Mediterráneo occidental, mañana, como consecuencia de una convulsión política nada descartable? El terrorismo de Estado convencional (inspirado o no en el Terror parisino de 1793, matriz del terrorismo ideológico estatal, contemporáneo) clásico, tenía la ventaja de su racionalidad relativa. El terrorismo irregular (perpetrado por grupúsculos nihilistas, desalmados, mesiánicos, etc. tiene el inconveniente operacional de su carácter mucho más irracional e imprevisible. La crisis en curso, entre Teherán y Londres, subraya los riesgos y emergencia de nuevos escenarios de crisis por venir. ¿Será más previsible y racional la gran potencia iraní, cuando controle los elementos de la producción de armas nucleares? Teherán ya posee misiles de medio y largo alcance, que le permiten proyectar su sable atómico hasta las inmediaciones de media Europa. Las armas nucleares francesas e inglesas se perciben sencillamente inútiles como instrumentos de disuasión, cuando la potencia adversa es capaz de comenzar la escalada con acciones del más rudimentario terrorismo irregular: el secuestro de militares o civiles. Las presiones comerciales tienen una eficacia relativa en crisis de ese tipo. Y sólo son eficaces a medio plazo, si son aplicadas de manera colectiva, entre grandes grupos de aliados. Se trata de dilemas atroces, para quienes poseen la energía y los recursos imprescindibles para afrontar tales desafíos. En el caso español, la presencia de soldados nacionales en escenarios de crisis (Líbano, Afganistán) coincide con el azote de inquietantes tormentas de basura ideológica, desarmando a la sociedad civil contra la evidencia de las amenazas que nos acechan. ¿C Una orden personal Contradicciones nes para impulsar las dimisiones de determinados fiscales estadounidenses aseguró. Gonzales no comparecerá de forma pública ante el mismo Comité senatorial hasta el próximo 17 de abril, y a pesar de que cada vez más congresistas piden su dimisión, el portavoz del Departamento de Justicia dejó claro que Gonzales no tiene intención de dimitir. Gates asume el cierre de Guantánamo si los presos peligrosos siguen en la cárcel AP WASHINGTON. El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, pidió ayer al Congreso y a la Administración norteamericana trabajar unidos para permitir así que Estados Unidos encuentre una fórmula para poder encarcelar permanentemente a los presos más peligrosos de Guantánamo, con el objetivo de poder cerrar esta prisión y señaló que el esfuerzo debe ir enfocado hacia aquellos detenidos que han dejado claro que volverán y atacarán este país Ante un subcomité de Defensa, el secretario incidió en que puede ser necesaria una nueva ley dirigida hacia aquellos que realmente deben ser encarcelados para siempre pero que se ven inmersos en un sistema judicial por el que es posible que queden libres. Según los legisladores, los procesos de Guantánamo dañan la credibilidad de Estados Unidos ante sus aliados, por lo que ayer instaron a Gates a buscar el modo de que la prisión sea cerrada y los detenidos trasladados a una prisión militar. En este sentido, el representante demócrata Davis Obey mostró su esperanza en que puedan trabajar para encontrar el modo de corregir este problema, porque es una mancha para nuestra reputación y no podemos permitirlo De los 358 detenidos en Guantánamo, menos de 100 se consideran realmente peligrosos, según informó Robert Gates, quien precisó que considera que habrá espacio para ellos en el sistema militar de prisiones. Sin embargo, aseguró que no sabía si el uso de recursos militares permitiría a Estados Unidos que los detenidos permanezcan a largo plazo. Asimismo, señaló que Estados Unidos está tratando de devolver a cientos de ellos a sus países de origen, pero que esos países no les quieren.