Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26- -3- -2007 Los propietarios de la PS 3 pueden sumarse a un proyecto de investigación clínica 81 El óxido de hierro no interviene en la química tumoral y es detectado por simple resonancia magnética La nueva técnica puede ser determinante en la rapidez para abordar el tratamiento adecuado para cada cáncer (GCH) una hormona segregada por determinadas células cancerosas que no se halla presente de forma significativa en individuos sanos, salvo en el caso de mujeres gestantes, que las producen en gran cantidad. Esta hormona, cuya función principal es administrar los factores nutricionales y estimular la producción de cantidades necesarias de otras hormonas, se sintetiza en el cerebro y manifiesta diferentes funciones en la mujer y en el hombre. En las mujeres, estimula la maduración del óvulo y luego la elaboración de la placenta; y en los hombres, la producción de testosterona. En los procesos cancerosos, la GCH actúa como un marcador tumoral clásico, ya que su aumento localizado acompaña siempre a la proliferación cancerosa de células trofoblásticas. Su monitorización, antes y después del tratamiento, da pautas sobre la medicación. El agrupamiento rápido, y en un número suficiente, de las nanopartículas de óxido de hierro en torno a la gonadotropina coriónica permite su detección y seguimiento inmediato por medio de un escáner de resonancia magnética. El profesor Toy considera que la utilidad de este método desarrollado por el MIT puede ser determinante en la rapidez para abordar los tumores: Cuando sea posible monitorizar con fiabilidad la respuesta de las células cancerosas a la medicación, estaremos en condiciones de dar al paciente el mejor tratamiento posible No obstante, Toy advierte de que en un tumor existen millones de células cancerosas, y cualquier nueva tecnología es sólo un paso más en el largo camino para vencer al cáncer Un cazador se dispone a matar a una cría de foca en el golfo de San Lorenzo durante la pasada campaña EPA Pautas de medicación La escasez de hielo puede salvar a las focas de otra cruel campaña de caza Las autoridades canadienses se plantean cancelar o rebajar la cuota de caza de estos mamíferos, a la vista de la alta mortalidad de crías durante este año A. ACOSTA MADRID. Cada año por estas fechas el Gobierno canadiense anuncia la cuota anual para la caza de focas, que suele comenzar a finales de este mes o en la primera semana de abril. Sin embargo, en esta ocasión hay serias posibilidades de que esta masacre anual se detenga, al menos en algunas zonas, o que se haga en números menores. El calentamiento global, que ha puesto contra las cuerdas a gran parte de la fauna ártica, en especial a aquellas especies que dependen del hielo para alimentarse y reproducirse, de alguna manera podría convertirse en el aliado para cancelar la presente temporada de caza. La escasez de hielo en el Golfo de San Lorenzo, la zona de caza que genera una mayor controversia puesto que es accesible a observadores y activistas contrarios a esta cruel cacería, ha provocado una mayor mortalidad de las crías de focas. Los efectos del calentamiento global sobre el hielo en el Atlántico noroccidental empujan a las crías hacia el océano antes de tener la fuerza necesaria para nadar grandes distancias. Rebeca Aldworth, de la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos (HSUS) señaló hace unos días que un amplio porcentaje de crías de foca nacidas este año en el noroeste atlántico están muriendo a medida que su hábitat es destruido. No podemos permitir que los supervivientes de este desastre ecológico sean masacrados para producir artículos de moda El Gobierno canadiense y algunas comunidades de pescadores insisten en que necesitan los ingresos suplementarios que les reporta la matanza de focas, pues los stocks de bacalao han menguado. El sacrificio de unas 335.000 focas arpa y encapuchada en 2006- -85.000 por encima de la cifra considerada sostenible por los propios científicos que trabajan para las autoridades canadienses- -reportó unos beneficios de 12,7 millones de libras. El último informe científico sobre la extensión de hielo en el Ártico no deja lugar a dudas sobre los devastadores efectos de la subida de temperaturas. En nueve de los últimos once años la capa de hielo siempre está por debajo de la media desde los años 70. Un panorama que no encaja con las cifras aportadas por el Gobierno canadiense, que fija en 5,8 millones los ejemplares de focas en la actualidad, tres veces más que en los años 60. Según el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW) desde 1995 la cuota de caza ha ido aumentando, a la vez que el hielo ha disminuyendo de forma progresiva. Las protestas contra la matanza de focas se realizaron simultáneamente durante la pasada semana frente a varias embajadas y consulados de Canadá en distintas partes del mundo. Todo para tratar de evitar que se repitan las escenas de hombres armados con arpones y palos, golpeando hasta la muerte a seres indefensos que, a menudo, ni siquiera intentan escapar. Un millón no lo han logrado en los últimos tres años: la mayor matanza de mamíferos marinos de la Tierra. Subida de temperaturas Más información sobre la investigación: http: www. mit. edu biomicro research index. htm Hombres armados con arpones y palos mataron el año pasado a 335.000 focas arpa y encapuchada Más información en: http: www. ifaw. org