Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 31 s 3 s 2007 ABC AD LIBITUM CORSARIA LA TELEVISIÓN EN FIN CONDENADOS A LA IGNOMINIA retiene de unas recientes declaraciones de Felipe GonO, Aznar no debe ser juzgado en ningún tribuzález en México, para pasárselo por la cara, es la utilizanal internacional por las decisiones de su Goción del adjetivo prebélico aplicado al clima político bierno sobre Irak. ¡Quién lo hubiera dicho! Zapaen la España de hoy, cuando su intervención constituye tero, obligado a salir al quite de quien sigue siendo, tres una requisitoria apabullante contra los representantes años después, el muñeco contra el que devuelven las pepúblicos (todos, sin distinción) que practican una polítilotas de sus propias tribulaciones, voceros de una izca desapegada de la ciudadanía y crean el riesgo de quierda y de unos nacionalismos infectados por el misromper los consensos que han acompañado los éxitos mo rencor que reprochan al ex presidente. Eso sí, la dede la democracia claración de Zapatero le ha tenido que ser arranFelipe González y José María Aznar han sicada por un ciudadano de a pie en un plató de tedo dos buenos presidentes. Muy buenos. Cada levisión- -no encontró ocasión, ni escenario mecual a su manera. Y ello, mal que les pese a los jor- y más de una semana después de que su eslinchadores de guardia de uno y otro color. El pecudero de Ferraz, transmutado en un Francisco riodo (1982- 2004) que abarcan sus sucesivas prede Vitoria de baratillo, hiciera el más solemne sidencias, una vez abierto el camino por Suárez de los ridículos apuntándose a la tesis contray Calvo Sotelo, representa la etapa de estabiliria. Por cierto, un recordatorio para todos los pedad política, transformación social y prosperiEDUARDO pes blancos de este país: las decisiones de Aznar dad económica más duradera y provechosa que SAN MARTÍN fueron refrendadas por mayoría absoluta en el haya conocido España en siglos. González norCongreso, un insignificante detalle para aquemalizó el Estado constitucional, transformó un sociallos a quienes la palabra democracia no se les cae de la lismo todavía un tanto asilvestrado e insertó a España boca. ¿Tendríamos que formar una cuerda de presos en el mundo. Aznar puso en marcha reformas económicon sus señorías y pasaportarla al tribunal de La Haya? cas pendientes, saneó las cuentas públicas y dejó al EstaLa sombra de su estrepitosa caída persigue ad aeterdo en condiciones de jugar en la primera división de la num a los últimos ex presidentes españoles, condenapolítica internacional. dos a expiar sus pecados hasta el final de los tiempos. Pero los dos acabaron mal, y eso es lo único que cuenNo importa lo que digan, o hagan, siempre habrá políta. Y como a Suárez y Calvo Sotelo tampoco les fue de grafos de feria dispuestos a encontrar la auténtica verperlas, parecería como si el final dramático de sus presidad que esconden sus palabras, y que sólo puede ser una dentes de Gobierno fuera una anomalía más de esta anóque case con el oprobio que debe manchar sus reputaciomala España. Pero uno echa cuentas y comprueba, una nes para siempre. El linchamiento es el mot d ordre que vez más, que tampoco en este aspecto la política españotransmiten quienes han convertido sus diferencias políla constituye una excepción. Los dos últimos grandes ticas con los encausados en un odio personal infinito. constructores de Europa, Mitterrand y Kohl, acabaron Los mismos que luego gimen contritos por la crispasus días políticos en la ignominia. Chirac está a punto ción que inunda la escena política española. de hacerlo, mientras que Blair se dispone salir de DowHace unas semanas, José María Aznar aceptaba haning Street por la puerta de atrás y Schröder tuvo que ber cometido un error (aun de esa manera suya tan espeecharse en brazos de los rusos del gas. En una cosa sí pocial) sobre la causa principal de la guerra de Irak, y esa demos ser diferentes: por mal que acabaran, no creo confesión se convertía, no obstante, en una pieza más que en otros países el recuerdo de sus ex presidentes susdel escarnio incesante al que viene siendo sometido descite tal caudal de odio. A eso, nadie nos gana. de su salida del poder. De la misma forma, todo lo que se A televisión, inoportuna, emitió sus primeros vagidos en días de esplendor para el nazismo y el fascismo. De ello le viene, al igual que a la radio, su subordinación a los Estados que, después de utilizarlas, o padecerlas, como armas de guerra, han querido reservarse el control de las emisiones y, sobre todo, de los emisores. Así, a la europea- -por sistemas concesionales- -o a la americana- -por métodos licenciatorios- son los gobiernos quienes asignan o niegan licencias y atribuyen o retiran frecuencias para la emisión de sus propios programas o de sus vigilados competidores en la M. MARTÍN iniciativa privada. TanFERRAND to control, que si alguna vez tuvo justificación ya carece de ella, dio lugar a una actividad ilegal y clandestina en el mundo audiovisual. Son las radios y las teles piratas algunas provechosas para la causa de la libertad, que han venido ensuciando el éter, perturbando el equilibrio entre las frecuencias asignadas por el poder político. Mientras aquí, en España, algunas piratas emitían por su cuenta y con su riesgo, asistimos al pasmoso descubrimiento de las televisiones corsarias Iguales que las piratas, pero con patente de corso otorgada, en algunos casos, por los ayuntamientos y, en otros, por las autonomías. Con cargo al presupuesto, que es lo que singulariza y hace único el caso: el incumplimiento de la ley con protección y recursos de quienes debieran ser sus celosos guardianes. Históricamente fue TV 3, la televisión autonómica de Cataluña, la primera en saltarse a la torera la ley 46 83, la del Tercer Canal, que establece la existencia de televisiones regionales de titularidad estatal; pero, ahí está el detalle, en régimen de concesión, en el ámbito territorial de cada comunidad autónoma El sentido expansionista de Jordi Pujol no se resignó a tal limitación geográfica y los programas de TV 3 se ampliaron pronto a los llamados Países catalanes una ficción política con poso nacionalista. Impulsados por la Generalitat nació Acció Cultural del País Valencià, sin más función que instalar y mantener en la Comunidad de Valencia los repetidores necesarios para la total difusión de TV 3. Acciones similares se desarrollaron en Baleares y Aragón. Ya entonces algunos clamamos contra tal irregularidad legal; pero, lejos de tener éxito y promover la intervención pública limitadora de los corsarios- -filibusteros en razón de su independentismo- el ejemplo fue seguido por la práctica totalidad de las innecesarias y costosas televisiones autonómicas. La de Madrid puede seguirse en Valladolid; la de Andalucía, en Cáceres, y así hasta alcanzar la confusa promiscuidad entre las televisiones públicas regionales españolas. Ahora, con el visto bueno de Mariano Rajoy, el Gobierno de la Generalitat valenciana quiere cerrar los postes corsarios. ¿Por qué ahora, veinte años después, y por qué sólo en Valencia? L N