Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Entrevista a Rodríguez Zapatero en TVE MIÉRCOLES 28 s 3 s 2007 ABC El café a 80 céntimos del abuelo Pachi Zapatero se enfrentó ayer a un nuevo formato de entrevista televisiva s Su proceso de negociación salió mal parado del veredicto ciudadano s Dijo no ser partidario de llevar a Aznar al Tribunal de La Haya y demostró cierta desconexión con la calle POR PABLO MINGOTE MADRID. Tuteando a los entrevistadores y al presentador- -Lorenzo Milá- el presidente del Gobierno se sometió ayer a una entrevista ciudadana en TVE. Vestido de oscuro, de pie en medio del plató frente a una grada, Zapatero tuvo que mirar de frente al tema que, según todas las encuestas, más preocupa a los españoles: el terrorismo. El jefe del Ejecutivo, que tuvo que enfrentarse a dos preguntas complicadas como entrante de la entrevista, aseguró que en España sólo tenemos un problema grave, que es poner fin al terrorismo de ETA Lejos de concretar cómo alcanzar ese objetivo o hablar de lucha antiterrorista, Zapatero repitió una vez más unas palabras que en su boca son, cuando menos, dudosas: El único diálogo posible con ETA es que deje las armas y termine con la violencia Para el presidente el camino está claro, un diálogo con los terroristas a través de un proceso que trata de resucitar después del atentado de Barajas. Como prueba de ello, Zapatero citó el caso de Irlanda, donde tras diez años el fin del terrorismo ha llegado gracias al diálogo En cuanto al caso de De Juana, el presidente defendió la decisión tomada por el Gobierno aseverando que se trata de un caso absolutamente excepcional y que, en estos momentos, es la decisión que mejor va con los intereses generales Las agrias disputas parlamentarias y el cruce de declaraciones como armas arrojadizas que los españoles han visto estos últimos meses, sobre todo entre socialistas y populares, es una cuestión que no gusta en la calle. Como única respuesta a la crispación, Zapatero echó balones fuera y atribuyó la culpa al PP al afirmar que honradamente, tanto en mi etapa en la oposición y mucho más como presidente del Gobierno, he intentado guardar las formas. Siempre defendiendo nuestras ideas, pero sin insultar, sin descalificar El abuelo Pachi Los entrevistadores también se mostraron muy preocupados por la situación laboral. Pese a su discurso de bonanza económica, la cuestión de lo poco que cunde el sueldo dio muestras de que Zapatero no está, aparentemente, a pie de calle. ¿Cuánto cuesta un café en la calle? preguntó un hombre tras exponer su pérdida de capacidad adquisitiva, a lo que el jefe del Ejecutivo respondió: 80 céntimos aproximadamente a lo que con mordacidad le replicó: No, eso era en tiempos del abuelo Pachi Luego le llegó el turno al Rey y, a propósito del Monarca, salió el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. El participante en el programa cuestionó el papel de la Monarquía y llegó a sugerir un referéndum para que las nuevas generaciones puedan pronunciarse sobre la conveniencia de esta institución. Zapatero le subrayó la importancia del papel desempeñado por Don Juan Carlos en la transición a la democracia o en política internacional. El ciu- Zapatero saludó, uno a uno, a los cien ciudadanos que participaron en el programa dadano le replicó asegurando que ese rol podía ser desempeñado por políticos profesionales, y citó al ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Hombre, no sé... Aunque tengo un gran afecto y admiración por Rubalcaba se limitó a indicar Zapatero. El presidente tuvo que enfrentarse, además, a jóvenes que le demandaron medidas que garanticen el acceso a una vivienda digna, y les respondió repasando planes de vivienda pública y anunciando otro de más de 20.000 pisos en alquiler a menos de 250 euros mensuales. TVE que su interpretación de ese grito pasaba por entender que estaba relacionado con lo que sucedió en torno a la guerra de Irak y con el deseo de la gente de tener un presidente que no les mintiese. Zapatero aludió en su discurso al bienestar económico y un ciudadano le respondió que tal vez el espejo en el que se mira no sea el adecuado El presidente sólo respondió a 42 de las 100 preguntas previstas, así que invitó a los asistentes a seguir el debate en Moncloa Otra joven participante reconoció estar algo decepcionada con la actuación del jefe del Ejecutivo y le reconoció que ella, como muchos otros, la noche del 14 de marzo corearon el ya célebre gito Zapatero no nos falles Intervino entonces el moderador del programa, Lorenzo Milá, que le preguntó a Zapatero si le dolía esa crítica. No respondió, añadiendo Zapatero, no nos falles No soy partidario, en absoluto, de que haya una imputación en los Tribunales contra Aznar por Irak MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que no es partidario en absoluto de que su predecesor en el cargo, José María Aznar, pueda ser llevado ante los Tribunales por su posición de apoyo a la intervención en Irak. Zapatero rechazó esa posibilidad en el programa: Tengo una pregunta para usted al plantearle un ciudadano si facilitaría que el ex presidente del Gobierno compareciera ante el Tribunal de Justicia de La Haya. El jefe del Ejecutivo dijo que todo el mundo sabe lo que piensa de la guerra de Irak, y consideró que los cuatro años transcurridos desde su inicio han demostrado que era una guerra mal enfocada, ilegal, que sólo iba a provocar más inestabilidad, miles de muertos y un país destrozado Tras señalar que él ha mantenido siempre idéntica línea en ese asunto, señaló que, con la misma coherencia, no soy partidario, en absoluto, de que haya una imputación y una petición de responsabilidad en los Tribunales a Aznar por su posición en relación con el conflicto armado. No entró en valoraciones sobre otros aspectos relacionado con el asunto de la guerra de Irak. Zapatero fue preguntado también por los atentados del 11- M y dijo que hay que respetar el juicio que se está celebrando ahora por este asunto. Además, consideró que parece bastante evidente quiénes son los responsables del mayor atentado que ha sufrido España, al tiempo que reiteró su compromiso con las víctimas de este atentado y del terrorismo en general. Recuerdo aquel no nos falles lo tengo absolutamente interiorizado y grabado. Aquella noche fue de emoción aunque también de dolor, porque estaba muy cerca la tragedia del 11 de marzo. Sobre todo, el no nos falles yo siempre lo he interpretado antes que nada como que hubiera un presidente que les dijera la verdad de las cosas, que les explicara, que no les mintiera, que no les engañara. Ese es para mi el sentimiento básico del no nos falles dijo el presidente. El presidente sacó a colación el crecimiento económico de Asturias, pese a años de cierta depresión para mostrar su visión optimista sobre la comunidad autónoma. La juventud se está yendo le rebatió un asistente. El siguiente en preguntar recogió el guante y aludió a su recurso al bienestar económico: Tal vez el espejo en el que se mira no sea el adecuado señaló. Tras cerca de dos horas de entrevista, Zapatero fue informado de que sólo había atendido a 42 preguntas de las 100 previstas. El presidente no dudó en invitar al centenar de ciudadanos asistentes al programa a acabar la entrevista en La Moncloa. Emoción y dolor