Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA MARTES 27 s 3 s 2007 ABC Graba en vídeo más de mil abusos en clínicas donde ejercía sin título de ginecólogo P. ALCALÁ SANTA CRUZ. Un doctorado en medicina general no convalidado en España; varios empleos como ginecólogo en tres clínicas tinerfeñas; una cámara de vídeo y más de un millar de mujeres entre sus víctimas, describen la actividad de un ciudadano argentino de 54 años que fue detenido ayer en Tenerife. Trataba de salir de España vía aérea y con un aspecto sustancialmente diferente al de la ficha policial que le registró por primera vez en 1996. Entonces, E. R. R. T. fue detenido por ejercer la medicina sin el título pertinente en La Laguna. La posterior investigación en torno a sus pasos dieron como resultado la incautación de 1.070 grabaciones de vídeo, en las que igual número de mujeres eran sometidas a diversas prácticas sexuales de las que, según la Policía, muchas de ellas no se percataban Desde entonces, el falso ginecólogo quedó en libertad con cargos- -además de los de abusos sexuales pesan los de intrusismo profesional, contra la intimidad y usurpación del estado civil, ya que en muchos de los casos se hacía pasar por otros médicos- -y debía presentarse en los juzgados periódicamente, en espera de que la investigación aportase más pruebas de cargo contra él. En febrero, dos de las mujeres expuestas a sus abusos se reconocieron en las grabaciones e interpusieron una denuncia contra el falso ginecólogo, que fue llamado a declarar al respecto. Su hasta entonces estricto cumplimiento de las comparecencias periódicas- -según informa la Policía Nacional- pretendía romperse ayer, cuando el imputado se presentó en el aeropuerto Reina Sofía, dispuesto a volver a su país. Pese a su pelo teñido y la ausencia de perilla, despertó las sospechas de los agentes que le requirieron nuevamente la documentación, momento en el que el imputado echó a correr. Aunque escapó con éxito de la persecución inicial, el hombre fue detenido horas más tarde en el vecino municipio de Candelaria, hasta donde había llegado con su ex esposa, que le recogió en el exterior del aeropuerto tras la huida, y cuyo vehículo fue identificado por la Policía. El detenido deberá responder a las dos denuncias presentadas de entre las 1.070 posibles que los vídeos han revelado. Condenado por los apellidos Manuel Campos Carmona acumula 100 juicios, varias condenas y dos años de cárcel por delitos que niega haber cometido en los últimos años. Comparte nombre y apellidos con otros 25 andaluces y, además, es gitano POR IGNACIO LILLO MÁLAGA. Que he robado, sí, tomates para comer en una huerta, pero nada más La pregunta era directa, la respuesta, mucho más. No he estado en la cárcel nunca por algo que yo haya hecho Pese a ello, Manuel Campos Carmona, malagueño de 29 años, acumula un centenar de juicios- -30 de ellos por causas penales- -varias condenas firmes y dos años de prisión cumplida a lo largo de los últimos 12 por otros tantos delitos que asegura no haber cometido. ¿La causa? Él esgrime dos: la primera y fundamental, su nombre y sus apellidos, que comparte- -en el mismo orden- -con al menos 25 hombres más en toda Andalucía. En algunos casos, sólo los diferencian algunos números del DNI o la letra. La segunda, que es gitano y su apariencia le delata. Su historia se remonta 12 años atrás. Apenas tenía 17 años y vivía en la barriada de La Luz. Al principio llegaban multas por juicios de faltas y las pagaba por ignorancia, con ayuda del párroco del barrio y de familiares, hasta que no pudo hacerles frente y comenzaron los arrestos domiciliarios y las idas y venidas a la cárcel relata su madre, Emilia, que ha vivido en primera persona el calvario por el que ha pasado su hijo. Todo lo que pasaba en Andalucía se lo achacaban Manuel Campos, junto a su madre y principal defensora, defiende su honor con papeles tena de robos con fuerza en coches. Ni el testimonio de mis jefes ni el de mis compañeros sirvió para que me dejaran en paz Y vuelta a los calabozos. ¿Cómo podía estar en dos lugares al mismo tiempo? se pregunta su madre. La pista de lo que estaba