Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24- -3- -2007 Zapatero abre un nuevo proceso s Escándalo institucional por el caso Otegi ESPAÑA 15 Contra el nacionalismo obligatorio Junto al estrado que Savater, miembro de Basta Ya, compartió con el presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, y con la portavoz de Covite, Cristina Cuesta, estuvieron muchos de quienes vienen sufriendo en primera persona la falta de libertad en el País Vasco, una lacra que, lejos de aliviarse con la estrategia dialogante de Zapatero, pesa cada día más en las calles, en forma de nacionalismo omnímodo y obligatorio. Así quisieron testimoniarlo, entre otros, la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundúa, la eurodiputada socialista Rosa Díez, Consuelo Ordóñez, Ana María Vidal- Abarca (con su hija, Ana Velasco) Mapi de las Heras y su hijo Rubén Múgica, Conchita Martín, María Caballero (hija de Tomás Caballero) los periodistas Germán Yanke y Hermann Edurne Uriarte, Inma Castilla de Cortázar, Gustavo Jaso, el historiador Fernando García de Cortázar, el abogado Fernando García- Capelo, el profesor de la UPV Carlos Martínez Gorriarán, el escritor Jon Juaristi y Carlos Fernández de Casadevante, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Rey Juan Carlos. Una nutrida concurrencia de incuestionable calidad democrática que subrayó con calurosos aplausos las palabras que, consensuadas por todos, salieron por boca de Fernando Savater. Edurne Uriarte RESISTENCIA Y DECENCIA os palabras del manifiesto leído ayer por Fernando Savater me parecen especialmente relevantes para entender el movimiento cívico antiterrorista. Resistencia y decencia. Porque definen los objetivos y el discurso de este movimiento y, sobre todo, porque han sido objeto preferente de la manipulación de los adalides de la negociación con ETA, de la paz de los dos bandos o del conflicto entre víctimas y asesinos o entre demócratas y terroristas. Dejémoslo claro nuevamente y no confundamos el lugar de cada uno en esta historia. El movimiento antiterrorista representa la resistencia social contra la violencia y el totalitarismo. Sin matices, en la línea de los más nobles movimientos de resistencia de la historia. Y no, como sugieren y hasta afirman una y otra vez algunos, el extremismo, la intolerancia e, incluso, la reacción. Y es que es así como se ha intentado desacreditar la resistencia antiterrorista, sobre todo estos tres últimos años. Porque ésa es la única forma de que el pragmatismo, la cobardía y los coqueteos ideológicos con ETA puedan ser democráticamente presentables, si es que alguna vez consiguen serlo. En cuanto a la decencia, se trata de la decencia democrática de no realizar la más mínima cesión política a ETA, eso que el Gobierno promete y asegura constantemente y, sin embargo, no cumple. Savater leyó ayer que conviene recordarle al Gobierno que no es lo mismo lo meramente legal que lo políticamente decente Y es que la negociación gubernamental con ETA denunciada por los movimientos cívicos se ha basado en una segunda manipulación. La de la legalidad. Sin explicar que es la cooperación, el voto o las decisiones del Gobierno y del Partido Socialista las que pueden convertir en legales las exigencias de ETA, sean las referentes a la impunidad judicial, a Navarra o al futuro político del País Vasco. La lucha y la resistencia antiterroristas existen para impedir que las exigencias terroristas se conviertan en legales. Y lo lamentable es que haya que recordárselo a un Gobierno de un país democráticamente avanzado como el nuestro y que, encima, te llamen extremista o crispador por hacerlo. D Rajoy conversa con Acebes y Zaplana en la Interparlamentaria del PP CÉSAR MINGUELA Rajoy llama a los españoles a desalojar al PSOE de la Moncloa Aprecia en el caso Otegi el penúltimo escándalo de un Zapatero sin rumbo s El líder del PP cree que el Gobierno está implorando un comunicado de ETA CRISTINA DE LA HOZ VALLADOLID. Lo pudo decir más alto pero no más claro. El líder del PP, Mariano Rajoy, no ocultó su indignación sobre la última secuencia de