Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA www. abc. es DOMINGO 25- -3- -2007 ABC El País Vasco pierde cada año entre siete mil y ocho mil residentes nacidos en otras regiones La población extranjera sustituye a los que abandonan la zona y se han ido a vivir a otras comunidades JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA MADRID. Cualquier investigación estadística sólo pretende describir la realidad del modo más objetivo y riguroso posible Y de eso se trata. De describir la realidad del País Vasco, de una región de España que ha sustituido en diez años a los residentes nacidos en otras comunidades- -que emigran a otros lugares- -por población extranjera. El País Vasco pierde cada año entre siete mil y ocho mil residentes que nacieron en otras partes de España, emigraron al País Vasco y optan ahora por desandar el camino. Son las cifras oficiales del Padrón de habitantes, facilitadas por el Instituto Nacional de Estadística. Es la realidad: ha perdido entre 1996 y 2006 a un 12,7 por ciento de la población no nacida allí. Seis comunidades autónomas han visto decrecer su población española en los últimos diez años: Aragón, Asturias, Castilla y León, Extremadura, Galicia y País Vasco. Todas tienen un crecimiento vegetativo (nacimientos menos defunciones) negativo, pero sólo una de ellas ha perdido población procedente de otras comunidades. Es el País Vasco. De las seis, además de ésta, Castilla y León y Galicia se han encontrado con los principales problemas demográficos, pero en su caso se trata de una cuestión de envejecimiento, ilustrado por los números. Galicia soporta un crecimiento negativo de 92.809 personas, que no puede ser compensado por la inmigración; como en el caso de Castilla y León, con un saldo negativo de 79.692 personas. En el País Vasco no existe un problema de envejecimiento, y tampoco la balanza negativa es insalvable: 7.630 personas en diez años. Sucede, entonces, que la población nacida en el País Vasco no muestra signos de fortaleza, pero no decae. En los últimos cinco años, ha aumentado la población de vascos que viven en su comunidad en cinco mil personas, a mil por año. Pero el ritmo de los que abandonan la comunidad es superior, y tampoco decrece: siete mil por año. Queda una COMUNIDADES CON CRECIMIENTO VEGETATIVO NEGATIVO ENTRE 1996 Y 2005 -79.692 300.000 250.000 200.000 150.000 100.000 50.000 0 -92.809 287.658 260.508 -7.630 184.486 176.856 -16.572 118.553 102.081 -44.713 180.816 -5.673 106.375 100.702 194.849 112.660 68.053 Aragón Número de defunciones Asturias Castilla y León Diferencia Extremadura Galicia País Vasco Número de nacimientos Vivos y muertos El crecimiento vegetativo de la región se puede considerar prácticamente nulo, aunque tenga un carácter negativo, con una media de 17.685 nacimientos al año: un mínimo de 15.985 en el año 1996, un máximo de 19.698 en el año 2005 y en total 176.856. Como en el caso anterior, el máximo número de defunciones se produce en el año 2005, con 19.417, y su mínimo se produjo en 1997, cuando fallecieron 17.539 personas. La media es de 18.448. El crecimiento negativo es de 7.630 personas, aunque es positivo en 2004 y 2005, con 39.272 nacimientos y 38.096 defunciones en total. EVOLUCIÓN EN EL PAÍS VASCO DE NACIDOS EN OTRAS REGIONES (1996- 2006) Andalucía Cantabria Castilla y León Castilla- La Mancha Extremadura Galicia Madrid Navarra La Rioja 15.686 13.247 72.692 62.431 59.813 52.140 13.029 12.957 32.891 28.983 24.936 21.573 44.803 37.237 30.147 25.439 236.253 206.086 El Padrón es el mejor instrumento del Instituto Nacional de Estadística para medir las variaciones de población e intentar comprender sus causas. Y las cifras facilitadas a través de ese instrumento son livianas en comparación, por ejemplo, con la Encuesta de Población Activa, que eleva el daño demográfico que padece la comunidad hoy. Ocurre que este segundo instrumento no es tan fiable como el Padrón para medir la realidad de la población. Es fundamentalmente una herramienta económica, pero la visión es válida. Se puede comparar, gracias al INE, la población activa (16 años y más) en la región vasca en el cuarto trimestre de 2006 y en el mismo periodo diez años atrás. La conclusión es evidente: hace diez años estaban dados de alta 535.200 trabajadores procedentes de otra comunidad, cifra que ha quedado reducida a 445.700, casi 90.000 menos. Otra consecuencia de ello es que en toda una década el incremento de población trabajadora residente en el País Vasco se ha limitado a 62.800 personas, un aumento del 3,5 entre 1996 y 2006. En esta encuesta, como en el Padrón, prácticamente coinciden las principales comunidades de procedencia de residentes. Todas ellas han perdido representación. Por ejemplo, más de treinta mil castellano- leoneses han abandonado Población activa Año 2006 Sin signos de fortaleza variable por introducir, la población extranjera, que ha servido para que la balanza entre unos y otros quede casi equilibrada. Desde 1996, los extranjeros han aumentado en 84.428 personas, el número de residentes de otras comunidades ha decrecido en 71.394 y el crecimiento negativo es de 7.630. Entre las seis autonomías que tienen un crecimiento negativo, la vasca es la única que ha visto menguar los residentes nacidos en otras comunidades. Y entre las tres que han perdido población nacida en otras regiones de España (Cata- luña y Madrid son las otras dos) es la única que ha perdido población nacida en España (casi cincuenta mil) ¿Qué sucede entonces? Sonríe y sé feliz, las cosas podrían ir peor. Yo sonreí, y fui feliz, y las cosas fueron peor Así ocurre desde un punto de vista demográfico en el País Vasco. La población autóctona no basta (aumento de 22.596 personas en diez años) la española no nacida se va (disminución de 71.394 personas de 1996 a 2006) y la extranjera ha entrado- -en comparación con otras regiones- -de forma menor. Más de 70.000 personas de otras comunidades han abandonado la región en los últimos diez años, según datos de los distintos padrones municipales La población activa no nacida en la región ha bajado casi 90.000 personas desde 1996 ABC Año 1996