Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28- -3- -2007 Cultura crea el premio Nacional de Cómic, por ser un género en auge 81 En el atrio se ha instalado una obra de 15 metros de altura realizada ex profeso para la ocasión El diálogo con la arquitectura de Gehry, una de las sorpresas de la exposición de plomo quemados, atravesados por flores- -que retoma de Van Gogh- paisajes invernales desolados, con sillas vacías y versos de Celan... A los minimalistas se les olvidó Corea afirma el comisario. Pero a Kiefer, el desastre de la II Guerra Mundial y la masacre del nazismo le persiguen, como viejos fantasmas. En toda su obra, propone preservar la memoria, rescatar las ausencias. Las víctimas, cree, también forman parte de la Historia. Otros nombres propios presentes en la muestra son los poetas Velimir Khlebnikov e Ingeborg Bachmann, o el matemático y astrónomo indio Sawai Jai Singh II. La naturaleza, otra de sus obsesiones, está presente en La vida secreta de las plantas mientras que la mujer protagoniza dos espectaculares series. En Mujeres de la Revolución recrea un sobrecogedor mausoleo, donde recupera y rinde homenaje a las mujeres olvidadas de la Revolución Francesa. En Mujeres de la Antigüedad revive a heroínas de la Historia (Claudia Quinta, Berenice... a través de maniquíes sin cabeza con elegantes vestidos. Para Kiefer, el Guggenheim de Bilbao es un museo óptimo para desarrollar mis ideas Esta exposición es para él un reto enorme El artista, dice, tiene que extraer el espíritu que está en la materia Como afirma Germano Celant, Kiefer hace preguntas, pero su obra no da respuestas. Hay que encontrarlas. Kiefer regresará ahora a su estudio en Barjac (al norte de la Provenza francesa) una antigua fábrica de seda convertida en un monumental laboratorio con 48 pabellones, unidos por túneles subterráneos, donde este artista da poderosa forma a sus poderosas ideas. La pieza Dernièr collaboration avec Yves Klein (1988) de Jean Tinguely, cedida por el Museo Tinguely de Basilea ABC Algo se mueve en el Reina Sofía El CARS acoge la primera gran muestra dedicada en España al antes, el durante y el después del arte cinético, que reúne ochenta obras de 45 artistas, desde Man Ray a Calder, pasando por Duchamp y Dalí, con un acento especial en los artistas iberoamericanos SUSANA GAVIÑA MADRID. Osbel Suárez confiesa entre bastidores, antes de presentar la exposición Lo s Cinético s que ésta le ha provocado sentimientos encontrados: felicidad y odio. Sin embargo, ayer, en el momento de su puesta de largo y después de dos años de trabajo codo con codo con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la felicidad ha ganado el pulso. Lo s Cinético s es la primera gran muestra celebrada en España sobre este arte cuyas creaciones se mueven o generan sensación de movilidad en el espectador, gracias a técnicas ópticas- -juegos de luces y sombras, contrastes de tamaños, texturas y colores- o bien por introducir movimiento físico, a través de la incorporación de motores o electroimanes... Para su comisario, Osbel Suárez, se trata de un movimiento que, a pesar de tener su mayor esplendor en los años sesenta en París, abarca mucho más. La crítica, en su afán, a veces excesivo, de organizar los movimientos, y de encontrar palabras para ellos, no utilizan la correcta Frente a esto, Suárez ha querido hacer justicia a través de un recorrido transhistórico y transversal compuesto de 80 obras- -entre pinturas, objetos, cronofotografías, calotipos, serigrafías, impresiones digitales y películas- -de 45 artistas, que van desde finales del siglo XIX a principios del XXI y que han sido cedidas algunas de ellas por museos tan prestigiosos como el MoMA y el Metropolitan de Nueva York, la Tate Modern de Londres o el Centro Pompidou de París, así como la galería parisina Denise René, que organizó en 1955 la primera exposición dedicada a los cinéticos. No he querido asumir la periodicidad marcada por los críticos y obviar los intentos protocinéticos de otros artistas, sino mostrar el antes, el durante y el después se justifica el comisario. Así, la muestra, patrocinada por Bancaja, se detiene en determinadas obras del constructivismo, el simultaneísmo, el futurismo o el grupo Madi, que dieron pistas y sentaron las bases, aunque no pertenecieran a este movimiento Otro de los objetivos de la muestra es redefinir el papel de Iberoamérica, incluso antes de que surgiera el movimiento pues alumbró obras pioneras que no siempre han tenido una buena fortuna crítica Así, se podrán ver piezas de Carlos CruzDiez, Jesús Rafael Soto, Abraham Palatnik o Matilde Pérez. En este recorrido, subjetivo e incluso tendencioso Suárez ha dedicado además un apartado a la subversión e irreverencia con la inclusión de obras de Salvador Dalí como La Madonna cedida por el Metropolitan de Nueva York. El comisario también lanza un aviso a navegantes: La exposición no ha sido concebida con un discurso para el espectador, que no está obligado a realizar un recorrido. Puede verse desde cualquier perspectiva La muestra, abierta hasta el 20 de agosto y que viajará después a Sao Paulo, comienza en patio del museo, donde está ubicada una gran instalación de Carlos Cruz- Diez; cerca de ella, una obra creada especialmente para esta cita por el japonés Keiji Kawashima. En el interior, y distribuidas en dos de las salas de exposiciones temporales, se puden ver obras de Muybridge, Duchamp, Moholy- Nagy, Tinguely, Vasarely, Schöffer o Le Parc. Homenaje a las mujeres Subversión e irreverencia ABC. es Imágenes de la exposición de Kiefer en abc. es cultura Suárez: No he querido asumir la periodicidad marcada por los críticos y obviar los intentos protocinéticos