Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 s 3 s 2007 DEPORTES 97 Me cuesta mucho frenar Alberto Contador s Ciclista del Discovery El escalador madrileño es el líder momentáneo de la clasificación mundial después de su victoria en la París- Niza y en la etapa reina de Valencia. Recién llegado al equipo de Lance Armstrong, asoma como el nombre del futuro para el Tour de Francia JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Alberto Contador (Pinto- -Madrid- 24 años) ha ingresado en un club de primer nivel. Cualquier ganador de la París- Niza se asocia antes, ahora y siempre a ciclista poderoso, amplio de miras, capaz de dominar carreras, de establecer una hegemonía. Los últimos (Landis, Vinokourov, Kloden, Jalabert, Zülle, Rominger, Vandenbroucke) o los de antaño (Kelly, Zoetemelk, Poulidor, Merckx, Anquetil, Bobet) fueron en su momento proyectos de campeón. Sólo un español había triunfado en la Carrera del Sol. Fue Miguel Induráin en 1989 y 1990. Novato en el equipo de Armstrong (Discovery) Contador está en ello. cuando tengo presión. Si veo que puedo ganar, me sube algo por el estómago... PERFIL Soy escalador por encima de todo. Y mejoré en contrarreloj porque quiero ser alguien LANCE ARMSTRONG Me envió un mensaje que decía felicidades, sigue así, el futuro es tuyo tal y cual SU NUEVO EQUIPO ¿Cómo es esa sensación? -En la París- Niza, por ejemplo. En el desayuno analizaba el libro de ruta. Veía un puerto, y me decía éste le paso el primero. Veía otro, éste también. Y el siguiente. Luego, en carrera mantenía ese fuego. Y les pedía más y más esfuerzo a mis compañeros. Es fenomenal. Llevo tres meses y parece que llevo tres años EL PROBLEMA DEL DOPAJE ¿Es la euforia adolescente o el espíritu de un campeón? Es posible recuperar la credibilidad. Se necesita gente joven e ilusión. Y no me importa no ser yo NÚMERO UNO MUNDIAL ¿Qué le ha dicho Armstrong (es uno de los propietarios del equipo) -Me mandó un mensaje. Cinco o seis líneas. Me decía algo así como felicidades, sigue así, el futuro es tuyo y tal. -Sí. Fue un gran honor correr contra él en mi primer Tour. Su voluntad contra el cáncer me sirvió para superar mi propia enfermedad (sufrió un cavernoma cerebral y una operación a vida o muerte en la Vuelta a Asturias 2004) -No sé si influye o no. Supongo que a nivel de patrocinio, papeleos y demás, sí, pero en el equipo manda Johan (Bruyneel) Es muy inteligente y me parece que lo hace muy bien. -Pues no lo sé. Si creo que puedo ganar, no me escondo. Lo digo. No me gusta esconderme. Así es. Lo normal es que yo trabajase para cualquiera de ellos, pero desde el principio de la París- Niza teníamos repartidos los papeles y no me dio miedo asumir la responsabilidad. -No. Me dio mucho coraje cuando perdí 19 segundos en un corte tonto y me dije a mí mismo que tenía que reaccionar. Es mi carácter. Gané la etapa de Mende y supe que podía jugar mis cartas. Fue un honor tener a gente tan capacitada trabajando para mí. -Su estatus se mide en una imagen: Danielson, Leipheimer y Popovych, trabajando para usted. Cuando podría ser perfectamente lo contrario. Supongo que me lo quitarán cuando lleguen las clásicas, pero de momento claro que me gusta ¿Es su ídolo, no? Alberto Contador dispara alto -Fenomenal. Llevo tres meses y parecen tres años. Johan tiene mucha confianza en mí desde hace tiempo. Me lleva siguiendo muchos años. EPA -Y usted no se suele arrugar. ¿Maneja mucho en el grupo? -Claro, no va a decir que es un manta. -Usted es el nuevo en un equipo multinacional. ¿No hubo ningún recelo? -Sí, pero