Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 s 3 s 2007 Tribuna Abierta AGENDA 55 Joaquín Albaicín Escritor EL PECADO DE SER UN GENIO U Hoy, le ha tocado a Manolo Caracol, un hombre cuyo eco inconfundible debiera constituir materia de meditación diaria para tantos que tienen necesidad de firmar sus películas o libros para que el espectador o el lector recuerden o aprecien vagamente que son suyos NO está feliz y tranquilo en casa con su mujer cuando, sin comerlo ni beberlo y a cuento de las licencias artísticas -así las llaman- -que a propósito del abuelo de ésta se han permitido dos individuos a quienes no conoce de nada, ve convertida su jornada, que tan plácida se prometía, en un sin fin de desaforados ires y venires culminados con la interposición de una demanda en los juzgados de la Plaza de Castilla. Entre ola y ola, emerge la cabecita de un juez argumentando que, para secuestrar una película, es imprescindible presentar una copia de la misma. Nunca, la verdad, habíamos escuchado que, para ser atendidos en la denuncia de un asesinato, hubiera antes que cargar con el cadáver ensangrentado y depositarlo sobre la mesa del magistrado de guardia... muy grande para que medio se distinga su silueta contra el gris de las aceras o el oleaje de los cócteles. an fundamental minusvalía artística genera complejo. Sobre la base de ese complejo de inferioridad incuba, a su vez, la envidia ante el genio, ante el poseedor de ese talento del que el mediocre carece... Nos referimos, sí, a esa modalidad de envidia cuyo cultivador se apresurará casi siempre a clarificarnos que es sana e, incluso, fruto de la admiración Y de la envidia, flor de pestilente aroma, nace eso que es lo más parecido a lo que el envidioso puede entender por una idea inspirada: la fiebre por escarbar en los supuestos vicios del genio, en los imaginarios lados oscuros de su personalidad. Hoy, le ha tocado a Manolo Caracol, un hombre cuyo eco inconfundible debiera constituir materia de meditación diaria para tantos que tienen necesidad de firmar sus películas o libros para que el espectador o el lector recuerden o aprecien vagamente que son suyos. ¿Sorpresa? Mal sabor de boca, por supuesto, pero... ¿sorpresa? Ninguna. Hoy, decíamos, ha sido Manolo Caracol. Mañana, lo harán con Carmen Amaya. O pasado con Cagancho. O cualquier otro día con Joselito El Gallo, rey de los toreros: nos revelarán T Manolo Caracol ra, debido a su carencia de las más mínimas cualidades para generarlo. Confunden ser artista con hacer como que se es. De hecho, la inmensa mayoría de esos artistas de hoy (ya puedan haber rodado treinta películas, grabado ocho discos o escrito doce libros) ni siquiera sabe qué es eso de que, a su paso por la calle, alguien vuelva la cabeza para mirarles. Y no sólo porque ni un transeúnte les conozca. Es que ni siquiera lucen la estampa, el aire, el aura, el carisma imprescindibles para que tal reacción se dé. La pasta de que están moldeados es vulgar y corriente en todos los sentidos. Tienen que usar una talla de chaqueta erder el tiempo en tales cosas es, sin duda, un síntoma de la época. ¿No será esta la más grave de las crisis medioambientales padecidas por el urbanita? Vivimos, sí, por desdicha, días en que el mundo del arte- -que tantos consideramos una vía de religación con lo divino- -está abrumadoramente copado y representado por mediocres, es decir: intérpretes y productores que no han olido el arte- -eso a lo que creen dedicarse- -ni en pintu- P que, si no se casó, sin duda fue porque era de la acera de enfrente. Y que, si le mató un toro, fue porque hacía el paseíllo drogado. Que lo saben de buena tinta, porque se lo ha contado confidencialmente no sé quién durante una fiesta flamenca en los aseos (que es donde más de uno da por hecho que se cuecen las fiestas flamencas) ¿No sería interesante que ciertos artistas en vez de con sus indagaciones en los más que subjetivos lados oscuros de la peripecia del genio, nos obsequiaran con una buena investigación sobre el pasado de sus propios padres o madres, o abuelos también... pasados totalmente ignotos para mí y que sin duda conocen mucho mejor que el del abuelo de mi mujer? Además, ello nos ayudaría con seguridad a dilucidar la procedencia de la mediocridad artística que exhiben sus descendientes, así como esa