Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID VIERNES 30 s 3 s 2007 ABC El día que Madrid tuvo un teatro en el corazón Madrid vivió su primera gran fiesta escénica. La Noche de los Teatros rindió homenaje a la creación con más de ochenta propuestas que no dejaron indiferente a nadie. La ciudad se engalanó y los madrileños se entregaron POR MABEL AMADO FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. A las cinco de la tarde, como si de una cita torera se tratase, la ciudad inauguró su primera Noche de los Teatros. Y es que a pesar de no hallarnos en el albero, la jornada prometía todo tipo de suertes. El primero en lanzarse al ruedo en este tributo a las artes vivas y a los teatros fue el actor Josep Maria Pou, quien en compañía del consejero de Cultura y Deportes, Santiago Fisas, leyó el pregón inaugural con el que arrancaba una maratoniana noche llena de música, teatro de calle, sesiones de improvisación, hip- hop, circo, clases magistrales... El lugar no podía haber sido elegido con más mimo, como recordó su propio director, Ignacio Amestoy: la Real Escuela Superior de Arte Dramático. A ella volvió Pou, cuarenta años después de su ingreso como pardillo para animar a toda la ciudad a compartir esta fiesta. Abramos la puerta a la noche, que entre a borbotones por calles y teatros y nos arrastre en su corriente. Y celebremos, calados hasta los huesos, el milagro que a diario se produce cuando alguien de cualquier lugar sale de su casa con vocación de espectador y da con alguien con vocación de actor afirmó Pou. Con esta energía y dispuestos a cambiarle la cara a Madrid por una noche el actor dio por inaugurada la jornada, no sin antes animar al público a sustituir el corazón de Madrid por el teatro y que empiece a latir y que ese latido retumbe por toda la ciudad y más allá. Por toda la región y mucho más. Porque Madrid tiene esta noche un teatro por corazón... Y con esta intención, los primeros en acercar el teatro al público fueron los propios alum- Las cápsulas de teatro ofrecieron ayer la acción comprimida en tres contenedores industriales nos de la Resad, secundando esta novedosa iniciativa de la Consejería de Cultura y Deportes. Para la ocasión eligieron dos espectáculos: Con las espadas en alto una exhibición de esgrima creada por Iñaki Gorroñogoitia, y Canciones para una noche de primavera una exhibición de canto obra de Virginia Gutiérrez. De entre las numerosas propuestas de este gran homenaje al teatro- -en total se desarrollaron 81 actividades desde las 17.00 horas y hasta la una de la madrugada- -les relatamos uno de los múltiples recorridos que se pudieron realizar ayer por un Madrid convertido en gigantesco escenario. Comencemos. De la Resad salimos a espacio abierto, en concreto, a la plaza de Sánchez- Bustillo, frente al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. El escenario que nos esperaba no recordaba a un teatro, sino a una zona industrial. Y es que la creación contemporánea más experimental se mostraba en un nuevo formato: la acción comprimida en tres contenedores industriales. En ellos se pudieron seguir trabajos de siete compañías que acogían al público en la más absoluta intimidad. Estas píldoras escénicas de aproximadamente 20 minutos llamaron mucho la atención de los madrileños, que pronto formaron largas colas ante la entrada de cada contenedor. Este fue, sin duda, un inconveniente en la jornada, y algunos espectadores se quejaron de la mala organización Sin embargo, para otros, como Miguel, un peque de 4 años que acudió con su madre y sus hermanas, la espera era un aliciente más. Y eso que no comprendió el espectáculo y en algunos momentos se despistó... En esta misma plaza, otro espacio concitó mucho interés: Cuisine Concrète de la compañía Le Comité. Se trataba, en palabras de María Durán, de un concierto- performance gastrosonoro o músico- gastronómico, para escuchar tumbados y tapear de pie Para entendernos: mientras Óscar hacía un clásico salmorejo, María grababa todos los sonidos de esta cocina improvisada para, posteriormente, jugar con ellos a través de tres cucharas que sustituían interruptores. Tras la sesión, invitaban al público a tomar una tostada con salmorejo. Todo un montaje dirigido a oyentes con apetito voraz... Cambiamos el escenario en la calle por un teatro, el Alfil. Para festejar esta noche, la compañía Yllana, que presenta en esta sala Star Trip y Los mejores Sketches de Monty Python salió a la calle a recibir al público. Ataviados con sus trajes de astronauta, bajo una singular nube de humo- -fruto de los efectos especiales- brindaron con cava y charlaron animadamente con la concurrencia. Entre brindis y promesas, hicieron toda una declaración de intenciones, De aquí a la Luna. El teatro ha llegado a la Luna, ahora sólo hace falta que se construyan allí... Esta acción se repitió ayer en los 45 teatros adheridos a la iniciativa, como La Abadía, Albéniz, Amaya, Cuarta Pared, Español, Ítaca, La Latina, Maravillas, El Montacargas, Movistar, Coliseum, Lope de Vega, Calderón... En todos ellos, el público fue recibido con música clásica o jazz y tras la función conversaron con los actores y brindaron por el gran homenajeado de la noche: el teatro. Volvemos a la calle, en concreto a la plaza de Vázquez de Mella, donde nos esperaban Vero Cendoya y Guille Vidal- R. Belil. Con un lleno total, ambos ofrecieron su espectáculo 18- 28 de danza contemporánea y hip- hop en una comunicación pura y explícita, con mucha improvisación. Con sus evoluciones lograron ganarse al público, de todas las edades, que siguió el ritmo de su música con el cuerpo y con las palma. Al concluir su pase, todos Música y cava Alumnos de la Resad