Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL 50 aniversario de los Tratados de Roma s Cumbre en Berlín SÁBADO 24 s 3 s 2007 ABC Berlín logra un texto de consenso que promete resolver la crisis de Europa en 2009 En la Declaración de la cumbre se ven más las cosas que se han callado que las que se mencionan ENRIQUE SERBETO ENVIADO ESPECIAL BERLIN. La Presidencia alemana ha conseguido hilvanar un documento para conmemorar el medio siglo de vida de construcción europea. Al final y después de varias tentativas mas o menos dubitativas, la canciller Angela Merkel ha dado con una fórmula tal como había prometido: breve, concisa y, sobre todo, no conflictiva. Tal vez esta declaración que será leída mañana domingo va a ser recordada más por las cosas que calla que las que menciona, pero en todo caso Alemania ha hecho todo lo posible para que no fuera esta declaración la que oscureciese la conmemoración. Ni se menciona la palabra ampliación, ni la malograda Constitución, lo primero conviene a los franceses, aunque irrite a los turcos, y lo segundo a los holandeses, que se han tomado muy en serio el hecho de que también rechazasen el tratado en referéndum. No hay menciones a la herencia cristiana, como esperaban los polacos, pero a cambio se subraya el ansia de libertad de los pueblos de Europa Central y Oriental que viene a ser un reproche por el poco caso que las democracias de la parte occidental del continente les hicimos durante casi todo este medio siglo que ahora se celebra. No se ha hecho caso a las reticencias de los daneses y británicos, que no querían que se hablara del euro, puesto que es una moneda que ellos no utilizan, y por el contrario se han hecho muchos guiños a los Un operario ultima los trabajos en el Museo Histórico de Berlín para la ceremonia del 50 aniversario de los Tratados de Roma franceses, que se reconocerán también en la descripción del modelo europeo que aúna éxito económico y responsabilidad social Al fin y al cabo, son los que mantienen la principal incógnita abierta. En efecto, el presidente de la República Jacques Chirac que ya se despidió de Bruselas hace dos semanas, asiste por última vez a un Consejo Europeo y de la identidad de su sucesor dependerá cual es el camino a seguir en la delicada reforma institucional. debemos seguir adaptando la estructura política de Europa a la evolución de los tiempos. Henos aquí, por tanto, cincuenta años después de la firma de los Tratados de Roma, unidos en el empeño de dotar a Unión Europea de fundamentos comunes renovados de aquí a las elecciones al Parlamento Europeo de 2009 Hay que reconocer que el autor del texto ha derrochado imaginación para convertir al Tratado Constitucional o la Reforma Institucional en esta expresión de fundamentos comunes renovados Los checos, que no querían aceptar un compromiso de calendario para la reforma, encontrarán sin duda la manera de interpretar la frase de cualquier otra manera, puesto que en todo caso ayer ya anunciaron formalmente que no pensaban vetar la declaración. En fin, el documento se guarda para la última frase la mayor verdad y que es tan inoperante como la cita en la que EPA Reticencias británicas se refiere a la fortuna de estar unidos que aparece al principio. El documento termina diciendo que sabemos que Europa es nuestro futuro común y eso es la mayor verdad de todo el texto. Y seguirá siéndolo dentro de otros cincuenta años. Derroche de imaginación ABC. es Texto íntegro del borrador de la Declaración de Berlín remitido por Merkel en abc. es internacional La Declaración Texto íntegro de la declaración elaborada por la Presidencia alemana con ocasión del 50 Aniversario de los Tratados de Roma: Durante siglos Europa ha sido una idea, una esperanza de paz y entendimiento. Esta esperanza se ha hecho realidad. La unificación europea nos ha procurado paz y bienestar, ha cimentado nuestra comunidad y superado nuestras contradicciones. Cada miembro ha contribuido a unificar Europa y a fortalecer la democracia y el Estado de Derecho. Gracias al ansia de libertad de las gentes de Europa Central y Oriental, hoy se ha superado definitivamente la división artificial de Europa. Con la unificación europea hemos demostrado haber aprendido la lección de las confrontaciones sangrientas y de una historia llena de sufrimiento. Hoy vivimos juntos, de una manera que nunca fue posible en el pasado. Los ciudadanos y ciudadanas de la Unión Europea, para fortuna nuestra, estamos unidos. En la Unión Europea estamos haciendo realidad nuestros ideales comunes: para nosotros el ser humano es el centro de todas las cosas. Su dignidad es sagrada. Sus derechos son inalienables. Mujeres y hombres tienen los mismos derechos. Nos esforzamos por alcanzar la paz y la libertad, la democracia y el Estado de Derecho, el respeto mutuo y la responsabilidad recíproca, el bienestar y la seguridad, la tolerancia y la participación, la justicia y la solidaridad. En la Unión Europea vivimos y actuamos juntos de manera singular, y esto se manifiesta en la convivencia democrática entre los Estados miembros y las instituciones europeas. La Unión Europea se funda en la igualdad de derechos y la convivencia solidaria. Así hacemos posible un equilibrio justo entre los intereses de los distintos Estados miembros. En la Unión Europea preservamos la identidad de los Estados miembros y la diversidad de sus tradiciones. Valoramos como una riqueza nuestras fronteras abiertas y la viva diversidad de nuestras lenguas, culturas y regiones. Hay muchas metas que no podemos alcanzar solos, pero sí juntos. Las tareas se reparten entre la Unión Europea, los Estados miembros, sus regiones y sus municipios. Nos enfrentamos a grandes desafíos que no se detienen en las fronteras nacionales. La Unión Europea es nuestra respuesta a ellos. Sólo unidos podemos preservar en el futuro nuestro ideal europeo de sociedad, en beneficio de todos los ciudadanos y la ciudadanas de la Unión Europea. Este modelo europeo aúna el éxito económico y la responsabilidad social. El mercado común y el euro nos hacen fuertes. Con ellos podemos amoldar a nuestro sistema de valores la creciente interdependencia económica mundial y la cada vez más intensa competencia que reina en los mercados internacionales. La riqueza de Europa se basa en el conocimiento y las capacidades de sus gentes: ésta es la clave del crecimiento, el empleo y la cohesión social