extraordinaria obsesión generalizada por enlodar las vidas de personas que jamás han dedicado el más remoto pensamiento a ellos ni a sus familiares. l Cielo es justo, y, como la envidia y el complejo son cargas muy pesadas para el fardo de la conciencia, estoy seguro de que más de dos van a acordarse hasta el mismo día de su muerte de Manolo Caracol. ¿Por qué? Pues porque tal es el sino del desorientado. Y, después del diíta que nos han dado, ¿qué quieren que les diga? Pues que me alegro. E Rafael José R. de Espona Cónsul Honorario de Lituania LA NUEVA DOCTRINA DE COOPERACIÓN CON EL ESTE ACE unas semanas se ha reunido el Consejo OTAN- Rusia en la capital lituana Vilnius para tratar sobre la cooperación mutua en materia de seguridad y defensa. El contexto internacional de este encuentro incluye cierta dosis de tensión acumulada por los acontecimientos de los últimos meses- -que reúne conflictos energéticos y abiertas discrepancias políticas- -la cual se ha acrecentado con la reciente difusión del plan de los EE. UU. de establecimiento del escudo anti- misiles proyectado en Polonia y Chequia. Aunque EE. UU. ha declarado que el objetivo no es Rusia- -sino protegerse de Corea del Norte e Irán- -ello no ha evitado la derivación en las subsiguientes referencias mediáticas a la Guerra Fría. esultados positivos de la citada reunión del consejo ruso- atlántico han sido el reco- H La coordinación OTAN- Rusia se encuentra en una fase de consolidación doctrinal que podría dar paso a exitosas materializaciones de cooperación conjunta nocimiento a la contribución de Moscú en el combate global contra el terrorismo- -como se ha evidenciado en su participación en la operación Active Endeavour- -así como la alusión a posibles operaciones combinadas OTAN- Rusia para afrontar eventuales situaciones de crisis en el futuro, lo cual lógicamente implicará la necesidad de avanzar gradualmente en la interoperatividad militar de sus fuerzas. uedan asuntos pendientes de reencauzar, como la cuestión alusiva a la seguridad energética y las fuentes de aprovisionamiento; en este sentido, hace unos meses la OTAN advertía a sus miembros de la intención rusa de promover la constitución de un cártel gasístico internacional incluyendo a Irán. Por otra parte, sigue generando incertidumbre la actitud del gobierno de Rusia hacia el potencial in- Q R greso de Ucrania y Georgia en la OTAN. La percepción de que tales iniciativas puedan suponer una desconfianza belicista implica desconocer la nueva misión esencial de la OTAN puesto que, en los últimos años, la propia OTAN se ha visto inmersa en una transformación que la ha conducido hacia una función de seguridad global. Las suspicacias pueden provenir, en parte, de que la Federación Rusa se debate internamente entre su interés por lograr plenamente parámetros de modernidad y las reminiscencias del pasado que afloran en su agenda internacional, destacando la utilización de medidas de presión en la negociación económica incluso con países afines como Bielorrusia. A éste último, que sufrió hace unas semanas el corte en el suministro gasístico, Lituania ha ofrecido ayuda para su aprovisionamiento energético al tiempo que apoya abiertamente la apertura y democratización de su régimen, lo cual es una muestra de amistad sin perjuicio de la firmeza en la defensa de la libertad. Este hecho ejemplifica la doctrina de co- operación que la OTAN proyecta en el Este de Europa. as relaciones ruso- atlánticas encuentran en determinados países que conocen la experiencia soviética y han experimentado recientemente su ingreso en la OTAN- -como son los Estados bálticos- -una excelente interlocución al tiempo que suponen un apoyo idóneo para la consolidación de la OTAN en el Este de Europa y para la ayuda a los nuevos candidatos a sumarse al vector euro- atlántico en materia de seguridad, lo cual puede alcanzar incluso hasta el Cáucaso Sur. En conjunto, la coordinación OTAN- Rusia se encuentra en una fase de consolidación doctrinal que podría dar paso a exitosas materializaciones de cooperación conjunta, las cuales habrán de alcanzarse siempre y cuando se respete la voluntad de integración de nuevos Estados en una organización que, en definitiva, ha evolucionado desde una función de alianza militar regional a una de proyección global de seguridad. L