Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍA Tribuna abierta VIERNES 30 s 3 s 2007 ABC María Antonia Trujillo Ministra de Vivienda COMIENZA EL CAMBIO EN LA EDIFICACIÓN ESDE ayer, el Código Técnico de la Edificación se aplicará en su totalidad a todos los edificios que se construyan en España, así como a las grandes obras de modificación, reforma y rehabilitación. Tenemos la suerte de vivir unos momentos en los que la arquitectura española está siendo distinguida internacionalmente no sólo por la alta calidad y cantidad de nuestros profesionales, sino también, lo que resulta más significativo, por su liderazgo mundial, conceptual y social. Esta arquitectura se refleja en el ideario edificado de nuestras ciudades, objeto de la mayor transformación de progreso del último siglo. No todo se ha hecho bien, pero no todo se ha hecho mal. Tenemos nuevas formas, nuevas tecnologías, nuevas ideas para una arquitectura realizada desde la participación pluridisciplinar con el objetivo final de mejorar el desarrollo social y económico y de ampliar el espacio habitable manteniendo la perspectiva del ciudadano como legítimo y único destinatario. al mismo tiempo, nos encontramos con edificios, calles y ciudades, paisajes en definitiva, en contradicción permanente con una ciudadanía que siente la necesidad de reencontrarse con el medio ambiente y la defensa del entorno, y que es más sensible y más exigente en sus demandas. En este contexto de cambio y sensibilización, nos encontramos con la industria de la construcción y de la edificación- -desde la fabricación y transporte de los materiales hasta la construcción y demolición del edificio- una de las más contaminantes y responsable directa de la mitad de la emisión de CO 2 a la atmósfera. Debemos dar respuestas y así lo estamos haciendo en el Ministerio de Vivienda, en el ámbito de la edificación con el CTE, que es de aplicación obligatoria desde ayer. El edificio tiene vida propia: nace, crece, siente, respira y enferma casi como un ser humano, al que debemos prolongar su existencia en las mejores condiciones con las actualizaciones necesarias el máximo de tiempo posible. El CTE no es sólo una herramienta técnica: es un código que proporciona seguridad a las personas y bienestar a la sociedad, que contamina Tenemos nuevas formas, nuevas tecnologías, nuevas ideas para una arquitectura realizada desde la participación pluridisciplinar con el objetivo final de mejorar el desarrollo social y económico y de ampliar el espacio habitable manteniendo la perspectiva del ciudadano como legítimo y único destinatario D Y menos y que reducirá la factura energética de los hogares. Además, el sector de la edificación dispone ya de una norma específica unitaria para todo tipo de edificaciones que, por otro lado, fomenta la productividad y la innovación de nuestras empresas. l Ministerio de Vivienda ha realizado y está llevando a cabo un gran esfuerzo para su difusión y conocimiento de la propia ciudadanía, después de un arduo trabajo de elaboración en el que han participado decenas de expertos. Desde el pasado 29 de septiembre eran de aplicación obligatoria los Documentos Básicos correspondientes a Seguridad en caso de Incendio, Seguridad de Utilización y Ahorro de Energía. Y ahora se suman el Documento de Seguridad Estructural y el de Salubridad. En cuanto al Documento Básico de Seguridad Estructural que entró ayer en vigor, tiene por objeto establecer re- E glas y procedimientos que permitan cumplir las exigencias básicas de seguridad estructural establecidas en el CTE. El objetivo del requisito básico consiste en asegurar que el edificio tiene un comportamiento estructural adecuado frente a las acciones e influencias previsibles a las que pueda estar sometido durante su construcción y uso previsto. n este Documento Básico se establecen cuestiones relacionadas con las bases de cálculo, la edificación, los cimientos y las estructuras de acero. Además, se elimina el vacío reglamentario existente en relación con las estructuras de madera, que suponía un obstáculo para la utilización de este material, que en todo caso debe contar a partir de ahora con un certificado de madera sostenible. Respecto al Documento de Salubridad, éste trata de afrontar diversos problemas de la edificación en España que afectan a la higiene y sa- E lud de las personas y a la protección del medioambiente en el entorno edificatorio: -Protección frente a la humedad, limitando el riesgo de presencia inadecuada de agua o humedad en el interior de los edificios y en sus cerramientos como consecuencia del agua procedente de precipitaciones atmosféricas, de escorrentías, del terreno o de condensaciones, y disponiendo medios que impidan su penetración o evacuación sin producción de daños. -Recogida y evacuación de residuos. A partir de ahora, los edificios dispondrán de espacios y medios para extraer los residuos ordinarios generados en ellos de manera acorde con el sistema público de recogida. De modo que se facilite la adecuada separación en origen de dichos residuos, la recogida selectiva de los mismos y su posterior gestión. -Calidad del aire interior. Con este Documento Básico, los edificios deberán disponer de medios para que sus recintos se puedan ventilar adecuadamente, eliminando los contaminantes que se produzcan de forma habitual durante su uso normal, de forma que se aporte un caudal suficiente de aire exterior y se garantice la extracción y expulsión del aire viciado por los contaminantes. Para limitar el riesgo de contaminación del aire interior de los edificios y del entorno exterior en fachadas y patios, la evacuación de productos de combustión de las instalaciones térmicas se producirá a partir de ahora por las cubiertas de los edificios, con independencia del tipo de combustible y del aparato que se utilice, de acuerdo con la reglamentación específica sobre instalaciones térmicas. -En relación al suministro de agua, los edificios dispondrán de medios adecuados para suministrar al equipamiento higiénico previsto de agua apta para el consumo de forma sostenible, aportando caudales suficientes para su funcionamiento, sin alteración de las propiedades de aptitud para el consumo e impidiendo los posibles retornos que puedan contaminar la red, incorporando medios que permitan el ahorro y el control del agua. yer, por tanto, se inició la aplicación a la edificación de una nueva concepción normativa, moderna, con capacidad de adaptación, de asumir las técnicas constructivas más avanzadas y de exigir el cumplimiento de las disposiciones fijadas por la Unión Europea en materia de edificación sostenible y ahorro energético. A