Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 s 3 s 2007 Eurocopa 2008 s España DEPORTES 89 Luis, en el centro de sus colaboradores antes del partido, mantenía ayer el mismo gesto de preocupación a pesar de la victoria IGNACIO GIL Los jugadores tuvieron que animar al seleccionador Asumieron el juicio realista de Luis y le garantizaron los tres puntos ante Islandia JULIÁN ÁVILA MADRID. Luis Aragonés acuñó hace tiempo la expresión del labio caído para definir a las personas tristes. Pues bien, el seleccionador tiene el labio caído desde que finalizó el partido contra Dinamarca. Si en vísperas del choque se vio a un entrenador lúcido, sereno y calmado, ayer, el día siguiente al triunfo, seguía enfrascado en las tribulaciones del Bernabéu. Había repasado la segunda parte del encuentro y las repeticiones hurgaban en la herida. Se levantó pronto para preparar el entrenamiento y la charla con los internacionales. Reunió a los jugadores en el césped y durante diez minutos expuso la versión más realista y cruda, siempre desde el prisma más constructivo, de lo que sucedió en la segunda parte frente a los daneses. Hizo hincapié en el desmoronamiento del equipo a raíz del tanto del rival. No entendía la pobre respuesta de los centrocampistas, la mayoría experimentados futbolistas (Xabi Alonso, Iniesta o Silva) para marcar el ritmo que más interesaba al equipo. Recalcó el capítulo de las pérdidas de balón tontas en zonas comprometidas, que sólo contribuyeron al nerviosismo generalizado, sobre todo a los cuatro defensas. Mensajes como se nos ha ido la pinza tenemos que OJO CRÍTICO El vestuario achaca el bajón al cuadro de ansiedad producto de las derrotas ante Suecia e Irlanda del Norte Enrique Ortego Y LA MENTE, TAMBIÉN EL FÍSICO, FALLA, ocas veces una victoria tan necesaria produce tanta indiferencia e insatisfacción. La segunda parte fue de las que descorazona y hace pensar que, definitivamente, esta selección no tiene solución ni remedio o que triunfos raquíticos sólo sirven para engordar antes de morir de pena. El primero que anda destrozado es Luis que, esposa, hijos y nietos al margen, no tiene otra cosa en la que pensar las 24 horas del día. La selección es su vida y por eso, después de pasarse la noche del sábado con los ojos de par en par, está tan irritado como desencantado. Consigo mismo y con los que le rodean. Insiste Luis hasta la saciedad- -es una de sus muletillas- -en que el fútbol español cuenta con el handicap de una deficiente condición física de base Apreciación que no tie- P ne discusión porque es una realidad patente. Después de ver cómo un equipo es capaz de perder el sitio, la compostura, temblar, morirse de miedo en su propio ambiente con el marcador a favor y el rival con uno menos, habrá que sopesar si también tiene una deficiente condición mental de base o lo que es lo mismo, una escandalosa falta de personalidad futbolística, que es lo que parece. Estamos en lo de siempre. Técnicamente son buenos jugadores, su juego entra por los ojos, pero les falta carácter, solvencia, peso específico. Una chispa es un fuego para esta liviana selección. Es obvio que recibir un gol como ese es para autoflagelarse. La jugada Además de una baja condición física de base, también tiene una baja condición mental. Su falta de personalidad hace de una chispa un fuego Luis tampoco acertó. Quiso hacer un torniquete y provocó una hemorragia mayor en cuestión, saque largo de banda de Agger, o en su defecto desde el otro costado de Jakobsen, había sido explicada en vídeo y hasta en fotos por los técnicos en la charla técnica. Quizá por eso se pusieron tan nerviosos. Su falta de atención y concentración había quedado retratada. Lo más grave es que el equipo no logró sobreponerse a la situación durante el resto del partido. Al revés. Fue a peor. Futbolistas contrastados- -Albelda, Xavi, Xabi Alonso, Villa- -desaparecieron de la circulación y los de atrás acrecentaron sus dudas. Sólo Silva y, de forma intermitente, Iniesta mantuvieron el tipo. Tampoco Luis ayudó con los cambios. Quiso hacer un torniquete y provocó una hemorragia mayor que degeneró en unos últimos minutos ridículos. El técnico fue ayer muy duro con sus jugadores y consigo mismo en la charla- examen de conciencia que mantuvieron. Tenía la misma rabia contenida que después del partido, cuando reconoció públicamente algo que no suelen hacer los entrenadores, que habían jugado mal y habían tenido suerte. A pesar de todo, lo más lógico es que el miércoles no realice muchos más cambios de los esperados por la vuelta de Sergio Ramos y Puyol. O lo que es lo mismo, los del sábado tendrán una segunda oportunidad aunque muchos no se la merezcan. aprender a competir o hay que poner atención en los detalles que estudiamos en el vídeo inundaron la charla del seleccionador. Hubo turno de réplica, en la misma línea positivista. Los internacionales asumieron la cruda realidad e intentaron desdramatizar la escena. Reconocieron que por ese camino no se va a ninguna parte y que la respuesta del equipo es la consecuencia de la ansiedad acumulada en los anteriores partidos de clasificación, sobre todo a raíz de los reveses frente a Irlanda del Norte y Suecia. Le hicieron ver al seleccionador que lo importante del partido, declarado como la primera final, era sumar los tres puntos para seguir con vida en la competición. Ahora lo principal para los internacionales es pasar página y preparar con tranquilidad en las próximas cuarenta y ocho horas el partido frente a Islandia en Palma de Mallorca. Le han garantizado a Luis que estarán más sueltos en este compromiso, ganarán los tres puntos y dos meses de tranquilidad para llegar con nueve a los siguientes partidos oficiales en el mes de junio fuera de casa (Letonia y Liechtenstein) La productiva confesión sirvió para soltar lastre y para que jugadores y cuerpo técnico se tomasen libre el resto del día. Luis se marchó a casa para comer con su mujer y después se echó una buena siesta.