Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 s 3 s 2007 ESPAÑA 33 RELIGIÓN Así surgió la Biblia de Jerusalén Esta versión del Antiguo y del Nuevo Testamento es una de las grandes publicaciones del siglo XX. Consiga con ABC, el próximo domingo, el primero de los cinco tomos por sólo 4,95 euros JOSÉ GRAU MADRID. Al acabar la II Guerra Mundial, la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa, fundada por el padre Marie- Joseph Lagrange en 1890 y con sede en Jerusalén, se propuso poner a disposición de un público culto los resultados más seguros de la investigación bíblica. Lagrange (1855- 1938) gran teólogo y exégeta, era un dominico que había conseguido una excelente formación en lenguas orientales en universidades como la de Salamanca y la de Viena. El proyecto consistía en una nueva traducción, al francés, de cada uno de los textos sagrados, con notas explicativas a pie de página y referencias en los márgenes. Cada libro, o grupo de libros, iba precedido de una sólida introducción en la que se abordaban cuestiones relativas a la fijación del texto, su historia literaria, canonicidad y contenido teológico. Aunque la dirección científica del proyecto recaía en los especialistas de la Escuela Bíblica, en él colaboraron también otros ilustres exégetas franceses. El fruto de estos trabajos lo publicó en 1955 la prestigiosa Éditions du Cerf (París) una editorial fundada por los dominicos. El título original era la Santa Biblia, pero, por su estrecha relación con la Ciudad Santa, se hizo enseguida célebre bajo el nombre de Biblia de Jerusalén. En 1973 y en 1998, la edición francesa fue revisada y mejorada. Al original francés le siguieron versiones en español y en otras lenguas. En el campo de la Sagrada Escritura, la Biblia de Jerusalén es uno de los grandes acontecimientos del siglo XX. Supuso un nuevo estándar y estableció un nuevo estilo, con su traducción cuidada al máximo, su unidad coherente y las notas a pie de página, que ponían a disposición de los católicos los avances de la investigación bíblica, según el camino marcado por Pío XII en su encíclica Divino afflante Spiritu de Fachada de la basílica adjunta a la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa, con sede en Jerusalén 1943. Si nos ceñimos al ámbito hispánico, probablemente sólo esté a su altura la Biblia de la Universidad de Navarra, de reciente aparición, cinco tomos magistrales. En España, la Biblia de Jerusalén la puso a la venta Desclée de Brouwer por primera vez en 1967, y ha sido corregida y reeditada en 1975 y en 1998. La versión en nuestra lengua, que ahora ofrece ABC, traduce directamente de las originales. Se caracteriza, como la francesa, por una gran fidelidad a los textos hebreo, griego y arameo. Las notas, concordancias e introducciones, sí que son una traducción directa del francés. El director del equipo de intérpretes españoles, José Ángel Ubieta, señalaba: Nuestra Biblia se suele calificar de estudio, o para el estudio. Se caracteriza por las notas de carácter técnico y de tipo teológico. Hay biblias con otras características, unas con un texto literario actualizado, otras que llevan notas eminentemente pastorales. Creo que debe existir esa ABC Los hermanos de Jesús trataban de hablar con él Sus hermanos (de Jesús) trataban de hablar con él (Mateo 12, 46) Dio por concluida Dios en el séptimo día la labor que había hecho (Génesis 2, 2) Y no la conoció (San José a la Virgen María) hasta que dio a luz un hijo (Mateo 1, 25) Cristo, el Mesías, ¿tuvo hermanos? ¿Cómo vamos a aceptar que Dios creó el mundo en siete días en estos tiempos del Big Bang Si Santa María fue Virgen, ¿por qué Mateo afirma que San José no la conoció hasta que dio a luz un hijo La ventaja por decirlo de algún modo, que llevaban los protestantes a los católicos en la interpretación y estudio de la Escritura, quedó anulada como muy tarde con la aparición de la Biblia de Jerusalén. La profundidad y precisión de este texto contribuyen a desactivar lo que en principio parecen contradicciones de la doctrina católica. La Biblia de Jerusalén, aunque no sólo Nuevo estándar y nuevo estilo ella, muestra que no son tales. Por ejemplo, en la nota a Mateo 12, 46, sobre los hermanos de Jesús, la Biblia de Jerusalén enseña: No hijos de María sino parientes próximos, como por ejemplo primos, que en hebreo y en arameo se llamaban también hermanos gama de posibilidades, porque cada persona busca una manera diferente de acercarse a las Escrituras Sagradas Recientemente, Benedicto XVI ha recordado a los católicos que la oración no es algo superfluo. Para un cristiano es cuestión de vida o muerte. Sólo la persona que reza, subraya el Papa, se puede identificar con Jesucristo y seguirlo. Pues bien, dentro de ese panorama, la meditación de la Biblia es clave. El Concilio Vaticano II, en su constitución Dei Verbum recomienda a todos los fieles la lectura asidua de la Escritura para que adquieran la ciencia suprema de Jesucristo (Filipenses, 3, 8) pues desconocer la Escritura es desconocer a Cristo (San Jerónimo) Los directores espirituales aconsejan siempre a los fieles que se compren una buena Biblia y que la lean a diario. Pero el Antiguo y el Nuevo Testamento han sido también libros esenciales en la formación de los grandes hombres de todos los tiempos, cristianos o no. Los lectores de ABC pueden aprovecharse ahora de la gran ocasión que les brinda nuestro periódico, con la distribución de la Biblia de Jerusalén, para llevar a la práctica el consejo arriba citado.