Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 s 3 s 2007 MADRID 49 Leganitos, 19: Zona Cero La comisaría de Centro es la más conflictiva y con mayor volumen de trabajo de toda España, y dicen que una de las principales de Europa. En 60 años, poco más que una mano de pintura como mejora. Es el principal espejo de la Policía para los turistas que llegan a Madrid POR CARLOS HIDALGO MADRID. Pongamos que a usted le roban el bolso o la cartera en la Gran Vía. Nada fuera de lo común. Pongamos que usted es una turista japonesa o británica, de esas que tanto abundan por nuestras calles más céntricas. Y, cómo no, se dirige a la comisaría más cercana para poner la pertinente denuncia. Quizá, llegado ese punto, no sepa aún que las sorpresas del día no han hecho más que empezar. Leganitos, 19, es, desde la posguerra, sede policial. El tiempo parece que se ha parado allí. Usted recuerda que se encuentra en España, la octava potencia mundial, pero el fortísimo olor que desprenden los aseos le borran ese dato de sopetón. Y cuando encuentra un baño de señoras en estado medianamente decente, ve que hay hombres policía dentro, ya que no hay urinario suficiente para 600 agentes. Espantada por lo que ve, decide ir en busca del ascensor más cercano para escapar de allí. Pero antes tiene que sortear los archivadores y demás objetos inservibles que se apilan en los pasillos. Por fin, llega al ascensor. Pero no funciona. Esta narración no se encuentra a una importante distancia de la realidad. Es algo que, desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP) se viene denunciando reiteradamente desde hace años. El SUP, ya en noviembre de 2003, realizó una inspección en prevención de riesgos laborales en la comisaría de Centro. Las conclusiones ponían el grito en el cielo por la situación de deterioro generalizado de la estructura y salubridad del edificio- -que no es poco- así como de su vetusto mobiliario. El edificio data de principios del siglo XX. Desde los años 40 es comisaría. La disposición arquitectónica es en forma de u con una muy mala distribución para su funcionalidad según el SUP. Ya en 2003, no existía un plan de actuación en caso de incendio. Tampoco tenía rociadores apagafuegos. Algunos extintores eran inaccesibles, carecían de puertas resistentes al fuego y las humedades campaban a sus anchas por los sótanos. Las losas de mármol de las paredes están desprendidas y el suelo del archivo de la primera planta, abombado. Las persianas, rotas, y la iluminación es escasa. El suelo también aparece deteriorado y, de los dos ascensores del edificio, uno no funciona. La relación de carencias continúa con escaleras de suelo resbaladizo, sin pasamanos; los cuartos eléctricos están desvencijados, junto a papeles almacenados y sin rociadores antiincendios. En cuanto a la limpieza, es bastante deficiente en muchas zonas, sobre todo donde se acumulan objetos viejos. Y qué decir de los aseos, insalubres, sobre todo en la planta baja, donde son meras plataformas turcas El cuarto de calderas no tiene ventilación suficiente. La suciedad y la insalubridad se ha adueñado de los vestuarios de la comisaría ABC Sin plan contra incendios Multitud de cajas y enseres inservibles se amontonan en los pasillos Todo esto se especificaba en el documento de finales de 2003. Las reclamaciones, desde entonces, por parte del SUP han sido frecuentes. La situación, lejos de mejorar, ha ido a peor, según el sindicato. En la actualidad, los pasillos de la cuarta y de la quinta planta acumulan todo tipo de material, como máquinas de escribir, sillas rotas, taquillas viejas, que obstaculizan el tránsito por el edificio. Es más, el acceso a uno de los vestuarios femeninos es muy dificultoso. En la quinta planta no funciona la calefacción, hay suciedad y el mobiliario se vuelve, cada día, más obsoleto. Eso sí, nada que ver con las condiciones en que se encuentran las dos salas cedidas a dependencias de la Comunidad para la atención e información a extranjeros. Allí, la ilumina- ABC ción sí que es adecuada y la limpieza, evidente. La comisaría de Centro es la de mayor carga de trabajo de España. Cuenta con unos 600 agentes y, durante el año pasado, tuvo que hacer frente a 43.345 denuncias. En 2005 fueron 43.337. Las únicas reformas acometidas en el edificio desde los años 40 se limitan a una leve mano de pintura denuncia el sindicato.