Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA LUNES 26 s 3 s 2007 ABC Carreras universitarias a la carta En el futuro, las universidades podrán diseñar sus carreras de acuerdo con unas directrices básicas. Así, cada una tendrá sus propias señas de identidad POR M. ASENJO MADRID. Ingeniero de robots, informático, comunicador, biólogo, traductor, cirujano especialista en trasplantes, fisioterapeuta y, siempre, economista y director de empresa aparecen en los listados de profesiones con mayor futuro. Eso sí, gran parte de los niños de los últimos cursos de Primaria quieren ser biólogos marinos, banqueros, periodistas o ingenieros para diseñar coches de Fórmula 1, deseo que no deja de ser una mera anécdota puesto que todavía cambiarán de parecer varias veces antes de ingresar en la Universidad e incluso dentro de ella. Una visita a cualquiera de las ferias educativas que se celebran a lo largo de este trimestre confirma que el siglo XXI estará marcado por los idiomas, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y los avances científicos en todos los campos. Y, sobre todo, por los idiomas. Las opciones de competir en el espacio europeo pasan ineludiblemente por ellos. En España, el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) cuyo horizonte se sitúa en 2010, exige la reestructuración de la oferta universitaria para facilitar la convergencia de títulos y la libre circulación de profesionales. A pesar de que los responsables de aplicar la Declaración de Bolonia- -inspiradora del EEES- -advierten de que no se trata de crear sistemas idénticos en todos los países europeos sino compatibles, la actual estructura de los estudios quedará modificada. Todavía no está definitivamente diseñado el modelo pero todo indica que, tal como discurren las propuestas, las universidades ofrecerán titulaciones a la carta para atraer a los mejores alumnos. ¿Cómo será posible esto? La sustitución del actual catálogo de títulos oficiales por un registro de centros y estudios permitirá a las universidades organizar su propia oferta e impartir los títulos que consideren más adecuados a su perfil académico o geográfico y a su entorno socio- económico. Hoy existe un catálogo de 140 títulos, a los que se suma una gran variedad de estudios que se ofrecen bajo la denominación de títulos propios, sin reconocimiento oficial. La mayoría son másters- -más de 800 ya tienen carácter oficial debido al comienzo de la implantación de este grado- -o cursos de especialización. La reordenación del sistema es todavía un proyecto y, por tanto, las universidades no han diseñado planes concretos. Sin embargo, las carreras no cambiarán radicalmente. Se trata más de una racionalización del sistema, de un cambio de estructuras, que de un cambio total. Estudios recientes, entre ellos el coordinado por la Universidad de Cantabria (Atlas universitario) revelan que existe un notable desequilibrio en el mapa de titulaciones. Los 140 títulos se repiten hasta más de 2.300 veces y en escaso radio de influencia geográfica se imparten las mismas titulaciones. Esta circunstancia exige una mayor racionalización para optimizar lo recursos. No significa esto que estudios que constituyen la esencia de la Universidad (humanidades clásicas o filologías) vayan a desaparecer, sino que los ofrecerán sólo algunas universidades. Así, cuando comience la nueva etapa (probablemente en el curso 2008- 2009) las universidades deberán definirse mediante la oferta de títulos. Se mantienen como áreas de mayor proyección las de Economía y Administración y Empresas, que, como ya hacen muchas universidades, se imparten en inglés y con estancias académicas en el extranjero. Títulos mixtos o combinados con Derecho, Políticas u otras carreras de Ciencias Sociales tiene una clara demanda y, una vez que se apruebe el nuevo modelo, habrá que ver su forma de estructurarse. Finanzas de empresa, economía internacional, análisis económico o gestión de mercado serán especialidades muy aceptadas. Materias básicas Artes y Humanidades. Arte, Antropología, Economía, Ética, Expresión Artística, Filosofía, Geografía, Historia, Idioma