Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional VIERNES 30- -3- -2007 ABC El presidente palestino, Abbás, a la izquierda. habla con el presidente iraquí, Talabani, en el centro, y el ministro iraquí de Exteriores, Zebari, durante la cumbre de Riad REUTERS Washington rechaza la alusión del Rey saudí a la ocupación ilegal de Irak La Declaración de Riad proclama un frente árabe frente a quienes violan sus tierras, en una velada alusión a Israel y a EE. UU. LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL RIAD. En una desconocida afirmación de unidad para hacer frente a los riesgos que amenazan con modificar el estado de cosas en la región, disolver nuestra identidad común y minar los lazos que nos atan las naciones miembros de la Liga Árabe se pusieron ayer de acuerdo en Riad para consolidar una efectiva solidaridad árabe desde la que reclamaron la iniciativa de paz ofrecida a Israel como el camino correcto para superar el conflicto en función de la fórmula de paz por territorios. Y advirtieron de la amenaza de una carrera nuclear en la zona si no se aplican las mismas reglas a los actores involucrados, en referencia al desarrollo iraní que tanto intimida a los vecinos moderados, pero también, a los ocultos arsenales atómicos de Israel. Lo hacían a través de la ya bautizada como Declaración de Riad, un texto cuajado de referencias a los peligros que les acosan, y a la necesidad de cerrar filas para abordar cuanto antes el diálogo con los países vecinos pero de acuerdo- -subraya el documento- con la específicas posiciones árabes Las peligrosas condiciones presentes en nuestra región, donde la tierra árabe es violada y sus recursos desperdiciados, requieren que todos nosotros estemos juntos en el diseño de nuestro destino y la preservación de nuestra unidad proclamaba ayer la resolución. En sintonía con el mensaje expresado un día antes por el rey anfitrión, Abdulá Abdelaziz, en el que ya advirtió que Arabia Saudí y las naciones hermanas no permitirán a ninguna fuerza extranjera diseñar el futuro de la región, y ninguna pancarta ondeará en la tierra árabe a excepción de la del arabismo todo ello con la mirada puesta en la ocupación ilegal de Irak por Estados Unidos y el conflicto palestino. Esta referencia del monarca saudí a Estados Unidos levantó ampollas ayer en la Administración Bush, supuestamente estrecho aliado del régimen wahabí. El subsecretario de Estado, Nicholas Burns, expresó en Washington su sorpresa y añadió que su Gobierno pedirá aclaraciones a Riad sobre el discurso del monarca en la cumbre árabe, Un nuevo amanecer titulaba a mayor gloria del rey Abdulá el diario local The Saudi Gazette haciendo hincapié en que, por una vez, la Liga había conseguido sobreponerse a sus diferencias internas para apostar por un destino que no es la desunión ni el retraso al que durante 60 años de vida se ha resignado la institución. La cita, adornada en esta 19 edición con el más nutrido elenco de invitados ilustres logrado hasta ahora- -incluido el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon o la inesperada aparición del canciller iraní, Manuchehr Mottaki- -se saldaba también con la proclama de la paz justa y global como opción estratégica de la Liga Árabe y su rechazo a todas las Asistencia masiva formas de terrorismo y extremismo Dos elementos muy presentes en el turno de 10 minutos que correspondió en la sesión de clausura el presidente palestino, Mahmud Abbás, en el que confirmó la voluntad de los palestinos de tender la mano de la paz al pueblo israelí y llamó expresamente a los hebreos a no dejar escapar otra oportunidad Abbás hablaba en respuesta a la negativa del viceprimer ministro judío, Simon Peres, que rechazó la oferta árabe ratificada apenas un día antes en Riad por entender que, vistos sus términos las negociaciones no tendrían ya razón de ser Esta reacción del número dos de Ehud Olmert suscitaba a vez los airados reproches del canciller saudí, el príncipe Saud alFaisal, que sentenciaba que cada vez que los árabes adoptan resoluciones de paz claras y francas, ellos las rechazan categóricamente