Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MIÉRCOLES 28 s 3 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero El mundo al revés O DICTADURA DEMOCRACIA ntelectuales e izquierda abertzale vasco- francesa denuncian el comportamiento de ETA y Batasuna en unos términos que no siempre se atreven a utilizar José Luis Rodríguez Zapatero y sus exegetas más influyentes. Le Journal du Pays Basque (LJdPB) tradicionalmente sensible a las tesis de las izquierdas abertzales publica un importante artículo de Xipri Arbelbide, escritor, poeta, ensayista francés, en euskera, titulado ¿Democracia o dictadura? y que resume la actualidad del proceso de este modo: Nos inundan con una fraseología que utiliza la expresión proceso democrático en cada línea. La utilizan precisamente aquellos que desean imponernos con las armas sus puntos de vista. Eso tiene un nombre: dictadura militar. A esa gente le importa poco lo que piensan los vascos. Quieren imponer su voluntad con las armas Las dictaduras militares no tienen nada que ver con nuestros debates políticos. No queremos que nadie, saliendo de una reunión, tenga que dar cuentas a unos encapuchados anónimos que le dictarán la posición a tomar en la próxima reunión Desgraciadamente, algunos entran en ese juego. Lo mínimo exigible es que se desmarquen claramente de tal sumisión a los militares. Y, por supuesto, que dejen bien claro su rechazo de la lucha armada Jamás, en una dictadura, una corriente tan marginal ha dictado su voluntad a casi la unanimidad del resto En otro plano, en Buenos Aires, La Nación informa del ataque del que ha sido víctima Antonio Aguirre, en un clima de inquietantes tensiones y presiones de diversa naturaleza. En París, Le Monde ha encontrado la fórmula para hacer frente al riesgo de estallido de la burbuja inmobiliaria: dormir la siesta. Según un estudio científico desmenuzado por Le Monde, quienes duermen la siesta pagan siempre sus deudas e hipotecas Por una razón aparentemente simple: la siesta compensa favorablemente la deuda de sueño favoreciendo el equilibrio y la competitividad. I Debo ser muy torpe, pero no entiendo nada de lo que está pasando. Hemos podido ver en las puertas del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco cómo unos pacíficos demócratas agredían a una serie de personas que componen el Foro de Ermua, foro creado en contra del terrorismo y compuesto, en su mayoría, por víctimas de ETA. Por supuesto, todo esto delante de la Policía autónoma vasca, que debía estar mirando al Guggenheim... Esto es el mundo al revés: ahora resulta que las víctimas de ETA son los que se van a llevar los palos, y no los asesinos. La patada en sus partes que recibió Antonio Aguirre es como si nos la hubiesen dado a todos, y sabemos que no es la primera que recibimos. No sé a dónde vamos a llegar, esto es de pena. No existe justicia para quienes de verdad hacen daño a España- -léase ETA, Batasuna, etcétera- al contrario, hay que invitarles a tomar un cafelito todos los días. Además, pagas tú. Mucho hemos pagado ya, señor presidente del Gobierno, creo que es momento de cambiar, que más vale tarde que nunca. Fernando Juárez Fernández Las Palmas de Gran Canaria Agresión a la libertad Hace mucho tiempo que en el País Vasco no tenemos libertad, que ha sido fagocitada por el entramado de ETA y está vigilada por el PNV Son miles los exiliados que sueñan con volver al. gún día y recibir el homenaje por no haberse plegado al totalitarismo. Pero hoy en día esto es sólo un sueño. Ningún político no nacionalista goza de libertad, y la mayoría de los vascos oculta sus ideas, tan respetables como las de los nacionalistas e infinitamente más que las de los terroristas. La última manifestación de falta de libertad ha sido la agresión sufrida por Antonio Aguirre, del Foro Ermua, ante el Palacio de Justicia de Bilbao. Todo un símbolo de que hay justicieros en vez de Justicia. Y todo, ante la pasividad de la Policía autonómica. Desde lejos, estas cosas pueden parecer anecdóticas, pero quienes vivimos sojuzgados en nuestra tierra vasca tenemos la libertad recortada. Mientras soñamos con recuperar la libertad, la izquierda abertzale como llaman ahora a ETA, sueña con una Euskal Herría policíaca y de chivatos, al estilo de la China de Mao o de la Cuba de Castro. Señor Zapatero, a estas cosas nos lleva su infinita ansia de paz. Marina Galmés Pazos. Bilbao bién de que hay que hipotecarse durante más tiempo del que dura la vida laboral para adquirir una vivienda, algo que las generaciones pasadas tenían más fácil. Si estamos peor que ellas, ¿dónde está el progreso? Carmelo Lafuente Ruiz Zaragoza Insumisión tributaria