Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es LUNES 26- -3- -2007 ABC Zapatero dice que la ley de Partidos tiene límites interpretativos y abre la puerta a candidaturas proetarras Vamos a ver las candidaturas y sus condiciones asegura el presidente del Gobierno sobre la ofensiva electoral enmascarada que prepara Batasuna LUIS AYLLÓN. ENVIADO ESPECIAL BERLÍN. José Luis Rodríguez Zapatero dejó ayer entreabierta la puerta a la presencia de Batasuna, o de otra formación pantalla con otras siglas, en las próximas elecciones municipales y forales. Al menos así puede desprenderse de sus palabras durante una conversación que mantuvo en Berlín con periodistas españoles. El presidente del Gobierno reiteró que la Ley de Partidos se va a cumplir con toda su fuerza y en su letra y en su espíritu pero también habló de que el Ejecutivo puede moverse, al aplicar la Ley dentro de unos límites interpretativos que vio normal que los portavoces de la formación proetarra sigan afirmando que van a presentarse a las elecciones. Lo extraño sería que dijeran lo contrario señaló. Las advertencias de que Batasuna pudiera llegar a estar presente con una u otra marca en las elecciones se han venido repitiendo en los últimos tiempos desde el PP, que recela de que no se haga lo suficiente para investigar posibles listas afines a ETA. Los populares temen que se produzca algo parecido a lo que sucedió en los pasados comicios autonómicos en el País Vasco, en los que el Partido Comunista de las Tierras Vascas, una parte más del complejo ETA pasó el filtro de la Ley de Partidos porque no se recurrió su presentación. El PP está, al parecer, estudiando de qué manera podría evitar que se repita el caso y qué posibles actuaciones caben a quien no es la Fiscalia, después de que se presenta una solicitud de legalización de un partido. El jefe del Ejecutivo mantuvo la misma reserva que en sus afirmaciones sobre Batasuna cuando se le pidió que confirmara si, como se ha venido diciendo, espera, en un breve plazo, un comunicado de ETA y si éste podría ser negativo. Tras asegurar que el único objetivo que busca es prevenir, combatir y terminar con el terrorismo no quiso pronunciarse sobre cuáles pueden ser las intenciones de la banda, alegando que lo que a él le toca es tener la máxima cautela No debo, ni puedo, ser más explícito en este asunto sentenció. Por el contrario, sus palabras fueron muy claras para atacar al PP por su forma de hacer oposición, utilizando la política antiterrorista y poniendo de relieve que nunca había sucedido una cosa así en España. Mientras el Gobierno se enfrenta a ETA, el PP se enfrenta al Gobierno enfatizó Zapatero, quien, a la pregunta de si, con sus palabras, quería decir que los populares están dificultando la paz, hizo especial hincapié, por dos veces, en que será al final de la legislatura cuando hará balance de la política antiterrorista y la explicará de manera más intensa El presidente del Gobierno no admitió que, con motivo de decisiones como la práctica excarcelación del etarra José Ignacio de Juana, tras su huelga de hambre, o la actuación de la Fiscalía no manteniendo la acusación contra el portavoz batasuno, Arnaldo Otegi, por enaltecimiento del terrorismo, pueda estar desoyendo la voz de la calle, donde se han manifestado cientos de miles de personas. Más aún, cuando se le dijo que podría estar actuando como lo hizo su predecesor, José María Aznar, al no escuchar a los ciudadanos cuando se manifestaban en contra de que involucrara a España en el conflicto de Irak, contestó: Caen en un error quienes pretenden establecer comparaciones. En un caso, fue una decisión política para respaldar una guerra, y lo que viene haciendo mi Gobierno con ETA es trabajar para poner fin a la violencia. No entiendo que algún político pueda tener la tentación de comparar las dos cosas En cualquier caso, el presidente del Gobierno aprovechó para pedir que no se suplante al fiscal o a los jueces y que se respeten las decisiones judiciales y penitenciarias. Pese a todo, el jefe del Ejecutivo sigue considerando que no hay crispación en la sociedad española. Curiosamente coincide en esto con el líder del PP, Mariano Rajoy, pero con una óptica diferente. Para Zapatero, más que crispación, lo que hay es un estilo de oposición, que descalifica, que no acepta una crítica, como se ha demostrado recientemente (en referencia a la polémica del PP con el grupo Prisa) Mientras- -dijo- nosotros mantenemos un discurso razonable. Tal vez piensan que les va a dar rédito, pero la última palabra la tendrán los ciudadanos Acusación contra el PP No anticiparse El estilo de oposición Al recordársele que la mencionada ley no exige el rechazo a la violencia para constituir una formación política, Zapatero dijo: Una cosa es el proceso de inscripción de partidos y otra lo que dicen la Ley y la doctrina que se desprende de la Ley de partidos, que es que no puede haber partidos que sean continuidad o sucesión de una formación ilegalizada Pero añadió, con ambigüedad, en referencia a la facultad que el Gobierno tiene para actuar tras presentarse la solicitud de inscripción: Hay un terreno de la aplicación de la Ley que tiene que tener unos límites interpretativos En cualquier caso, señaló que es la hora de aplicar el Derecho y no de anticipar hipótesis sobre si la izquierda abertzale podrá concurrir a los comicios de mayo. Vamos a ver las candidaturas y sus condiciones y hasta qué punto caben o no en la Ley manifestó. Cuando se le preguntó si tiene esperanza de que Batasuna cumpla esa ley, lo que significaría que ha rechazado la violencia y condenado a ETA, insistió en su posición: Debo ser prudente y limitarme a esperar los hechos dijo, al tiempo Afirma que el Gobierno se enfrenta a ETA y el PP se enfrenta al Gobierno y niega que haya crispación El jefe del Ejecutivo y el líder de la oposición no se vieron, pese a alojarse en el mismo hotel de Berlín José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, acompañados por sus respectivas esposas, han coincidido estos días en el mismo hotel de Berlín, el histórico Adlon, situado junto a la famosa Puerta de Brandemburgo. Sin embargo, ni siquiera el espíritu europeísta que se ha respirado en la capital alemana sirvió para que mantuvieran siquiera un mínimo encuentro. Ni hablaron ni se cruzaron por los pasillos o por los salones que ambos utilizaron para volver a lanzarse mutuas acusaciones con las discrepancias sobre la política antiterrorista de fondo. Como si el muro que dividió durante tantos años esta ciudad, a sólo unos metros del hotel, hubiera vuelto a levantarse en una versión española. Rodríguez Zapatero pasó menos horas que Rajoy en Berlín. El presidente del Gobierno llegó en la tarde del sábado y tuvo poco tiempo para escaparse del programa oficial hasta que en la tarde de ayer regresó a Madrid. Sin embargo, al líder del PP, que llegó unas horas antes para estar en la cumbre del Partido Popular Europeo, le dio tiempo para hacer algo de turismo, a la espera del día de hoy, en el que, después de acudir a la Fundación Konrad Adenauer, tiene cita con Ángela Merkel en la cancillería alemana. Los populares han preparado con mucho cuidado esta entrevista, la primera que programa la canciller tras los actos de estos días, que han resaltado su figura política durante la celebración del 50 aniversario del Tratado de Roma.