Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA ZAPATERO, ANTE LOS CIUDADANOS RESACA POLÍTICA Y SOCIAL DE LA ENTREVISTA A RODRÍGUEZ ZAPATERO JUEVES 29 s 3 s 2007 ABC 2,00 Es lo habitual por un café en París. Con suerte, a 1,5, si no es cerca de la Torre Eiffel 2,00 Un café en Berlín, en una zona normal, no pasa habitualmente de los 2,5 euros 0,90 Lejos de zonas turísticas, un típico espresso en Roma no llega al euro 2,50 Con los locales más afamados del mundo, es el precio normal de Viena, sin florituras, eso sí 0,55 Nuestros vecinos, en Lisboa, tienen uno de los cafés más baratos de Europa 0,90 Un café en Londres está cerca de la estimación que hizo Rodríguez Zapatero 2,50 En Moscú tomarse un café es una de las cosas más caras en relación con su renta 2,00 Es lo que cuesta por término medio un café en la sede de la Unión Europea, Bruselas 2,50 Para disfrutar de una taza en cualquier calle de la fría capital sueca, Estocolmo 0,90 En Nueva York es fácil que la taza cueste menos de un euro, aunque estará aguado Un café, cuestión de Estado La ignorancia del presidente sobre el precio de un café desató una notable polémica social sobre el conocimiento que tiene Zapatero (víctima ayer de un aluvión de burlas) sobre lo que cuestan las cosas POR ÁLVARO MARTÍNEZ FOTO ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Poco podía sospechar Rodríguez Zapatero que un simple café se iba convertir para él en algo más amargo que el veneno de los Borgia. Su desconocimiento sobre el precio de uno con leche tuvo ayer todo el aroma de un escandalete de porte mediano y no sólo recorrió las conversaciones domésticas o de bar sinoque holló en eldebatepolítico con un vigor bochornoso para el autor de una rebaja de precios tan alejada de la realidad. Foros de internet, blogs, tertulias radiofónicas, declaraciones en el Congreso de los Diputados, comunicados del sector que vende los cafés conformaron un runrún generalizado de chufla sobre lo que el presidente del Gobierno sabe de lo que cuestan las cosas en España. Zapatero ha perdido la referencia de la evolución de los precios (Federación Española de Hostería) Zapatero vive alejado de la realidad (PP) o Zapatero está en las nubes (IU) son algunos de los muchos ejemplos del tormento que para él supuso la respuesta a la dichosa pregunta. En el entretanto, la calle seguía a lo suyo, convirtiendo la Cuaresma en Carnaval a costa del asunto. Tan inmediata fue la respuesta que un bar de Antequera, con guasa, rebajaba durante el día de ayer a 0,80 el precio de un cortadito, en honor a nuestro presidente Consciente de la que se había liado, el jefe del Ejecutivo (tras recibir varias chacotas más en el Pleno) decidió contraatacar y eligió para ello... la cafetería del Congreso, que era el lugar donde él recordaba haber pagado 80 céntimos por una taza. Para entonces, miembros del PSOE y el Gobierno trataran de mirar a otro lado silbando para eludir el asunto con frases como Yo tomo poleo (López Garrido) o Seguro que la entrevista deparó asuntos más relevantes (Clos) Zapatero quería, pues, explicarse, más aún cuando al salir del hemiciclo algunos informadores le picaron al preguntarle (por enésima vez) si ya se había enterado del precio de un café. Hora y media se entretuvo en este asunto, pues hasta el bar del Congreso le siguieron dos decenas de periodistas. La cosa prometía. Y lo cierto que es la explicación estuvo a la altura de la expectativas. Se cruzaron también algunas versiones de sus afines, como la de un asesor monclovita que llevó la confusión presidencial nada menos que hasta León. Según un portavoz, el penúltimo café en público lo tomó Zapatero en el campo de fútbol de El Toralín cuando acudió a ver un partido de la Ponferradina. Vamos, un ejemplo del tipo Villa Arriba y Villa Abajo. Profundizó el propio presidente en los meandros de la vida rural para justificarse al afirmar que no puede compararse los precios en Pamplona (donde vive el autor de la pregunta) con los de algunos pueblos de la Maragatería que bien conozco En esos momentos, el ministro de Justicia ofrecía explicaciones en el Pleno sobre la legalización de Batasuna. Entre teoría y teoría sobre el precio de las infusiones, el líder socialista explicó ante el corro de periodistas más detalles sobre el programa y lo cómodo que se sintió pese al cafetazo y los apuros a los que le sometieron algunos entrevistadores. Bar El Parque de Fuenlabrada, donde el café cuesta 80 céntimos Habló de que competir en la parrilla televisiva con Los Serrano (Bonilla y Resines) y House y tener un 30 por ciento de share le parecía un hito televisivo y hasta democrático al que, a su modo de ver, ya no se podrá negar ningún político Elogió el tono y el trabajo de los encuestadores, afirmó que terminó algo cansado y adujo que estuvo medio día preparando la multientrevista. No se explayó demasiado sobre la idea que sacó esa legión de espectadores tras su intervención, bastante negativa en muchos foros digitales. Sobre el tuteo argumentó que le cuesta el trato de usted Una hora después se acercó Fernando Moraleda con un conminatorio levantamos la sesión a lo que Zapatero hizo caso omiso con un ¿por qué? Siguió otra media hora hablando de la entrevista y del café. Al fin terminó, pagó tazas y dejó un euro de propina. Es decir, algo más que un café. KILÓMETROS POR 80 CÉNTIMOS, A 20 Para tomarse un solo o un cortado por el precio que Zapatero indicó que cuesta un café, hay que irse hasta Fuenlabrada, al sur de Madrid PABLO MINGOTE MADRID. Encontrar en Madrid un café por los 80 céntimos de Zapatero es poco menos que imposible. Quitando los lugares en los que se encuentra subvencionado (ministerios, oficinas, universidades... en el núcleo urbano un euro es el precio mínimo por un solo o un cortado. Para pagar 80 céntimos por un café hemos tenido que irnos hasta Fuenlabrada, a 20 kilómetros al sur de Madrid. Allí, el bar El Parque en la urbanización Parque Miraflores, tiene un cartel en el que se lee Café 80 céntimos como reclamo de clientes. Así lo confirma el dueño, Fernando, quien asegura que el precio es para promocionar el bar que lleva abierto desde el mes de diciembre. Sobre las declaraciones del presidente y el tan comentado precio del café, Fernando pone cara de escepticismo y dice que prefiere no opinar, ni sobre lo del café ni sobre lo demás El dueño de El Parque mantendrá su estrategia comercial durante todo el año