Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 VIERNES DE ESTRENO abc. hoycinema. com VIERNES 30 s 3 s 2007 ABC Amores prohibidos, mujeres de Oscar El director Richard Eyre, muy conocido en el mundo del teatro, cuenta en Diario de un escándalo -con la ayuda de Judi Dench y Cate Blanchett- la historia de dos obsesiones, de dos mujeres atrapadas en sus autodestructivas e incontrolables pasiones TONI GARCÍA BERLÍN. Diario de un escándalo no es una de esas películas para todos los públicos. En ella coinciden todos los elementos que generan ese fenómeno llamado polémica una maestra casada enamorada de uno de sus alumnos, una maestra con desvaríos emocionales enamorada de otra maestra y una telaraña de chantajes con final explosivo. El cóctel perfecto para agitar conciencias. Un thriller psicológico dice Patrick Marber cuando se le pregunta cómo definiría Diario de un escándalo El famoso autor de Closer (que popularizaran Natalie Portman, Clive Owen, Jude Law y Julia Roberts en su versión cinematográfica) decidió en su momento que la novela de Zoë Séller era el material perfecto para una historia que quería explicar algo más radical, un descenso a los infiernos Así nació la adaptación de Diario de un escándalo una película que explica la historia de dos mujeres, Barbara Covett y Sheba Hart. La primera es una maestra de escuela, solitaria y temida por los alumnos cuya vida cambia al conocer a la segunda, también profesora, pero absolutamente diferente. El encuentro hace que Barbara decida por fin compartir sus secretos y al mismo tiempo que asome una faceta suya que la propia Judi Dench define como muy oscura No ayuda a su actitud que Sheba se enamore de uno de sus alumnos y empiece un idilio que le puede costar la carrera. Barbara está enamorada de Sheba, pero creo que eso es sólo un reflejo de lo confusa que es su vida: ella no tiene a nadie, no cuenta sus secretos. Me encanta esa frase de mi personaje que dice: La gente siempre me confiesa sus secretos, pero ¿a quién puedo confiar los míos? Creo que resume a la perfección el espíritu de sus tormentos dice Dench de un personaje extremo que no tiene claro que quiera repetir: Me ha gustado el reto, pero al acabar el rodaje abrí una botella de champán, no podía más con tanta tensión Más de lo mismo comenta Cate Blanchett, la actriz- -que, como Dench, puede presumir de haber ganado el Oscar- -cuyo papel de maestra casada y liada con un menor levantó polvareda en el festival de Berlín: No creo que nadie pueda pensar que esta película está hecha para transmitir un mensaje sobre el mundo de la educación. El hecho de que tanto mi personaje como el de Judi sean maestras es sólo una anécdota. Supongo que hay personas que siempre tienen que buscar algún mensaje oculto... Blanchett afirma que hubo muchas razones para aceptar un papel tan controvertido: Me gustaba mucho que Richard Eyre fuera el director y el guión era fantástico, porque Patrick (Marber) es probablemente uno de los mejores escritores dramáticos que hay ahora mismo en el mundo, e incluso cuando tiene que adaptar las obras de otros lo hace con una calidad extraordinaria. Por si esto no fuera suficiente, la oportunidad de trabajar con Judi, que es una actriz que puede mejorar cualquier escena, me convenció sin reservas de que esta era una gran oportunidad Marber le devuelve los cumplidos cuando cuenta que cuando escribía el guión me iba convenciendo más y más de que Cate era la actriz perfecta para interpretar a Sheba En palabras de la actriz, la señal de que hizo lo correcto se confirma con la nominación para los Oscar Para ella, el hecho de que tanto Judi como yo estemos en el quinteto final no sólo habla bien de nuestra interpretación, sino que deja claro que el equipo de la película ha hecho un trabajo magnífico Para Richard Eyre, el director del filme, la primera vez que leí el guión pensé que era una historia de amistad y de intoxicación sexual. La historia de dos obsesiones, de dos mujeres atrapadas en sus autodestructivas e incontrolables pasiones Eyre, que es un nombre muy conocido en el mundo del teatro (ha dirigido obras como Mary Poppins o Hedda Gabler de Henrik Ibsen) se enamoró perdidamente del proyecto desde el primer momento: Bueno, llevo haciendo todo tipo de proyectos en el mundo del teatro y la verdad, cuando te ofrecen un material tan bueno como el que hay en Diario de un escándalo no puedes imaginar nada mejor para volver al mundo Amistad e intoxicación Richard Eyre: Son dos mujeres descontroladas por sus sentimientos, pero pocos mantienen el control cuando se trata de las emociones Judi Dench: Al acabar el rodaje abrí una botella de champán, no podía más con tanta tensión del cine Por otro lado, el propio Eyre reconoce tener problemas para definir la película: Espero que la gente no vea sólo las partes oscuras; creo que muchos verán la parte cómica, otros creerán que es algo ate- El recién llegado Cuando en una película se junta tanto talento como el que atesoran Cate Blanchett y Judi Dench está claro que alguien va a quedar a la sombra. En Diario de un escándalo -y aunque no ha pasado inadvertido- -el damnificado es Andrew Simpson, un jovencísimo actor (tenía 17 años cuando rodó la película) que debía dar el do de pecho contra nada más y nada menos que Blanchett, interpretando a su amante. El actor estaba en Australia cuando recibió una llamada para hacer una prueba con la actriz. Simpson voló hasta Inglaterra y poco después recibió una llamada: Realmente quería el papel, pero que me contrataran fue algo que ni siquiera había soñado El director admite que Simpson fue la mejor opción y Blanchett explica que desde el primer momento en que lo conocí Andrew fue alguien increíblemente concentrado. Como Steven- -su personaje- -recorre la línea entre inocencia y madurez de una manera en la que no deja a la audiencia encontrar una salida fácil El joven actor describe su papel como el de alguien que no busca una relación sólida. Es sólo un adolescente y quiere probar cosas nuevas, descubrir cosas. Quiere ser un adulto, pero no está listo para crecer rrador. Lo cierto es que estas dos mujeres están descontroladas por sus sentimientos, pero hay pocas personas que mantengan el control cuando se trata de las emociones En la presentación de la película en el último festival de Berlín (y aparte del mencionado escándalo, a los que parece abonado el certamen) lo más buscado fueron las típicas y tópicas declaraciones en torno a la estatuilla dorada y sus implicaciones. Claro que me gustaría volver a ganarlo, ¿a quién no le gustaría tener otro Oscar? Pero no me siento favorita, y a decir verdad es mejor así, porque cuando uno va con expectativas o todos empiezan a decir que eres la favorita es cuando todo te sale al revés declaraba Cate Blanchett. Dench, una señora sin pelos en la lengua, fue mucho más clara al