Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 29- -3- -2007 Zapatero abre un nuevo proceso s El chantaje de ETA al Gobierno ESPAÑA 17 expresas del jefe del aparato militar Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki para dinamizar el nuevo complejo Donosti y dejarlo en disposición de cometer atentados en cualquier momento, sólo a falta de la orden de la dirección de ETA, según sus intereses tácticos en el proceso de paz Fuentes próximas a la investigación consultadas por ABC aseguran que, en efecto, el grupo desarticulado ayer estaba preparado para cometer atentados de manera inminente. Disponían de explosivo y también de información actualizada sobre posibles objetivos que habían recabado algunos de los colaboradores. Otra cosa, precisan los mismos medios, es que la licencia para matar estuviera a expensas de la orden de la cúpula etarra, según comprueba o no gestos por parte del Gobierno que satisfagan sus intereses. Por otra aparte, la operación de ayer pone de manifiesto que la banda criminal ha recuperado su feudo de Andoain para instalar la infraestructura del complejo Donosti Este mismo municipio ya fue utilizado por el comando que dirigía Francisco Javier García Gaztelu, Txapote autor, entre otros, de los asesinatos de Gregorio Ordóñez y Fernando Múgica. Del molotov a la pistola Los terroristas que conforman la nueva ETA dirigida en su frente militar por Txeroki son reclutados precipitadamente desde las filas de la kale borroka para llenar el vacío que dejan las detenciones de los pistoleros de la banda JAVIER PAGOLA MADRID. Los etarras encargados de reconstituir el complejo Donosti responden al perfil plano de la mayoría de los pistoleros que conforman la nueva ETA dirigida en su frente militar por Garikoitz Aspiazu, Txeroki Carecen incluso de adoctrinamiento político- -lógicamente, no se han leído la Constitución o el Estatuto de Guernica, pero tampoco la alternativa democrática o la propuesta de Anoeta y su forzoso paso inmediato de la kale borroka a los comandos les convierte en terroristas inexpertos, con capacidad de asesinar, pero también con perspectivas de acabar más pronto que tarde entre rejas. Su primera lectura es el manual sobre la confección de cócteles molotov; la última, el manual para la preparación de bombas y manejo de pistola. Aparte del comando que perpetró el atentado de Barajas, los otros tres, de cuya existencia se conoce, que tenían orden de actuar en Vizcaya, Valencia y ahora Guipúzcoa, han sido desarticulados por las Fuerzas de Seguridad antes de estrenarse. Como la banda tiene dónde elegir- -Jarrai y Segi dejaron una abundante cantera de terroristas- e invierte poco en ellos- -un fin de semana para adiestrarlos en el manejo de armas y explosivos en Francia- los utiliza como kleenex Con la misma capacidad con la que se desgastan, los suplanta por otros y así ETA va llenando las cárceles de presos. Así pues, el designado por Txeroki para ser jefe del complejo Donosti responde a este mismo perfil. De 36 años y natural de Pamplona, José Ángel Lerín Sánchez se inició en la causa terrorista a finales de 1990, cuando militaba en Jarrai, y ya el 6 de enero de 1991 fue detenido, acusado de quemar diez vehículos. En aquellos tiempos de impunidad, fue puesto en libertad provisional tres días después. El 5 de abril de 1992, fue arrestado de nuevo tras agredir en el transcurso de una manifestación a un policía a quien había reconocido pese a ir de paisano. El agente recibió varias pedradas y golpes, pero tras realizar varios disparos al aire con su arma reglamentaria puso en fuga a los agresores. El policía recibió asistencia médica y tuvo que estar más de un mes de baja laboral. Por esta agresión, José Ángel Lerín fue condenado, en junio de 1993, a tres años, cuatro meses y un día de prisión por un delito de atentado y lesiones. Además, se le condenó a indemnizar al policía con 288.000 pesetas. El 25 de enero de 1994, Lerín, que tenía entonces 22 años, ingresó en prisión para cumplir condena y permaneció encarcelado hasta el 16 de febrero de 1996. José Angel Lerín huyó a Francia para eludir una nueva detención ya que, al parecer, su nombre había parecido entre los documentos incautados al entonces dirigente de ETA Ibón Fernández Iradi, Susper Por su parte, Juan Carlos Herrador Pouso, nacido en San Sebastián el 4 de noviembre de 1969, ya fue detenido por la Guardia Civil en el transcurso de otra operación dirigida en ese caso contra los grupos que practican la kale borroka El arresto se produjo el 28 de febrero de 1996, aunque fue puesto en libertad por el juez poco después. Este individuo frecuentaba la herriko taberna en la que fue detenido, en San Sebastián. Huye a Francia Los nuevos etarras que Txeroki introduce en España proceden de Jarrai y Segi, las juventudes batasunas