Moderno, Latín, Lengua, Lingüística, Literatura y Sociología. Ciencias. Biología, Bioquímica, Estadística, Física, Fisiología, Geografía, Geología, Historia, Informática, Matemáticas, Medio Ambiente y Química. Ciencias de la Salud. Anatomía, Biología, Bioquímica, Farmacología, Fisiología, Histología, Informática, Microbiología, Nutrición, Psicología, Química, Salud Pública y Toxicología. Ciencias Sociales y Jurídicas. Antropología, Ciencia Política, Comunicación, Derecho, Didáctica, Documentación, Economía, Educación, Empresa, Estadística, Historia, Matemáticas, Psicología y Sociología. Arquitectura e Ingeniería. Comunicaciones, Economía, Electrónica, Estadística, Expresión Gráfica, Física, Geología, Informática, Matemáticas, Materiales, Mecánica, Medio Ambiente, Medios Continuos, Química, Redes y Termodinámica. Desequilibrio Estudiantes en un examen de selectividad Otro campo que se consolida y con gran atractivo es el de la Comunicación, sola o en conjunción con Periodismo, Derecho e incluso Humanidades, una carrera reivindicada en los últimos días por las universidades que la ofrecen. El área de Ciencias Sociales ofrece múltiples opciones, lo mismo que Trabajo Social, con diferentes ramas, y Psicología aplicada al trabajo, las migraciones o los cambios sociales. En este campo se incluye también Traducción e Interpretación, imprescindibles en un mundo globalizado. En el área de Ciencias de la Salud y junto a las tradicionales carreras (Medicina, Enfermería, Farmacia o Veterinaria) Bioética, Biotecnología, Nutrición y Ciencia y Tecnología de los Alimentos han logrado un fuerte arraigo socio- laboral y las universidades pueden elegir múltiples orientaciones. En cuanto a las ingenierías, se mantendrán con diferentes variantes: Telecomunicaciones, Informática, Robótica o la inmensa variedad de industriales. En casi todos los casos, para los títulos independientes o mixtos, ajustados a la zona de influencia con el sesgo que ca- ROCÍO RUZ da institución quiera dar a su oferta se augura un buen futuro. La aplicación de las tecnologías a todas las áreas del saber generará múltiples carreras. El área de Humanidades es la que exige una mayor racionalización para no perder su influencia y recuperar alumnos. Arte, lenguas, geografía, historia y combinaciones deben buscar su hueco. Dentro del área de Ciencias, Ingeniería Química y Matemáticas son estudios con buenas perspectivas, lo mismo que Astrofísica. La decisiva importancia del Medio Ambiente hace que las carreras relacionadas con tengan grandes posibilidades. También Ciencias del Mar o Enología. Para diseñar su oferta, las universidades deberán atenerse a unas directrices generales de las enseñanzas donde se recogerán las condiciones de acceso o los procedimientos de autorización. Además, existirán unas directrices concretas por ramas de conocimiento, que determinarán las condiciones para el diseño de los títulos (Grado, Máster y Doctor) Además, el plan de estudios de todos los títulos de Grado de cada rama debe contener 60 créditos básicos que podrán repartirse en los dos primeros cursos y que se diseñarán a partir del listado de materias básicas establecidas para cada una de las cinco áreas. El Gobierno establecerá las directrices generales y cada Universidad diseñará las que regirán la elaboración de títulos por ramas de conocimiento. Cada institución diseñará los planes de estudio con las directrices de la rama correspondiente. El Consejo de Universidades verificará el plan de estudios y el Gobierno comprobará que el título propuesto cuenta con la autorización de la correspondiente autonomía. La aprobación de las condiciones o del calendario de implantación de las enseñanzas corresponde a la administración autonómica, que lo notificará al Gobierno nacional para que esos estudios figuren en el registro. Asimismo, será la comunidad correspondiente la que establecerá las condiciones para la implantación del curso. Este proceso estará jalonado de salvaguardas de la calidad. Salvaguardas de calidad Verificación y autorización Racionalizar la oferta Registro en lugar de catálogo Más información en: http: www. mec. es