Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 s 3 s 2007 INTERNACIONAL 35 Londres admite hoy la prórroga pedida por Paisley sólo si la aceptan todos los partidos El Gobierno británico considera histórico que se comprometa a gobernar con el Sinn Fein, aunque no sea hasta mayo EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. La restitución de la autonomía del Ulster fue firmada ayer por el ministro británico para Irlanda del Norte, Peter Hain, a la espera de que hoy se simbolice un acuerdo para formar un Ejecutivo compartido, que tal vez pueda ver demorada seis semanas su constitución. La restitución se ha hecho como medida de presión sobre las partes y ante el significativo avance de las negociaciones, aunque aún no está claro que en la decisiva jornada de hoy vaya a producirse el necesario pacto. Hoy tenía que quedar constituido el Gobierno norirlandés, resultante de las elecciones del pasado 7 de marzo, bajo la amenaza de Londres de aplicar el llamado plan B disolver definitivamente la Asamblea de Stormont y regir directamente la región, con una creciente participación de Dublín. En ello insistieron los primeros ministros del Reino Unido e Irlanda, Tony Blair y Bertie Ahern, respectivamente, en un encuentro que mantuvieron en la cita europea de Berlín. El ultimátum que desde hace meses constituía la fecha del 26 de marzo, sin embargo, quedó ayer aguado ante la aceptación por parte del Gobierno británico del compromiso expresado a última hora por el Partido Unionista Democrático (DUP) del reverendo Ian Paisley. El DUP decidió el sábado su implicación en un Ejecutivo junto con el Sinn Fein, aunque condiciona ese paso a que sea materializado en mayo. Hain ha recibido ese compromiso como histórico ya que hasta ahora el DUP nunca había expresado su disposición a sentarse a la misma mesa que el brazo político del IRA. De todos modos, el ministro ha indicado que la fecha límite de hoy sólo podrá ser transgredida, con ese plazo de seis semanas, si en ello están de acuerdo el Sinn Fein y los demás partidos. Hain insistió en que la posición de Londres, con el apoyo de Dublín, sigue siendo que, o bien hoy los partidos anuncian al composición del nuevo Gobierno (Paisley debiera ocupar la presidencia, y el número dos del Sinn Fein, Martin McGuinness, la vicepresidencia) y éste empieza a andar, o bien se disuelve definitivamente la autonomía. Si los partidos tienen otro camino- -puntualizó- entonces deben de acordarlo conjuntamente y comunicármelo de inmediato, porque de otra manera lo dispuesto se va a aplicar El Sinn Fein ha recibido la posición del DUP como una nueva estratagema de Paisley para retrasar el acuerdo y conseguir nuevas contrapartidas. Según el presidente del partido republicano, Gerry Adams, los Ian Paisley unionistas están frustrando la voluntad de los ciudadanos expresada en las urnas, que incrementaron las mayorías del DUP y del Sinn Fein entre protestantes y católicos, respectivamente, conminándoles a un entendimiento. Adams entreabrió la puerta a la prórroga, pero siempre que Londres firmó ayer la restitución de la autonomía, pero condicionada a que se pacte el ejecutivo hasta que se constituya el nuevo Gobierno se aplique el plan B (la regulación administrativa del Ulster en un mano a mano entre el Reino Unido y la República de Irlanda) Además, precisó que la prórroga sólo será posible mediante el contacto directo y el acuerdo con el Sinn Fein y los demás partidos Hasta la fecha, el DUP siempre se ha negado a hablar directamente con el brazo político del IRA, y toda negociación se ha mantenido a través de la mediación de terceras partes. El DUP ha justificado la conveniencia de una prórroga por la necesidad que tiene la comunidad protestante de aumentar su confianza en el Sinn Fein. Además, considera adecuado utilizar ese margen para preparar el programa de gobierno y perfilar la actuación de los departamentos. La demora también tiene razones internas. El miedo a un escisión de los dirigentes del DUP contrarios al pacto con el Sinn Fein obliga a Paisley a ralentizar la aproximación hacia esa formación. Así las cosas, es probable que otra de las fechas límite en el intrincado proceso de paz del Ulster sea superada con alguna solución de compromiso.