podía callarme y no decir nada, ja, ja, ja. -Salvando la colosal excepción de Freire, ya se sabe lo que toca en España. Joven, escalador, potente. El Tour le llama. -Su primer Tour, hace dos veranos, ya fue excelente. lante, ayudar a Basso a ganar y disfrutar de alguna libertad. Nadie me exige más que yo. -Sí. Me gustó mucho la carrera. Hice 31 en la general con 22 años y acabé fenomenal las tres semanas. -Creo que es posible recuperar la credibilidad. Me ha sorprendido gratamente la cantidad de llamadas y compromisos que he tenido tras ganar la París- Niza. El ciclismo es un deporte maravilloso y la gente quiere creer, ilusionarse otra vez. De nuevo hay mucha ilusión. Están Óscar Freire, Alejandro Valverde, Carlos Sastre... Ojalá regresemos al espectáculo y no haya que hablar de otras cosas. ¿Es posible el cambio? -Para nada. Me sorprendió el entusiasmo de todos. Nos corrimos una buena juerga con champán al estilo de la F- 1 en el autobús. Fue muy duro. Ya sé que es un tópico, pero aunque la victoria fue mía, el triunfo es de todos. ¿Cómo se ha integrado en el Discovery? -Ya, claro. Esto es así. No me planteo ningún objetivo e iré a aprender. Me gustaría estar de- -En 2006 no corrió por la Operación Puerto. ¿Cuál es su posición frente al problema del dopaje? -Claro que sí. España necesita gente joven e ilusión. No me importaría que fuera otro el encargado de llevar la bandera siempre que se recupere la credibilidad. ¿Qué piensa de la Operación Puerto Al mes de coger la bici, ya les ganaba a todos ¿Cómo puede surgir un ciclista profesional viviendo en un caos de tráfico como son las afueras de Madrid? todos subiendo. En los puertos siempre estaba delante de los demás. Elegí el ciclismo por la sensación de libertad que me proporcionaba. -Hizo un ostentoso gesto de rabia en el Paseo de los Ingleses. ¿Por qué? -Merecía ganar esa carrera. Y estoy muy feliz porque creo que hacía tiempo que no se veía un ciclismo tan espectacular. Me lo ha dicho bastante gente. -Me cuesta mucho frenar. Me gusta que me den galones, me motiva. Creo que corro mejor ¿Nunca frena? -Mi hermano tiene la culpa. Él jugaba al fútbol, pero mis padres le compraron una bicicleta y comenzó a salir los fines de semana con sus amigos por la sierra de Madrid, por Navacerrada y por ahí. Yo practicaba el fútbol y el atletismo, pero un día empecé a salir con mi hermano y sus amigos y se me dio muy bien. Al mes de coger la bici ya estaba al nivel de mi hermano y al poco tiempo, ya les ganaba a casi -Normalmente pienso que mi trabajo es un privilegio, porque hago lo que me gusta y me siento valorado. Con lo de la Operación Puerto iba por días. Había momentos en que se me quitaban todas las ganas y otros, en que me venía arriba. Lo más bonito es plantearte objetivos, tener desafíos y sueños. Antes de la París- Niza sólo pensaba en ganarla. Y ahora me motiva pensar en la semana siguiente. Y luego en la que viene, y así. -Y ahora, ¿qué opinión tiene de su profesión, en la miel de la victoria y en la hiel de la Operación Puerto -Ha sido una operación mediática a la que se ha dado una publicidad excesiva. Ya se sabe que en el deporte de alta competición hay gente dentro y fuera de la ley. Pero ¿qué pasa, sólo hay ciclistas? No me lo creo. Muchos compañeros se han quedado sin trabajo y el daño ha sido enorme. -Es un periodo de mi vida al que poco más le puede pedir. Supongo que dejaré de ser líder cuando lleguen las clásicas, pero ahora claro que me gusta. -La vida le sonríe. Además es líder del ProTour (la clasificación mundial de ciclistas)