Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Ley de Igualdad DOMINGO 25 s 3 s 2007 ABC Una generación para la igualdad Ayer entró en vigor la ley de Igualdad, que ha despertado dudas sobre su aplicación. Cuatro mujeres directivas hablan para ABC sobre su día a día y concluyen: Falta una generación para la igualdad real POR M. J. PÉREZ- BARCO FOTOS SIGEFREDO, CHEMA BARROSO Y JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Las mujeres hablan de un techo de cristal que es invisible, una barrera infranqueable que les impide acceder a las más altas esferas del poder. Es algo que sienten y perciben, a veces con miradas y en otras ocasiones con gestos, chistes, bromas, comentarios... Razón no les falta a la luz de las estadísticas. En la Administración General del Estado ellas representan sólo el 2,9 de los altos cargos. Y sólo ocupan el 2,2 de los consejos de administración de las 35 mayores compañías españolas que cotizan en bolsa. La ley de Igualdad, que entró en vigor ayer, pretende romper ese techo de cristal. Hasta ahora ha sido una norma esperada que ha dado más de un quebradero de cabeza a Gobierno, sindicatos, empresarios y partidos políticos. El tiempo dirá si resulta efectiva. Por ahora, su implantación en el día a día de las empresas y organismos oficiales tendrá que salvar más de un obstáculo. Porque en ciertos ámbitos todavía no se han coaligado los factores necesarios para lograr la igualdad real. Será cosa de una o dos generaciones como valora Susana González, una ingeniero industrial que trabaja en una compañía dedicada a la fabricación de maquinaria agrícola. Su labor es equivalente a lo que sería un jefe de proyectos dice. Una tarea que no le ha impedido tener un hijo de dos años y regalar, incluso, parte de su tiempo libre al Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid. Allí trabaja para la Comisión de la Mujer. ¿El secreto de tanta actividad? Procuro hacer mi trabajo en ocho horas y aprovechar el tiempo responde. El hecho de ser mujer no le ha frenado para abrirse camino en un terreno reservado durante mucho tiempo a los hombres. Y de ello se siente orgullosa. Tengo el honor de haber sido la prifue rechazada para un puesto de trabajo alegando que ella no podía llevar a un cliente a un local de alterne. Si partimos de la idea de que para captar un cliente hay que invitarle a copas en un club es que no vivimos en Occidente sino en Arabia critica. ¿Somos iguales? Las mujeres somos igual de capaces que los hombres y lo hemos demostrado Por eso, el sistema de cuotas que impone la ley de Igualdad no cuenta con el beneplácito de Susana. Si hay una cuota- -dice- -la persona siempre se va a plantear si ocupa ese puesto por ser mujer o por su valía Para esta ingeniera industrial la igualdad real llegará cuando los jefes se den cuenta de la capacidad de la mujer. Mientras exista la idea de que estar más horas en tu puesto de trabajo supone trabajar más todo va a ser más difícil para la mujer. De todas formas, muchos jefes, que ya tienen hijas y se percatan de sus capacidades, comienzan a plantearse que el resto de mujeres también las tienen En Nokia España ni siquiera se ha registrado el número de mujeres y hombres que trabajan en la empresa. Nos da igual el sexo, valoramos la cualificación profesional explica su directora de comunicación, Solange Cummins, una mujer convencida de la filosofía de su compañía: En nuestra cultura empresarial rige el principio de diversidad, tenemos gente de culturas y nacionalidades diferentes y, por supuesto, de distintos sexos Esta mediana empresa bien podría ser el espejo en el que mirarse muchas otras compañías. No en vano, ha recibido el Premio Empresa Flexible 2006 que concede el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. En Nokia, la paridad o la representación equilibrada de ambos sexos son conceptos que nadie se plantea y que sorprenden a su propia directora de comunicación cuando se le pregunta por ellos. El secreto ha sido la apuesta por una revolucionaria política de conciliación de la vida laboral, familiar y personal. El horario totalmente flexible es el pilar fundamental. Nadie te controla la salida y la entrada- -explica Solange- puedes trabajar desde casa, la empresa incluso te pone el equipo informático y una línea ADSL Y hay otras compensaciones. Por ejemplo, la compañía ofrece una ayuda de 150 euros para guardería y hasta te paga el gimnasio dice Solange. Sin cuotas María del Carmen García- Ramal, funcionaria Susana González, ingeniero industrial Los obstáculos Política de conciliación María Dolores Corchero, abogada mera mujer en la junta de gobierno del Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid Este organismo cuenta hoy día con 8.944 ingenieros varones y 1.283 ingenieros mujeres. En años venideros ellas serán más. En el curso 2001- 2002- -afirma Susana- -el número de chicas matriculadas en primero de Ingeniería Industrial superó por primera vez al de chicos. A medida que las nuevas generaciones se vayan incorporando a las empresas tendremos más representación Si hay una cuota, la persona siempre se va a plantear si está en ese puesto por ser mujer o por su valía Hay más mujeres funcionarias, pero ellas sólo tienen el 2,9 de los altos cargos de la Administración Pero eso no impide que sienta el invisible techo de cristal. Los problemas de las ingenieros industriales existen por el hecho de ser mujeres, igual que una abogada o mecánica: tenemos salarios más bajos que los hombres, sufrimos mobbing... Y lo sabe por propia experiencia. Durante su embarazo pasó de dirigir un equipo de diez personas a ser la administrativa de otras tres recuerda. Dice que hay casos peores. Conozco una comercial que