Tengo un problema. Y la esperanza de que algún lector de esta carta abierta me diga dónde me lo pueden resolver. Ayer estuve en las oficinas de Hacienda y me dijeron que ellos no podrían solucionarlo, que eso era cosa del señor Solbes, el vicepresidente. Por la sorna que empleaba, me dio en la nariz que el funcionario que me atendió se tomó a broma mi pretensión. Esta es la siguiente: quiero que de mis impuestos, de mi desaforada contribución al fisco, sea descontado el porcentaje destinado a pagar a los políticos. Ni más, ni menos. Bueno, pensándolo mejor y puestos ya a deducir, desearía que me rebajaran también lo correspondiente al pago del personal de toga en pecho que sea de algún partido político, léase peleles, marionetas o cajas de resonancia de la voz de su amo. El caso es que no quiero contribuir al mantenimiento de esa inmensa legión de energúmenos- -sálvese quien pueda- -cuya principal, cuando no única función, parece ser la de insultarse unos a otros, como verduleras- -con perdón- -furiosas. Nadie piense que quiero ahorrarme una pasta, que calculo importante por la cantidad de gente que vive ¡y cómo vive! del cuento, digo, de la política. Pretendo que todo lo que de mis impuestos sirve ahora para mantener a esa caterva de zulúes aulladores, sea entregado a Cáritas o a cualquier otra ONG. Con lo que obtendré un doble buen fin. Ahí queda expuesto mi propósito. Si alguien sabe cómo puedo alcanzarlo, por favor, que me lo diga. Quedo muy agradecido de antemano, en nombre propio y en el de cuántas personas quieran seguir mi ejemplo. Calculo que serán legión. Juan Dominguez Mazón Madrid Sociedad y progreso Voy a señalar sólo tres problemas, los que a mi juicio son más graves y que, dramáticamente, están siendo propiciados y o consentidos por el propio Gobierno. Me da igual el orden, los tres son, más que graves, gravísimos. Uno es la deriva au- tonomista: sin planes, sin proyecto, al albur de lo que buenamente quiera salir, sin saber si lo que salga será viable. El otro es la claudicación ante ETA de efectos deletéreos sobre la Justicia y la dignidad democrática del Estado. Y el tercero, de momento desapercibido, pero que pasará factura muy dolorosa, la proletarización, la laminación de la clase media española, tan trabajosamente construida por las dos generaciones que nos precedieron. La inmigración está creando el falso espejismo, momentáneo, de dos clases trabajadoras diferenciadas: ellos, sin derechos o con menos, y nosotros. Y al final, todos acabaremos teniendo los mismos, los de menor coste. Ya está ocurriendo. No se trata sólo de que los sueldos de nuestros jóvenes no les permitan emanciparse o de que el poder adquisitivo de los trabajadores siga disminuyendo año tras año. Se trata tam- ¿Qué ofensa puede haber en un cuento? ¿Qué ofensa puede haber en Los tres cerditos Ese cuento que ha visto crecer a tantas generaciones y que ahora planean cambiar. En esencia, el caso es una tontería, pero es nuestra tradición y la quieren pisotear sin preguntar. Sin siquiera preguntar a los musulmanes, nuestro Gobierno ha decidido que el cuento es ofensivo para ellos y ha decidido que ahora son cachorritos y no cerditos los que corren las aventuras de este magnífico cuento. Argumentan que puede molestar que un animal, impuro para los musulmanes, sea tan listo. Dudo mucho que haya algún musulmán al que le importe el cuento. De todas formas, no me parece correcto echar por tierra nuestra amada tradición de forma tan estúpida e indiferente. Tal vez, el Gobierno se ha vuelto loco, quizás siempre lo estuvo. O tal vez esté inmiscuyendo intereses religiosos de por medio. Personalmente, me inclino por lo último, pero prefiero dejar esta conclusión para el lector porque ninguna de las opciones es buena. Pedro de Arquer Fernández Oviedo (Asturias) ¿Cómo que los tres cachorritos Agradecimiento Con esta carta nos gustaría mostrar nuestro más profundo reconocimiento al servicio de hospitalización domiciliaria del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid. Gracias a su profesionalidad, nuestro padre, Juan Ángel, recibió todas las atenciones médicas necesarias hasta sus últimos días. Profesionalidad siempre acompañada de grandes dosis de cariño que le ayudaron a superar los momentos más duros de su enfermedad. Si no fuera por este servicio, nuestro padre no hubiera podido morir como deseaba, en casa, en compañía de todos los que le queríamos y rodeado por toda sus esculturas y sus libros. Tampoco nosotros nos habríamos podido quedar con la tranquilidad de haber compartido todas estas cosas con él hasta el último momento. Juanjo y Marian Fernández Fernández Madrid