Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 s 3 s 2007 Tribuna Abierta AGENDA 67 Bernardo Rabassa Sociólogo. Presidente del Club Liberal Español ZP... ¿EN BUSCA DEL NOBEL DE LA PAZ? ESDE el 22 de marzo de 2006, en que tres enmascarados con boinas y un fondo de banderas nacionalistas declaró el alto al fuego en nombre de ETA, no dejo de preguntarme por los objetivos de nuestro presidente del Gobierno. Ante todo, los evidentes, y que han tenido entretenida a toda España, por el método y las formas, unos a favor y los otros en contra, de los que se va decantando una convicción cada vez mayor de que el Estado está cediendo ante el chantaje de ETA y de Herri Batasuna, que no sólo buscan la independencia, sino crear una república soviética en ese hermoso rincón de España, nuestra nueva Cuba, a la que tanto añoramos en nuestras habaneras, y que perdimos nada menos que en guerra con los U. S. A. Bueno, pues si no hay guerra, ¿a qué viene pedir la Paz en nombre las Cortes soberanas que le han dado carta blanca a ZP? Quien consigue la Paz normalmente es premiado con el Nobel de la Paz, que curiosamente no es estricto sensu un premio Nobel, pues no proviene ni de la herencia de Alfred Nobel, ni de la Academia Sueca, sino que es otorgado por el Parlamento de Noruega, y no es aceptado como tal por la familia Nobel. Además, en 1968 se decidió no crear más Premios Nobel de los ya existentes (Física, Química, Filosofía, Medicina y Literatura) de hecho, el Premio Nobel de Economía, creado en 1968 por el Banco Central de Suecia se llamó Premio Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel. Por ello, y con similar prestigio, existe el Premio Nobel de la Paz, cuyos primeros galardonados fueron, en 1901, Jean Henri Dunant y Fréderic Passy, fundador nada menos que de la Cruz Roja Internacional, el primero, y Secretario General de la Liga Internacional para la Paz Permanente, el segundo. Destacados, pero preocupantes nombres, fueron también galardonados: Roosevelt (1906) Wilson (1919) Austen Chamberlain (1925) Kissinger (1973) Sadat y Begin (1978) Pérez Esquivel (1980) Gorvachev (1990) Arafat, Peres y Rabin (1994) Jimmy Carter (2002) nombres que desasosiegan, algunos siniestros guerreros, e incluso terroristas, que por tirar las armas, o por algún que otro trapicheo político, consiguieron en algún momento de sus vidas la Paz que antes también ayudaron a perturbar. D Premio es sinónimo de recompensa y el Nobel de la Paz supone la nada despreciable cifra de un millón cien mil euros, lo que animaría a cualquiera. Pero también lo es de precio, pago, remuneración, merced, beneficio, corona, triunfo, ovación y condecoración Para nuestra memoria histórica, conquistaron galardón personajes que seguramente sí lo merecían, como fue el propio Dunant, la Cruz Roja (1917) Aristide Briand (1926) Albert Schweitzer (1952) ACNUR (1954) Martín Luther King (1964) Anoche tuve un sueño... UNICEF (1964) Sajarov (1975) Amnesty International (1977) Madre Teresa de Calcuta (1979) Cascos Azules (1988) Nelson Mandela (1993) Médicos sin Fronteras (1999) y un largo etcétera; el último, Mohamed Yunus, el banquero de los pobres lo que demuestra cuán cerca está la Paz de la Guerra, y viceversa. Si vis pacem para bellum ya decían los romanos. on que, volviendo a nuestro caso, la Paz de ZP, resulta que una de las condiciones del premio es haberse hecho visible a nivel internacional, y ésta es la única explicación que encuentro a la pírrica votación del Parlamento Europeo, al que no le iba ni le venía el tema español; tanto los que votaron a favor como en contra, ¿disponían de suficiente información sobre una guerra que no ha existido? ya que los casi mil asesinados lo han sido sólo de una parte, salvo el vergonzoso episodio de los GAL, que pagaron ya los socialistas con la pérdida del poder, y la cárcel y la ignominia para sus creadores. El Estado Español, en estos cuarenta años de sin razón se ha limitado a aplicar la ley, y a subvencionar cuantiosos costes en escoltas y defensa pasiva: ni tiros en la nuca ni ley de fugas. Frente a ello, la chulería de sus condenados ante la justicia, el Estado, el Gobierno, o cualquiera que se les ponga por delante. Cuarenta años de entierros oficiales y de familias destrozadas, que la Amnistía sepultará en el olvido, pues esto es lo que significa en griego: no me acuerdo Más recientemente, en la XVI Cumbre Iberoamericana, el Gobierno Español amagó con meter en la Agenda el tema de la ETA y la PAZ de ZP ¡Más vi. sibilidad! y ahora en Iberoamérica, plagada de guerrillas y guerras de las de verdad, sacu- diéndose los unos a los otros la badana: escuadrones de