Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL VIERNES 30 s 3 s 2007 ABC La violencia urbana atiza la polémica de Sarkozy y Royal La cuestión de la seguridad, crucial en los comicios de 2002, se ha sumado de forma inesperada a esta campaña electoral JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Inseguridad urbana, inmigración e identidad nacional atizan los enfrentamientos verbales más duros entre Ségoléne Royal, socialista, François Bayrou, centrista, y Nicolas Sarkozy, conservador, desenterrando el fantasma del 2002, cuando Jean Marie Le Pen, extrema derecha, eliminó al candidato socialista, Lionel Jospin, en la primera vuelta de la elección presidencial. Las violencias que se produjeron en la noche del martes en la parisina Estación del Norte, tal vez la de mayor tráfico suburbano de Europa, han atizado las más abruptas declaraciones de los tres principales candidatos. Nicolas Sarkozy denuncia a una candidata socialista que, a su modo de ver, toma partido a favor de quienes atacan con violencia a las fuerzas del orden Ségolène denuncia a un candidato conservador que, desde su punto de vista, es el primer culpable del clima de inseguridad nacional Bayrou ataca a Ségolène y Sarkozy, por enzarzarse en una batalla que él considera muy peligrosa la Inmigración. Desde la óptica popular, inmigración, inseguridad e identidad nacional son temas indisociables. Hace cinco años, la izquierda y la derecha dejaron a la extrema derecha de Le Pen el casi monopolio de esa temática. Hoy, Sarkozy y Ségolène utilizan los mismos temas, desde sus respectivas ópticas ideológicas. La candidata socialista ha propuesto que cada familia tenga una bandera nacional en su domicilio, para colgarla en el balcón o las ventanas los días de fiesta. En ese marco, Jacques Chirac, presidente de la República, ha hecho aprobar con urgencia el decreto de creación del Observatorio de la laicidad (Odl) que tendrá por misión la elaboración de informes anuales, con el fin de facilitar a los futuros gobernantes unos indicadores sociales bastante precisos, que permitan identificar problemas de integración y de respeto mutuo entre los franceses de distintas convicciones religiosas. Todos nos acordamos de Labor de vigilancia AP La amarga realidad Con su carácter aparentemente marginal y secundario, el estallido de violencia nihilista en la Estación del Norte ha recordado la más honda y amarga realidad. Un 83 por ciento de los franceses consideran que no se castiga con suficiente severidad a quienes se cuelan en los transportes públicos sin pagar. Y un 67 por ciento estima que Sarkozy lleva razón proponiendo la creación de un Ministerio de la Integración y que la campaña presidencial del 2002 se decidió en gran medida por cuestiones como la inseguridad y el uso electoral de algunos inquietantes acontecimientos advertía ayer el vespertino Le Monde El diario alertaba del riesgo de jugar con el miedo de las personas En la extrema derecha, Jen Marie Le Pen continúa cotizándose con un 12 ó 13 por ciento de Le Pen intenciones de voto, en la primera vuelta, muy lejos de las marcas de Ségolène, Sarkozy y Bayrou. Según Jean Marie Le Pen, que consiguió pasar a la segunda vuelta en las presidenciales de 2002, el balance de Sarkozy como ministro de Interior es un fracaso y los incidentes en la estación de tren se deben a la política de inmigración masiva llevada a cabo desde hace años.