ocurriendo se la dio una coincidencia. Cuando dijeron mi nombre para entrar en la sala nos levantamos dos, y el otro venía de la cárcel Manuel, casado y con tres hijos (Juanmi, Daniel y Yaiza) se dedica a recoger chatarra para mantener a su familia. Los otros trabajos no me duraban, cada vez que encontraba uno venía a detenerme la policía y se acababa mi contrato suspira. Emilia añade: Durante años han venido a buscarlo a casa a diario Desde entonces, tiembla cuando le piden el DNI. Lo que podía haber quedado como una anécdota se convirtió en tragedia en noviembre de 2004. Manuel fue acusado de dos robos con violencia, por los que fue condenado a más de cuatro años, de los que llegó a cumplir ocho meses de prisión. Ahí comienza su verdadero calvario, incluidos varios intentos de suicidio. Sólo la perseverancia de su madre y de su abogado, Carlos Roldán, lograron demostrar que precisamente el día en que ocurrieron los hechos se encontraba en prisión preventiva por otro delito de robo, que- -afirma- -tampoco había cometido. Paradójicamente, un certificado de la cárcel le valió la libertad. Pero 12 años dan para un número inagotable de anécdotas. En una de ellas, la familia aguardaba impaciente su sali- EVA GUZMÁN da del penal. Pero liberaron a otro en su lugar. ¡Si este no es mi hijo! exclama Emilia. Metieron al otro de nuevo y sacaron a mi Manuel No acabaron ahí los sustos. Confiesa que el mayor de su vida se lo provocó una nueva sentencia, en la que se le condenaba por el asesinato de otra persona. El verdadero autor tenía el mismo nombre y, prácticamente, el mismo DNI. Todavía tengo pesadillas agrega el joven. Confiesa que ha pensado en cambiarse el nombre, pero se ha convertido en cuestión de honor. Antes quiero que mis apellidos queden limpios dice Manuel. A lo que su madre replica: No pido que me crean sino que vean los documentos, se compruebe lo que nos han hecho y el culpable lo pague A raíz de aquel caso la Fiscalía ha tomado cartas en el asunto y está revisando varias decenas de casos por los que había sido imputado. Cuestión de honor En 2004 fue acusado de dos robos con violencia, pero el día de los hechos estaba en prisión preventiva De juicio con los tocayos En múltiples ocasiones ha coincidido en los juzgados con algunos de sus tocayos, ante el desconcierto de los jueces, pero asegura no tener nada que ver con ninguno de ellos. Y muestra su indignación por haber sido juzgado por robo con violencia pese a que la víctima aseguró que su atacante no era él. En el tribunal dijeron poco menos que me había hecho la cirugía estética Relata que una de las primeras veces fueron a buscarlo dos agentes a la finca en Cártama en la que estaba trabajando como peón, acusado de una vein- El valor de 300.000 euros Emilia no deja de repetir cómo es posible que en los tiempos que corren no se utilicen otros medios de identificación de las personas, más allá del nombre. Las huellas dactilares son únicas, ¡pues que las comprueben! espeta. Las circunstancias de su vida no han sido fáciles, y no dudan en culpar al sistema judicial. Por ello, el abogado que le representa, Carlos Roldán, ha interpuesto una reclamación patrimonial y una indemnización de 300.000 euros al Ministerio de Justicia por los daños causados. No nos interesa el dinero. Lo que queremos es que nos dejen tranquilos reitera Manuel. No obstante, reconoce que a causa de su tumultuosa vida han necesitado atención psicológica y los continuos sobresaltos han provocado un agravamiento de varias dolencias físicas de su progenitora. El letrado critica que media docena de juzgados de Málaga no le han notificado las causas que tiene pendientes, pese a que desde hace más de dos años presenta requerimientos periódicamente para conocer las causas pendientes, los hechos que se le imputan o en qué medida podría haber sido víctima de errores judiciales y policiales a causa de su nombre, aunque sin éxito. Tras dos requerimientos y un escrito de queja al Defensor del Pueblo, el abogado ha optado por demandar al Ministerio por anormal funcionamiento de la Justicia y a fin de garantizar su derecho a una tutela judicial efectiva.