la muerte paramilitares guerrilleros ¿Otro intento más para alcanzar visibilidad para una candidatura el Nobel de la Paz? ¿Acaso la presencia del Rey hizo retroceder al Gobierno en su clarísima intención de propaganda? La verdad es que nos hemos cubierto de gloria no consiguiendo ninguna solución para la inmigración a España, pero, eso sí, condenando el embargo de Cuba y el Muro de la vergüenza de Bush. ara mayor asombro del que suscribe, el único documento que recoge los compromisos del Gobierno y de ETA está guardado en una caja fuerte en la sede del Centro Henri Dunant en Suiza (ABC- 8.11.2006) Nada menos que en el Centro que lleva el nombre del primer Premio Nobel de la Paz, en 1901, al que antes me he referido. Ya empiezan a ser muchas las coincidencias, a las que se añade la Plataforma Alianza de Civilizaciones éxito mundial del contrasentido, pues civilización sólo hay una, la que proviene de la civitas romana, la del ciudadano del Mundo Occidental al que pertenecemos. El otro, los musulmanes, por los que tengo un profundo respeto, son una cultura o una religión elevada a la categoría de la política, en todo caso, pero no creo que sea muy civilizada, ni el papel de la mujer, ni la guerra santa, ni el terrorismo islámico, ni el hecho de que ni un solo país musulmán tenga ninguna democracia seria, pues cuando no son dictadores personales, o monarquías más o menos absolutas, están totalmente vigiladas por el ejército (Turquía y Egipto) sobre todo teniendo en cuenta que Zapatero ha entregado 528 millones de euros como aportación voluntaria del Gobierno español al Fondo de Desarrollo de la ONU. ¿Es esto o no comprar voluntades? De forma que mucho me temo que se trata de otra plataforma más de la propaganda del régimen, eso sí, llena de personalidades que podrían- ¿quizás? -proponer en su día a ZP para el Nobel de la Paz, empezando por su propio organizador, el Secretario General de la ONU, Kofi Annan (Nobel de la Paz en 2001) que ha designado un Comité de 18 personalidades: Desmond Tutu (Nobel de la Paz en 1984) el omnipresente ex director de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, que por cierto ha recibido a través de su Fundación Cultura de P C Paz 186.000 euros del Ministerio de Asuntos Exteriores, 176.195 euros del Tripartito catalán (Generalitat) y 91.000 euros del Gobierno Vasco de Ibarretxe para crear el Observatorio de la Paz, y con otras 16 personalidades de todas partes del mundo, entre las que se incluye Mohamed Khatami, ex presidente de Irán, que tan preocupados nos tienen con su potencial bomba atómica, que imagino habrá creado para que se instale la Paz en Medio Oriente, con una última escenificación en Estambul, con Erdogan recibiendo las conclusiones y ZP aprove, chando que el Pisuerga pasa por Valladolid para dar a conocer internacionalmente su Agenda de Paz en Euskadi, que se supone le tendría que tener sin cuidado a la Alianza de las Civilizaciones ¡Más visibilidad internacional! Paz, sí, pero ante todo en libertad, y esto, mucho me temo, que es algo de lo que no se habla entre ETA y el Gobierno, con un pueblo vasco atemorizado por la Kale Borroka, o el potencial asesinato, por lo que no han podido renunciar los más amenazados a sus escoltas. ¡No será porque no haya tenido decenas de consultas democráticas en el País Vasco, sin que por ello haya cedido el terror! Es más, el entramado de ETA se aprovechó de la circunstancia para financiarse a costa del erario público, hasta que el juez Garzón puso coto a tal dislate, y aún ahora todavía desde instancias políticas vascas y gubernamentales se critica, abierta o disimuladamente, la actuación judicial contra etarras sanguinarios, como De Juana Chaos, o el enjuiciamiento del anterior presidente del Parlamento Vasco, Juan María Atutxa, que amparó a Herri Batasuna frente a resoluciones judiciales que obligaban a su disolución, y encima tenemos que aguantar las amenazantes ruedas de prensa de Otegi y de Permach. remio es sinónimo de recompensa y el Nobel de la Paz supone la nada despreciable cifra de un millón cien mil euros, lo que animaría a cualquiera. Pero también lo es de precio, pago, remuneración, merced, beneficio, corona, triunfo, ovación, y condecoración, según Casares. ¡No estaría, pues, de más que si la intención de ZP es todo lo altruista que todos desearíamos que fuera, renunciara, como Artur Mas ante notario, a estas mundanas recompensas! ¡Es más, los ingenuos idealistas nos conformaríamos con que anunciara que nunca será candidato! devolviendo la dignidad a su tortuosa e incomprensible conducta. La conducta del Cesar no sólo debe ser honesta, sino parecerlo... P