Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 28 s 3 s 2007 ABC Triunfo del sí y desinterés popular en el referéndum de Egipto PAULA ROSAS CORRESPONSAL EL CAIRO. Tras una aplastante y previsible victoria del sí en el referéndum sobre la reforma constitucional egipcia, la incógnita se sitúa ahora en saber cuándo piensa el presidente Mubarak disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones. Un 75,9 por ciento de los votantes apoyaron las 34 polémicas enmiendas de la Carta Magna en una jornada electoral marcada por el desinterés popular, el boicot de la oposición y el fraude. Ha sido una farsa de principio a fin critica el afamado escritor egipcio Alaa Al Aswany sobre el plebiscito, opinión compartida por opositores, activistas, prensa independiente y grupos defensores de los derechos civiles. Las cifras de participación varían desde el 27 por ciento que anunció el Ejecutivo pocas horas después de cerrar los colegios, hasta el tres por ciento denunciado por los islamistas Hermanos Musulmanes. Rice anuncia reuniones quincenales entre Olmert y Abbás La jefa de la diplomacia estadounidense logra el acuerdo entre Israel y Palestina para poder reanudar el proceso de paz LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL RIAD. A veinticuatro horas del comienzo de la cumbre de la Liga Árabe que arrancará hoy en Riad, la jefa de la diplomacia estadounidense cerraba ayer en Jerusalén su última gira por Oriente Medio con el anuncio de haber conseguido un acuerdo entre el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmud Abbás para mantener reuniones quincenales orientadas a reconstruir la confianza mutua como primer paso para la reanudación de las conversaciones de paz. La afirmación de la secretaria de Estado de que estos encuentros versarán no sólo sobre asuntos del día a día, sino también sobre el futuro, el horizonte político consistente en el establecimiento de un Estado palestino disparaba las expectativas sobre la obtención de un gran logro por parte de Washington, -el que habría supuesto convencer a Olmert para abordar asuntos claves como el futuro de Jerusalén, de los refugiados y las fronteras- que, no obstante, la propia Rice se encargó de apagar. Todavía no estamos en negociaciones sobre un estátus final. Las partes tendrán que resolver los problemas, y cuando surja algún obstáculo intervendré, si es necesario con reuniones tripartitas corregía la diplomática, en un reconocimiento de que, una vez más, abandonaba la región dejando las cosas más o menos como las había encontrado. Desde las oficinas del premier israelí, sus portavoces también se apresuraron a advertir que cualquier debate sobre los temas fundamentales no está en la agenda. El horizonte político no es sobre puntos específicos precisaba una voz oficial próxima a Olmert, que tras la firma de la coalición de poder del partido de Abbás, Al Fatah, con los fundamentalistas de Hamás, dejó claro que sólo mantendría canales de comunicación con el rais a efectos de colaboración humanitaria y de seguridad. La secretaria de Estado norteamericana se despedía de esta visita que la ha llevado por Israel, Jordania y Ramala dejando también un mensaje para los representantes de los 22 países que hoy se sentarán en el Centro de Convenciones de Riad para reimpulsar la llamada iniciativa saudí de 2002, que prevé normalizar las relaciones con Israel a cambio de que devuelva los territorios ocupados en 1967. Rice pidió a los Estados Árabes reunidos en torno al gran aliado de George Bush en la zona, el Rey Abdulá de Arabia Saudí ser claros en cuanto a un horizonte político para Israel y también un Iniciativa saudí acercamiento para asegurarle que su lugar en la región será más seguro cuando termine la ocupación Y mientras la diplomática se encargaba de los llamamientos, en Jerusalén, Olmert despedía su primer encuentro con el secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, lanzando una nueva tanda de piropos al plan saudí- es interesante y plantea un reto a la vez que a su promotor- es la muestra de las cualidades de liderazgo del Rey Abdulá -decía. Todo ello a sabiendas de que los ministros de Exteriores de la Liga Árabe aprobaron el lunes no tocar el capítulo que reclama el derecho de retorno de los palestinos, que Israel rechaza de plano como inaceptable A estas declaraciones de acercamiento del primer ministro de Israel, que podrían inducir a la Liga a rebajar sus condiciones para no parecer inflexibles, se sumaba ayer un último gesto de Olmert, que se pronunció dispuesto a examinar de forma muy positiva una presunta iniciativa adelantada ayer por la prensa de Tel Aviv para que se siente en la misma mesa con los palestinos, el Cuarteto de Madrid (Naciones Unidas, EE. UU. Unión Europea y Rusia) más el Cuarteto Árabe (Egipto, Jordania, Arabia Saudí y los Emiratos)