Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27- -3- -2007 Jordi Sevilla, ministro de Administraciones Públicas El Gobierno quiere dejar fuera a Valencia de la gestión de la Copa América 11 Que os pongan una bomba Siete miembros del Foro Ermua fueron acosados por una multitud que les gritaba hijos de puta y les instaba a irse a España mientras los batasunos y los manifestantes del PNV convivían en armonía POR M. L. G. F. BILBAO. El odio podía respirarse ayer, en las inmediaciones del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, donde los enemigos de las cientos de personas concentradas eran siete miembros del Foro Ermua que se habían atrevido a presentar una querella contra los dirigentes de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi y Rufino Etxebarría y contra el lendakari, Juan José Ibarretxe, por considerar que no se ajustaba a la legalidad el que se hubieran reunido en la sede del Gobierno vasco, cuando legalmente Batasuna tiene prohibido por sentencia judicial realizar cualquier actividad política. Por el atrevimiento de dirigirse a los tribunales de Justicia, para que sean ellos quienes decidan si se ha incumplido o no la ley, los miembros del Foro Ermua fueron insultados primero por los proetarras y después por los manifestantes convocados por el PNV y sus socios en el Gobierno vasco. del PSE; Iñaki Ezkerra, antiguo comunista, y Daniel Portero, hijo del fiscal asesinado por ETA, eran llamados franquistas y fachas por la multitud. Una concejal del PP, también miembro del Foro Ermua, Juana Bengoechea, llamaba asesinos a quienes les increpaban, reprochándoles el apoyo a los violentos. A la Ertzaintza, el acoso a los miembros del Foro Ermua se les fue de las manos. No pudieron controlarlo con los efectivos de los que disponían: una docena de agentes uniformados para ocasiones de protocolo, sin que aparecieran en ningún momento dotaciones de antidisturbios. de enero, cuando el lendakari compareció por primera vez ante el juez instructor. Las convocatorias ante todos los ayuntamientos vascos, a las doce del mediodía tuvieron desigual seguimiento, a pesar de la presencia de los concejales de los partidos socios en el Gobierno vasco, en estos momentos en precampaña electoral. El PNV no calculó que sus militantes ya habían acudido a la manifestación en apoyo del lendakari en enero y que las convocatorias reiteradas cansan hasta a militantes tan comprometidos como los del partido dirigido por Josu Jon Imaz, quien estuvo en primer plano. Antonio Aguirre se apoya en Iñaki Ezkerra, cuando logra FOTOS TELEPRESS incorporarse tras la agresión, para dirigirse, protegido por agentes de la Ertzaintza, a un hotel, donde se refugia hasta la llegada de la ambulancia el conflicto Los dirigentes de la coalición ilegal fueron recibidos por sus simpatizantes, tras prestar declaración, con gritos de Batasuna, aurrerá (Batasuna, adelante) Entre los concentrados en apoyo de Otegi y Extebaría estaban siete personas encausadas en el sumario 18 98 (el que investiga la trama civil, económica y meditática de ETA) vestidas con camisetas azules con el texto en euskera a favor de los derechos civiles y políticos El PP denunció la impunidad con la que Batasuna se concentró ante la sede del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, a pesar de ser una formación ilegal, por lo que pidió explicaciones al consejero vasco de Interior, Javier Balza. El secretario general del PP Los representantes del Foro Ermua tuvieron que refugiarse en un hotel ante el acoso que sufrían Aquelarre nacionalista vasco, Carmelo Barrio, calificó asimismo de aquelarre nacionalista la concentración de apoyo al lendakari que calificó como un intento de incomodar y presionar a los jueces, que el presidente del TSJPV Manuel Ruiz Piñeiro, fue insultado por los peneuvistas cuando accedía al edificio. Barrio consideró que Ibarretxe tendrá que responder ante los tribunales con normalidad, como el resto de los ciudadanos y recriminó al PNV que no asuma, ni parezca entender la división de poderes Los dirigentes del PNV EA e IU que participaron en la concentración de ayer arremetieron contra los jueces. El portavoz de la ejecutiva del PNV Iñigo Urkullu, dijo que un impulso político de algún sector judicial está consiguiendo hartar y llegar a crispar a la sociedad vasca Desde EA, su secretario general, Unai Zubizarreta, consideró que la causa penal contra Ibarretxe pretende ejercer un control judicial sobre la actividad política mientras que Mikel Arana, de IU, opinó que sectores del Tribunal actúan con enseñamiento y obesión contra el lendakari Crontrol judicial ABC. es Otegi, al llegar ante el Tribunal Vídeo de la agresión sufrida por los miembros del Foro de Ermua y galería de imágenes, en www. abc. es La convivencia entre quienes participaron ayer en las concentraciones sucesivas en las inmediaciones del Palacio de Justicia de Bilbao no presentó ningún problema. No había animadversión entre unos y otros manifestantes nacionalistas, sino de todos ellos contra los miembros del Foro Ermua. Siete ciudadanos gritaban ayer ¡Libertad! en pleno centro de Bilbao, mientras una multitud intentaba lincharles vociferando ¡hijos de puta, iros a España! ¡a ver si es verdad que os ponen una bomba! Gritos proferidos por militantes del PNV mientras su líder era aclamado como un caudillo. La misma multitud que se dirigía a los ertzainas que intentaban evitar el linchamiento instándoles a no defenderles, porque no eran de los suyos. Antonio Aguirre, militante Todos contra el Foro El Departamento vasco de Interior organizó su despliegue ayer en función del lucimiento del lendakari y de su Gobierno, que escenificaron la misma representación que el pasado 31 de enero, cuando Ibarretxe fue citado por primera vez por el juez instructor, Roberto Saiz. Hubo cintas rojas para que no se agobiara a los altos cargos de las instituciones y del PNV que acudieron ayer a arropar al lendakari en su corto recorrido entre la sede de su partido y la del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. El propio Ibarretxe era consciente de que ayer se estaba representando un teatro y a ello se refirió en su intervención tras declarar ante el juez, si bien el lendakari entendía que el teatro era el que representaba la Judicatura llamándole a él a declarar, cuando, en su opinión, ningún tribunal puede juzgarle por ejercer su actividad política. Ibarretxe se presentó como una víctima, arropado por otras víctimas de su partido que habían tenido que comparecer en otros tiempos ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, como el que fuera presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, que siempre acude a estas convocatorias. Los ciudadanos, sin embargo, respondieron ayer en menor medida que el pasado 31 Lucimiento de Ibarretxe Siete ciudadanos gritaban ¡libertad! mientras una multitud les acorralaba, insultaba y agredía