Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 29 s 3 s 2007 Elecciones presidenciales en Francia INTERNACIONAL 39 Una batalla campal en el Metro de París provoca el choque de Sarkozy y Royal La detención policial de un joven negro sin billete provocó una ola de vandalismo J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El clima de confusión moral, incertidumbre social y vacío político es tan inmenso que un simple incidente en una estación de Metro y trenes de Cercanías comenzó por transformarse en un estallido de violencia incontrolada, pronto recuperado como una batalla política electoral, con un largo rosario de acusaciones apocalípticas. La noche del lunes, la Policía intervino en la Estación del Norte para pedir la documentación de un joven negro que no llevaba billete de Metro. El joven intentó escapar, resistiendo con violencia. La Policía intervino con energía En apenas diez minutos de altercado, a una hora punta, el público se dejó llevar de un ataque de pánico. El joven negro recibió el apoyo de una banda de amigos. La Policía se vio obligada a pedir refuerzos con urgencia. Los enfrentamientos se prolongaron durante unos treinta minutos, con un balance desastroso: una docena de detenciones, varios policías hospitalizados, numerosos destrozos de escaparates y robos. Doce horas más tarde, ayer por la mañana, estalló la batalla política. Ségolène Royal, socialista, y los principales portavoces del PS, denunciaron un clima de inseguridad permanente, consecuencia de la desastrosa política policial de Nicolas Sarkozy François Bayrou se sumaría raudo al coro de críticas apasionadas: Francia vive en estado de miedo permanente, consecuencia de una política policial a ultranza Un joven destroza una mampara publicitaria durante los disturbios del Metro, la noche del martes subrayando que, en verdad, el joven negro había entrado ilegalmente en Francia, ya ha sido detenido y liberado en una veintena de ocasiones, y deberá ser juzgado por violencia contra la Policía. En principio, el incidente de la Estación del Norte no debiera tener mayores repercusiones. Los comerciantes con escaparates rotos y robados han presentados querellas. Los trece detenidos serán juzgados. Y la campaña seguirá su curso. Hay previstas, sin embargo, manifestaciones de apoyo a inmigrantes sin papeles. Sin embargo, la rapidez con que se propagó la violencia, en la estación del Metro y de ferrocarril de Francia, a una hora punta, refleja bien el estado de crisis social permanente. Cualquier transeúnte o turista que haga escala en esa estación podrá comprobar, a cualquier hora del día, una presencia masiva de bandas de franceses de raza negra, circulando entre bromas y risas, vigilados de cerca por grupos de dos a seis policías, armados de porras y pistolas, acompañados de perros guardianes. La noche del lunes estalló una pequeña crisis, pronto sofocada. No es un secreto que hay entre 750 y 850 AP Cruce de acusaciones Consciente de que buena parte de la opinión pública apoya su política de seguridad, Nicolas Sarkozy replicaba con irónica serenidad: Somos el único país donde la candidata a la Presidencia toma partido a favor de quienes golpean a la Policía, se cuelan en los trenes sin pagar y roban escaparates mientras sus amigos tiran piedras contra las fuerzas del orden Tras el rosario de insultos mutuos, François Baroin, el nuevo ministro del Interior, defendía la intervención policial, guetos urbanos, donde pueden producirse incidentes como los ocurridos el invierno del 2005. Ante tal problema de fondo, los candidatos presidenciales hacen análisis de una prudencia casi religiosa. Ségolène apuesta por la integración y el diálogo Bayrou propone más formación. Y Sarkozy ha prometido un plan Marshall para los suburbios. ABC. es Más información sobre la campaña electoral francesa en abc. es internacional