hechos en torno al batasuno Arnaldo Otegi, al tiempo que apeló, casi con carácter de urgencia, a que los ciudadanos desalojen del poder a los socialistas en la próxima consulta ante las urnas. Era la primera vez que Rajoy se manifestaba respecto a lo acontecido en la Audiencia Nacional el pasado miércoles, y lo hacía en los siguientes términos: Lo de Otegi es el penúltimo escándalo de un presidente que va a ninguna parte Este fue el tono general de un Rajoy que no dudó en responsabilizar directamente a José Luis Rodríguez Zapatero de la decisión de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de retirar los cargos por enaltecimiento del terrorismo contra el líder proetarra; es más, dijo que Zapatero no ha dejado a los jueces que se juzgue a Otegi y por eso han tenido que soltarle todo ello el mismo día en que el tribunal que debía juzgarle afirmaba que existían pruebas de cargo para una condena firme. Frente a la soledad, al menos parlamentaria, en que se encuentra el PP, su máximo dirigente señaló que no estamos solos, cada día somos más y cada día vamos a ser más Rajoy se erigió en referencia para todos aquellos españoles que no comparten lo que está pasando, incluyendo a las asociaciones de jueces y fiscales críticos. El PP, en palabras de Rajoy, puede lograr la recuperación de la cordura más allá de los debates partidistas o de las identificaciones ideológicas, dijo. Recuperar la cordura, prosiguió el presidente del PP, está en manos de los españoles con su opinión, su presión y con su voto y este país tiene el suficiente cuajo para decir no a Zapatero sentenció entre los aplausos de los suyos. A juicio de Rajoy, el Gobierno ya no tiene más agenda que implorar un comunicado de ETA, afirmación que ya hiciera el día anterior su número dos Ángel Acebes. Un comunicado que le permita salvar la cara, humillándose él y a la sociedad y, al tiempo, demonizando al PP. Rajoy, que hizo estas declaraciones durante la clausura de la XII reunión Interparlamentaria popular, ha cambiado su pregunta del próximo miércoles en la sesión de control para interrogar a Zapatero sobre el cambio de criterio de la Fiscalía. Los populares vascos fueron más allá al exigir ayer la dimisión del fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido. El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, consideró que el fiscal debe dimitir. Rajoy no anunció nuevas movilizaciones de su partido y todo ello a pesar de que comentó que Rodríguez Zapatero ha engañado a los ciudadanos sobre sus pretensiones. Contra la afirmación reiterada del presidente del Gobierno de que los ciudadanos le votaron para alcanzar la paz en el País Vasco, rebatió que lo que hace éste no tiene respaldo electoral, va contra su programa, nadie le ha dado un voto para esto; es más, -objetó- -le han dado un voto para que haga lo contrario en referencia a la defensa cerrada que del Pacto Antiterrorista hacía el PSOE en su programa electoral, así como de los buenos resultados que había dado la movilización ciudadana para acorralar a ETA. Los populares están convencidos de que la estrategia de Zapatero también cosecha incompresiones en el PSOE. Según Rajoy, el jefe del Ejecutivo está forzando a su partido hasta límites insospechados y le hace actuar contra sus propias convicciones Engañar a los ciudadanos penales en las que hayan incurrido Por último, el manifiesto insiste en la importancia de ahogar económicamente a la banda terrorista sin dinero, ETA se acaba y hace notar que ningún Gobierno se ha tomado en serio la erradicación del chantaje a los particulares. La eximente de necesidad por miedo insuperable se convierte en franco amparo de la complicidad arguyen, con el crédito que les otorga un denominador común: todos ellos, resistentes en Covite, el Foro de Ermua o Basta Ya, no han tragado y se han expuesto a la exclusión social, a la marginación laboral y hasta a la pérdida de la vida. ABC. es Texto íntegro del comunicado leído ayer por Fernando Savater, en www. abc. es nacional Recuperar la cordura está en manos de los españoles con su presión y con su voto afirmó