Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 AGENDA Tribuna Abierta MARTES 27 s 3 s 2007 ABC Enrique Herreros Escritor JARDIEL, UN AUTOR DE IDA Y VUELTA ARDIEL ha vuelto a los escenarios madrileños; a don Enrique Jardiel Poncela se le conocía por Jardiel- -a secas- -entre las gentes del teatro; el team formado por Gustavo Pérez Puig y Mara Recatero nos ofrece por fortuna en Madrid Un marido de ida y vuelta que, el insustituible humorista, estrenó en el Infanta Isabel en octubre de 1939. Jardiel solía escribir sus comedias por los mármoles de las mesas de muchos cafés; Un marido se la ventiló sobre los del desaparecido Europeo de la Glorieta de Bilbao y el del incombustible Gijón en el Paseo de Recoletos; la estrenó Isabelita Garcés que, entonces, alrededor de sus 38 años, aún iba por ahí de dama joven; Julia Lajos, Mercedes Muñoz Sampedro y Rafael Bardem componían el cartel. El empresario no era otro que el temido Arturo Serrano, conocido en el gremio como El culón, debido a las exageradas proporciones de sus asentaderas; entre Jardiel y Serrano siempre reinó un frío pero correcto entendimiento; bien es verdad que el autor siempre tuvo ese acogedor teatro a su disposición pero, dicho por el propio Jardiel, la amistad entre ambos subía y bajaba como el termómetro de un enfermo crónico. La versión cinematográfica de Eloísa está debajo de un almendro la dirigió Rafael Gil en 1943, a poco de inaugurar la familia Luca de Tena los Estudios Sevilla Films, emplazados en la- -más tarde- -Av. Pío J El team formado por Gustavo Pérez Puig y Mara Recatero nos ofrece por fortuna en Madrid Un marido de ida y vuelta que el insustituible humorista estrenó en el Infanta Isabel en octubre de 1939 trante ozonopino que, entonces, era una especie de revulsivo del aire acondicionado que aun estaba por nacer. Me encaminé con mis inocentones quince añitos al café Castilla, en la calle Infantas, esquina a Colmenares, que era donde solía escribir Jardiel en aquellos tiempos por estar ubicado casi frente a su casa XII, situados ante la salida de la actual boca del metro. Gil se empeñó en que mi padre hiciera el papel del acomodador que salía al principio de la función y, por supuesto, de la película. Rafael le comentó a Jardiel que mi padre estaba muy gracioso en su escena cuando protestaba que el local olía un poco raro, diciéndoselo al botones, que lo interpretaba en la función una jovencísima Maruja Asquerino, y el acomodador se disponía a echar un buen ozonopineo por toda la sala para ahuyentar los malos olores. Dice el consagrado guionista Carlos Blanco en su interesante aportación en un nuevo libro mío que se titulará: Los carteles de cine de Enrique Herreros y otras cosas importantes suyas que Jardiel no solía halagar a nadie y que en una ocasión desayunando con él, el humorista comentó muy favorablemente un chiste de mi padre en La Codorniz a Carlos Blanco casi se le atragantó el cruasán por la desacostumbrada actitud del genial autor de La tournée de Dios Mi padre me mandó la foto de la película, cuando rociaba la sala del penentré con la idea de decirle que yo estudiaba en el colegio de los Hermanos Marxistas (mi padre lo llamaba así por la impertinencia de la que yo hacía gala) con su sobrino Enrique Paredes Jardiel, que llegaría a ser un importante pintor neofigurativo con prolongación surrealista, que moriría prematuramente en el otoño del 2000. Jardiel cogió el sobre, lo abrió, no dijo nada, le echó una chupadita al pitillo que tenía colocado en una larga y fina boquilla, un tanto coquetona; se propinó otro sorbo de café, -su alimento más ingerido- y continuó escribiendo como si tal cosa; me quedé más tieso que un viejo palo del telégrafo; me di media vuelta y cuando quise recordar estaba en plena calle Infantas, sin haber oído siquiera la voz de Enrique Jardiel Poncela. Cuando Pilar Miró Romero, para muchos la señora, me tuvo seis meses organizando el Festival de Películas Españolas en Nueva York de 1983, cada vez que podía me iba a Los Ángeles, donde se efectuaba el trabajo técnico del evento; al tiem- E po que huía de la Big Apple, esa aglomerada urbe que detesto por mi identificación con LA. En uno de esos viajes encontré en un voltio o vault de la UCLA, importante Universidad californiana, una copia en perfecto estado de Angelina o el honor de un brigadier que el director Louis King realizó para la Fox en Hollywood de 1935 sobre la obra de Jardiel. El rescate de esa película- -una copia se halla, afortunadamente, en la Filmoteca de Madrid- -me permitió conocer a doña Rosita Díaz Gimeno, su insustituible protagonista, y a su marido, el doctor Juan Negrín, hijo del que fuera jefe del gobierno republicano en 1937 y protector de la consagrada actriz. Doña Rosita, el doctor Negrín y yo solíamos almorzar juntos los sábados en un tranquilo restaurante situado en la parte alta de Lexington Ave. (up Lexington, dicen los neoyorquinos) durante aquellas agradables reuniones, el doctor Negrín, me fue contando nuestra guerra civil, tiro a tiro; le escuchaba con respeto pero nunca asomé mi cuello para expresar mi opinión, que estaba más cerca de la de J. A. Bardem, cuando era fecha en 1938, que de la suya. De los más importantes humoristas de la Otra Generación del 27 que tuve la suerte de conocer por ser hijo de mi padre, diré que Antonio de Lara, Tono, era el más simpático de todos; Edgar Neville, el más egoísta; José López Rubio, el más correcto; mi padre, el más bondadoso; Enrique Jardiel Poncela y Miguel Mihura, dos verdaderos genios, inventores del moderno teatro español, los de más mala leche. ESQUELAS D. JAIME TOGORES FRANCO- ROMERO CORONELDEINFANTERÍAYCOMISARIOPRINCIPAL (RETIRADO) PLACAYCRUZDELAREALORDENDESANHERMENEGILDO. DOS CRUCESAL MÉRITOMILITARCONDISTINTIVOBLANCO. DOSCRUCESALMÉRITOPOLICIAL CONDISTINTIVOBLANCO. YOTRASCONDECORACIONES. ILUSTRÍSIMO SEÑOR D. CONCEPCIÓN PÉREZ MASEGOSA VIUDA DEL EXCMO. SR. D. LUIS MOYA BLANCO FALLECIÓ EN MADRID FALLECIÓ EN MARBELLA EL DÍA 23 DE MARZO DE 2007 a los setenta y tres años de edad EL DÍA 26 DE MARZO DE 2007 Habiendo recibido los Santos Sacramentos y la Bendición Apostólica de Su Santidad D. E. P. Su viuda, Ilma. Sra. Doña Sonsoles Suárez Rojas; su hermana, Mary Pepa (Viuda de Lafita Vives) hijos, Sonsoles, Jaime- José, M. Pilar, Patricia y Maysa; hijos políticos, Carlos Tejedor, Víctor Matilla; nietos, sobrinos, hermanos políticos, primos y demás familia RUEGAN una oración por su alma. La misa funeral por su eterno descanso se celebrará, el próximo jueves, día 29 de marzo, a las veinte horas, en el Colegio Nuestra Señora del Pilar, Capilla Chaminade (calle Castelló 56) de Madrid. (2) R. I. P. La familia Masegosa y Moya; y sus buenos amigos, Francisco Maqueda y Carmen Rodríguez de Maqueda RUEGAN una oración por su alma. El funeral y las misas se celebrarán en la intimidad familiar. (2)