Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M PARRILLA TAMPOCO CREE EN LA IMPLICACIÓN DE ETA JUEVES 29 s 3 s 2007 ABC El policía Parrilla tacha de inverosímil lo que Trashorras le dijo de El Chino y ETA El agente afirma que el ex minero le confesó que en octubre de 2003 fue con Ahmidan a la mina para enseñársela D. MARTÍNEZ N. VILLANUEVA MADRID. Jesús Parrilla, ex inspector de la UCIE y en la actualidad imputado por revelación de secretos a un periódico, afirmó ayer ante el Tribunal que juzga los atentados del 11- M que no dio verosimilitud a las declaraciones de José Emilio Suárez Trashorras sobre contactos de Jamal Ahmidan El Chino con los etarras de la caravana de la muerte Los terroristas Irkus Badillo y Gorka Vidal fueron detenidos en Cañaveras (Cuenca) cuando transportaban a Madrid una furgoneta con 500 kilos de explosivos. El policía también recordó el episodio de la conversación que después del 11- M dijo haber mantenido el ex minero con El Chino cuando éste se encontraba en Ibiza. En ella, el suicida de Leganés decía a su interlocutor (siempre según la versión de Trashorras en el juicio, ratificada ayer por este testigo) que las fotos de dos individuos que habían sido arrestados en la provincia de Cuenca eran amigos suyos No obstante, Parrilla destacó que en su entrevista con Trashorras en Avilés (la que terminó con su detención) el 17 de marzo de 2004, el ex minero no llegó a mencionar en ningún momento el tema de los explosivos ni tampoco a ETA. Esta misma afirmación la realizó el día anterior en el juicio el comisario de la UCII (terrorismo etarra) que se trasladó con él a Asturias para investigar el origen de los detonadores hallados en la Kangoo. Más aún, y también en la misma línea que ese policía, Parrilla reconoció que en su trayectoria contra el terrorismo islamista nunca ha detectado contactos entre los yihadistas y ETA. Parrilla coincidió básicamente con su compañero de la UCII en el motivo y desarrollo de su traslado a Asturias: fueron comisionados allí para reunirse con los responsables de la empresa Caolines de Merillés (dueña de Mina Conchita) de donde habían salido los detonadores, según un informe elaborado por los Tedax. Al igual que el otro agente, aseguró que la empresa se presentó como modélica y que sus directivos negaron que en los 40 años de existencia de la compañía se hubieran producido sustracciones de detonadores y explosivos. Parrilla también afirmó posibilidad de que los moritos hubieran robado los explosivos de la mina, pues él mismo, tal y como confesó, había llevado hasta allí a Jamal Ahmidan y a otros amigos de Madrid después de una noche de copas en octubre de 2003. Además de Mowgli Trashorras habló en la conversación con los dos policías- -también estuvo un miembro del CNI- -de Rafa Zouhier (si bien sólo dijo su nombre) y le describió como su enlace con los moritos Recordó también que el marroquí había resultado herido en la cara por la explosión de un detonador que, según el ex minero, podría haber sido robado de Mina Conchita pues cuando esto sucedió ya les había llevado a la explotación. Parrilla dijo ante el Tribunal que el 19 de marzo de 2004, con todos los datos que obtuvo de la entrevista de Avilés, elaboró una nota informativa en la que recogió todo dando a entender así que también había incluido lo que Trashorras le dijo sobre los contactos de Jamal Ahmidan con los etarras de Cañaveras. En la Sala se le mostró un informe relativo a aquel encuentro (en el que no hay ningúna mención a este extremo) y Parrilla afirmó que no era el que él escribió. El policía justificó este episodio asegurando que el día 22, cuando se iba a poner a disposición judicial a Trashorras, el instructor le dijo que no sabía dónde estaba el informe del 19 de marzo. Por ese motivo, Parrilla confesó que se tuvo que sentar junto a él y relatarle verbalmente lo que sucedió en Avilés al tiempo que el otro iba redactando las diligencias. Nota perdida El ex minero Trashorras, ayer, en un momento de la vista oral que le facilitaron una lista de ex empleados de la mina, si bien mientras el otro testigo había dicho que en ella no figuraba Trashorras al ser posterior a 2001, Parrilla dijo ayer que su nombre sí aparecía. Avilés, Manolón quien se lo presentó en comisaría porque podía facilitar información relacionada con los atentados de Madrid. En este sentido, Manolón les explicó que Trashorras tenía sospechas de que unos moritos que tenían contacto con él por el tráfico de hachís podían tener relación con el 11- M, pues en más de una ocasión habían demostrado su radicalidad e incluso uno de ellos, al que apodaba Mowgli (Jamal Ahmidan El Chino le había dicho que si no se veían en la tierra se verían en el cielo. Fue en la misma conversación en la que El Chino según Trashorras, le habló de su relación con los etarras de POOL Ya en Asturias Coincidió también en que la investigación de las tarjetas (el 16 de marzo) que conducía a Carmen Toro surgió cuando ya estaban allí, por lo que éste no pudo ser el motivo del desplazamiento de los agentes. Respecto a la aparición en escena de Trashorras no sabía ni que existía este hombre Parrilla aseguró que fue el jefe de Estupefacientes de la caravana de la muerte Fue durante la entrevista de la Policía a Trashorras cuando entró en la habitación Carmen Toro, quien a su vez había estado hablando en otra dependencia con un comisario. La procesada se sentó sobre las piernas de su marido y le dijo: Cariño, dí lo que tengas que decir, pero a mí déjame al margen A partir de ese momento cambió la actitud de Trashorras, que si hasta entonces había hablado tranquilamente con los agentes, se empezó a dar cuenta de que contar determinadas cosas podía comprometerle. El ex minero tomó entonces la opción de abrir la puerta a la El chivato Cartagena otra vez en evidencia Parrilla, uno de los controladores de Cartagena echó por tierra las declaraciones que este confidente hizo ante el Tribunal. El primero de los episodios al que se refirió fue a la reunión que en Parque Juan Carlos I tuvieron miembros de la UCIE con el chivato tras los atentados del 11- M. Mientras que el policía la situó el 15 de marzo de 2004, el confidente lo hizo el 3 de abril, el mismo día de la explosión de Leganés por la mañana. Según Cartagena que ubicó esta cita cuando todavía ni siquiera se sabía la existencia del piso de la calle Carmen Martín Gaite, los agentes le pidieron que fuera a esa localidad para obtener información de estos islamistas que eran conocidos suyos. Fue también en esa reunión, que ambos sitúan en fechas diferentes (Parrilla está convencido de que el 3 de abril estaba librando) cuando el confidente dijo a los agentes: Cómo habéis permitido esto, con lo que yo os he contado El policía reconoció que el chivato dijo esa expresión, al tiempo que afirmó que en su unidad no se tenían datos sobre que España pudiera ser objetivo de los islamistas. Parrilla aseguró que antes de trasladarse al Parque Juan Carlos I aquel 15 de marzo, varios agentes se dirigieron con Cartagena a la carretera de Extremadura para que el confidente les marcara una finca que buscaban. Días más tarde la Policía llegó a la casa de Morata, situada en la carretera de Valencia. Esta no fue la única versión de Cartagena que Parrilla desmontó. El ex agente dijo no conocer una cita que, según Cartagena, tuvieron en un Vips Serhane El Tunecino y miembros de la UCIE. Nunca le he visto físicamente dijo.