Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27- -3- -2007 Rusia rinde homenaje a Mstislav Rostropovich, que hoy cumple 80 años 85 Desde los 17 años no he visto otra cosa que mis índices golpeando las letras García Márquez detalla en su homenaje anécdotas y avatares de Cien años de soledad M. M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL CARTAGENA DE INDIAS. Los paralelismos entre Don Quijote de la Mancha y Cien años de soledad fueron constantes en el homenaje tributado a Gabriel García Márquez por su ochenta aniversario, a los veinticinco años de recibir el Nobel de Literatura y cuando se cumplen cuarenta de la publicación de la joya de nuestras Letras, por lo cual ayer se lanzaba una edición revisada por el autor y auspiciada por las Academias de la Lengua. El escritor mexicano Carlos Fuentes, amigo de Gabo desde que éste se trasladara a vivir al Distrito Federal, relató aquella tarde remota en la que, en pleno viaje en autobús desde Acapulco a Ciudad de México, nació Cien años de soledad Se transformó. Algo le iluminaba la cabeza, propia de un santo. Sin saberlo, yo había asistido al nacimiento de Cien años de soledad ese instante de gracia, de iluminación, de acceso espiritual, en que todas las cosas del mundo se ordenan espiritual e intelectualmente y nos ordenan: Aquí estoy. Así soy. Ahora, escríbeme Tras recibir el original, Fuentes le enviaría una carta a Julio Cortázar en la que le revelaba: He leído el Quijote americano, un Quijote capturado entre las montañas y la selva, privado de llanuras, un Quijote enclaustrado, que por eso debe inventar el mundo a partir de cuatro paredes derrumbadas. (Una) maravillosa recreación del universo inventado y recién inventado Emocionado por tanto agasajo Ni en el más delirante de mis sueños llegué a imaginar que pudiera asistir a este acto. El escritor hoy recibe sonrojado el primer ejemplar de este millón de Cien años de soledad García Márquez se referiría a su obra y a su oficio: No he hecho otra cosa desde los 17 años que sentarme para llenar una página en blanco, para escribir una historia aún no contada por nadie que le haga más feliz la vida a un lector inexistente. Nunca he visto otra cosa distinta que mis dos dedos índi- EFE El español busca consolidarse sin avasallar CARTAGENA DE INDIAS. El idioma español, que vive un momento de gran expansión necesita consolidarse como lengua de comunicación universal sostiene el director de la Real Academia, Víctor García de la Concha. El gran reto es aumentar la presencia de nuestra lengua en internet y en la ciencia. En las nuevas tecnologías llegamos con retraso por la pobreza (de muchos países hispanohablantes) y en el ámbito científico somos absolutamente deficitarios dice. El director de la RAE destacó que el afianzamiento no debe conllevar tensiones con otras lenguas. No queremos avasallar pero subrayó la importancia de un idioma compartido por 400 millones de personas y en franca expansión en países como EE. UU. donde se calcula que en el año 2050 serán más de cien millones de hablantes y Brasil, donde ya se enseña en las escuelas públicas. M. M. C. El Quijote americano García Márquez conversa con el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton ces golpeando las letras del alfabeto a buen ritmo durante estos setenta y pico de años Con 38 años me senté ante la máquina y escribí: Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo No tenía ni idea del origen de esa frase, ni adónde me llevaría. Sólo sé que no me levanté en 18 meses, con el único problema de encontrar papel de escribir relató García Márquez antes de contar las peripecias y vicisitudes de aquellas 590 cuartillas, llenas de enmendaduras la caída del legajo en un charco (lo que obligó a pasarles a las hojas la plancha para la ropa) los milagros de su mujer, Mercedes, para sacar adelante a una familia con dos hijos sin recibir un centavo AP Fuentes le envió una carta a Julio Cortázar en la que le revelaba: He leído el Quijote americano, un Quijote capturado entre las montañas y la selva de ingreso, las primeras visitas al monte de piedad... Gabo detalló que enviaría el manuscrito a Francisco Porrúa, en la editorial Suramericana de Buenos Aires. Pero, cuando fueron a franquear el paquete a correos, el costo era de 72 pesos, y sólo teníamos 53, así que lo dividimos en dos partes iguales y enviamos sólo la mitad. Pero después nos dimos cuenta de que habíamos enviado la última parte, el final. Por suerte, Porrúa estaba ansioso por leer el comienzo y nos dio el dinero para mandar la primera parte. Fue así como nacimos a nuestra vida de hoy...